Pulpotomía y pulpectomía en niños: ¿cuándo son necesarias?

La pulpotomía y la pulpectomía son tratamientos que permiten reparar los dientes dañados de los niños y evitar su extracción. Te contamos de qué se tratan estos procedimientos odontológicos.
Pulpotomía y pulpectomía en niños: ¿cuándo son necesarias?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 21 octubre, 2022

La pulpotomía y la pulpectomía son tratamientos odontológicos bastante frecuentes en los niños. En este artículo te contaremos en detalle de qué se tratan estos procedimientos y en qué casos están indicados.

Cuando el nervio del diente está afectado por caries muy extensas o por un traumatismo, aparecen síntomas molestos en la dentadura. Además, los problemas pulpares pueden ocasionar complicaciones más severas.

En estos casos, se debe realizar un diagnóstico clínico y radiográfico para valorar la cantidad de nervio afectado y así elegir el mejor abordaje. La pulpotomía y la pulpectomía son las terapéuticas más habituales para tratar la pulpa de los dientes de los niños. Entérate más.

La pulpa dental y los dientes de los niños

La pulpa dental es lo que de manera coloquial conocemos como nervio del diente. Se trata de un tejido blando que irriga y otorga sensibilidad a los elementos dentarios. Se encuentra en la zona más interna de las piezas dentarias.

Es la pulpa la que mantiene a las piezas dentarias vitales. En el caso de los dientes recién erupcionados, también es la encargada de promover la formación y el cierre de las raíces.

Por este motivo, mantener la pulpa sana durante la infancia es fundamental para que los dientes puedan desarrollarse de manera adecuada. Si este tejido se daña, serán necesarias ciertas terapias, como la pulpotomía y la pulpectomía, que ayudarán a mantener la integridad y la salud dental en los niños.

Para comprender mejor estos tratamientos es necesario aclarar que durante la niñez existen dos tipos de denticiones: la temporaria o de dientes de leche; y la definitiva. Las piezas de leche tienen una cámara pulpar mucho más grande que la de los dientes permanentes. Es así que el tejido blando, donde se encuentran los vasos sanguíneos y los nervios, suele afectarse con más rapidez en los niños.

Los dientes definitivos jóvenes, que recién erupcionan, también poseen una mayor proporción de pulpa respecto a la edad adulta. Además, aunque estén en la boca, sus raíces aún no han terminado de formarse. Les toma alrededor de 3 años después de la erupción completar el desarrollo radicular.

Todas estas características se tienen en cuenta a la hora de realizar un tratamiento en el nervio dental de los niños, como la pulpotomía o la pulpectomía. Las terapias pulpares en la infancia son distintas a las que se realizan en los dientes adultos.



Tratamientos pulpares en niños: ¿qué son y cuándo se realizan?

En odontología, se llama endodoncia a los tratamientos que se realizan en la parte más interna de los dientes, es decir, en la zona de la pulpa. Con distintos procedimientos se busca solucionar las afecciones profundas de los elementos dentarios para conservarlos en la boca y así evitar su extracción.

En los niños, los tratamientos pulpares se utilizan para resolver problemas de inflamación, necrosis o infecciones en la pulpa, tanto en dientes de leche como permanentes. Estos daños suelen originarse por caries avanzadas y muy profundas, o bien, como consecuencia de traumatismos dentales.

Estos son algunos síntomas característicos que indican la necesidad de realizar un tratamiento en la pulpa:

  • Dolor o sensibilidad dental. Hay molestias en los dientes frente a estímulos fríos, calientes, dulces o al morder. También puede haber dolor espontáneo, constante o de a ratos y de diferentes intensidades.
  • Algún diente roto, fracturado o con huecos provocados por caries.
  • Salida de pus del diente o a través de una boca de fístula presente en la encía.
  • Sangrado en el diente o en la encía.
  • Dificultad para morder y masticar.
  • Hinchazón en la encía, la cara o el cuello.

Si los niños presentan este tipo de lesiones y molestias, lo más probable es que sea necesario realizar una pulpotomía o una pulpectomía. Por este motivo, lo aconsejable es acudir al odontopediatra lo más pronto posible para frenar el avance del daño y buscar una solución oportuna.

Niño en dentista.
Los dientes de los niños reciben tratamientos especiales por sus características anatómicas.


La importancia de las endodoncias en los niños

Cuando las piezas dentarias dañadas son temporarias, algunos padres consideran que no es necesario tratarlas. Argumentan que, si ese diente se va a caer de todos modos, no hay por qué prolongar su permanencia en la boca.

Pero salvo que el diente ya esté por exfoliarse por sí mismo, siempre es mejor conservar los elementos dentarios en la boca, por más que sean de leche. Que los pequeños puedan llegar a la época del recambio dental con todas sus piezas sanas le aporta muchos beneficios.

Las piezas temporarias les permiten a los niños desarrollar con normalidad las funciones orales, como comer, hablar y sonreír. Además, los dientes de leche guardan el lugar y guían la erupción de los elementos definitivos y el crecimiento de los maxilares, previniendo así maloclusiones en el futuro.

Por otro lado, las endodoncias en los dientes definitivos recién erupcionados permiten que los niños conserven las piezas que los acompañarán por el resto de sus vidas. Además, ayudan a que las raíces dentarias completen su formación.

Los procedimientos y los materiales que se utilizan para realizar los tratamientos pulpares en los niños son distintos a los que se usan en los adultos. Incluso, cambian si se realizan en la dentición temporal o en la permanente.

En la época del recambio de dientes, las piezas temporales sufren un proceso de reabsorción fisiológica de sus raíces. Por esta razón, los materiales que se usan en las terapias pulpares en dientes de leche deben ser reabsorbibles. Así se garantiza la normal erupción de los elementos permanentes.

Tipos de endodoncias en los niños

La pulpotomía y la pulpectomía son dos procedimientos de endodoncia que se realizan en los niños. Pero antes de explicarte en detalle en qué consiste cada uno, debes saber que existen varias alternativas terapéuticas a la hora de tratar el interior de los dientes.

El odontopediatra considera factores que le permiten elegir la mejor intervención para cada caso clínico:

  • Dentición. Si el diente dañado es de leche o permanente.
  • El tiempo que le queda a la pieza dentaria en la boca cuando es de leche, es decir, cuánto falta para que se caiga por sí misma.
  • Grado de formación de la raíz en los dientes definitivos
  • El tipo de lesión, su extensión y la severidad del daño. Muchas veces, el problema afecta otras zonas vecinas.
  • Si el niño tiene problemas médicos o toma alguna medicación.
  • La colaboración del pequeño en la consulta odontológica.

En función a estos datos, el dentista puede optar entre diferentes opciones:

  • Protección pulpar: es una terapéutica que se realiza sobre el tejido pulpar cuando este se expone ligeramente al limpiar una muela o por un traumatismo, y no hay síntomas de daños. Consiste en colocar materiales especiales que protegen la pulpa antes de realizar un empaste.
  • Apicoformación: se utiliza en piezas dentarias permanentes que aún no han completado la formación de su raíz. Consiste en colocar un material especial en el interior del diente para promover el cierre de los ápices y garantizar el correcto desarrollo dental.
  • Pulpotomía.
  • Pulpectomía.

Te explicamos en detalle estas dos últimas.

¿Qué es la pulpotomía?

La pulpotomía es un tipo de endodoncia que se utiliza con mucha frecuencia en los niños. Este tratamiento se caracteriza por realizarse en piezas dentarias cuya pulpa está vital.

Es una alternativa ideal para lesiones en las que el daño es superficial y la porción radicular se encuentra íntegra y saludable. Se elige para tratar dientes con inflamación pulpar o cuyo nervio ha sido expuesto por un trauma, pero que poseen su periodonto sano y no tienen síntomas de infección o de abscesos.

Como la pieza dentaria sobre la que se trabaja está vital, es necesario colocar anestesia local. De esta manera, se insensibiliza el diente y se realiza la intervención sin que el niño sienta dolor.

El procedimiento consiste en eliminar la pulpa que se encuentra en la corona, sin tocar el tejido que se encuentra en los conductos, es decir, a nivel de las raíces dentarias. El espacio dejado por la ausencia del nervio se rellena con un material medicamentoso protector y el diente se reconstruye con un empaste o una corona.

Luego de la intervención, el niño puede presentar ligeras molestias que desaparecen al cabo de unos días, con la recuperación de los tejidos. Es habitual que el odontopediatra indique el uso de antiinflamatorios para evitar el dolor posoperatorio. Será importante hacer un seguimiento del proceso para controlar la evolución y descartar complicaciones.

La pulpotomía se utiliza sobre todo en los dientes de leche. También puede hacerse en las piezas definitivas, cuyas raíces aún no han terminado de formarse.

En estos casos, suele ser una solución temporal hasta que se complete la formación de las raíces y se cierren sus ápices. Luego, el tratamiento se completa con una endodoncia de adulto convencional.

Este tratamiento alivia de manera inmediata las molestias al niño. Además, no interfiere en el desarrollo ni en la erupción del diente permanente.

¿Qué es una pulpectomía?

La pulpectomía es un tratamiento similar a la pulpotomía que se realiza en los niños, pero con la diferencia de que se extrae la totalidad del tejido pulpar, tanto en la porción coronaria como radicular. Se realiza en casos en los que la lesión del nervio es extensa e irreversible, siendo común la presencia de infecciones, fístulas y abscesos.

El tejido pulpar se elimina por completo, incluyendo el interior de la corona y la zona de las raíces. Luego se limpia el interior del diente y se rellena con pastas especiales.

Los materiales que se utilizan tienen la particularidad de sellar los conductos y evitar el ingreso y la proliferación de bacterias. Además, es capaz de ser reabsorbido por el diente definitivo a la misma velocidad que la raíz.

De esta manera, es posible la exfoliación de la pieza dentaria tratada en la época del recambio dental. Al igual que en la pulpotomía, al culminar el tratamiento, es necesario reconstruir el resto del elemento dentario con un empaste o una corona.

Endodoncia.
Las endodoncias son el nombre técnico que reciben los “tratamientos de conducto”.

Preparar a los niños para la pulpotomía y la pulpectomía

Tanto la pulpotomía como la pulpectomía que se realizan en los niños son procedimientos más sencillos y rápidos que las endodoncias que se hacen en los adultos. De todos modos, será necesario tomar radiografías, usar anestesia y el pequeño tendrá que tener su boca abierta por un largo rato.

Es importante comunicar estas situaciones al niño antes de la intervención. De esta manera, llegado el momento, sabrá qué esperar y estará mejor preparado.

Comprender lo que va a suceder ayuda a evitar momentos de tensión y nerviosísimo en el pequeño. Con esto, se logra una mayor aceptación de la intervención y una mejor experiencia en la atención odontológica general.

Los días siguientes a la pulpotomía o la pulpectomía, los niños pueden presentar un leve dolor que desaparece de manera progresiva. El odontólogo indicará la medicación y los cuidados necesarios para llevar mejor el posoperatorio.

En el caso de que el pequeño presente un dolor muy intenso o se hinche la zona tratada, se debe acudir de inmediato al dentista. Estos síntomas pueden indicar que algo va mal con el tratamiento realizado y puede ser necesario volver a realizarlo.

También serán necesarios controles posteriores. Así se hace un seguimiento del diente y se asegura de que todo marche bien.

Pulpotomía y pulpectomía: tratamientos para conservar los dientes de los niños

Tener todas las piezas dentarias en la cavidad bucal hasta que se salgan por sí mismas hace que los pequeños desarrollen las funciones bucales con normalidad. Tanto la pulpotomía como la pulpectomía son tratamientos que permiten a los niños tratar sus dientes dañados sin necesidad de quitarlos de su boca.

Con estos procedimientos, comer, hablar y sonreír no serán un problema. También se evitan complejos de inseguridad o trastornos de baja autoestima por la falta de dientes en la boca.

En el caso de los dientes de leche, su presencia favorece el correcto crecimiento de los maxilares y guía la erupción de los elementos definitivos. Conservar todas las piezas dentarias ayuda a prevenir problemas de mordida y malposiciones dentarias en el futuro.

Si el odontopediatra recomienda una pulpotomía o una pulpectomía en los niños, debes saber que se trata de una de las mejores alternativas para devolver la salud bucal a los más chicos.

Te podría interesar...
Nervio dental y dolor de muelas: causas y tratamientos
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Nervio dental y dolor de muelas: causas y tratamientos

Cuando se daña el nervio dental aparece el molesto dolor de muelas. Te contamos sus causas, cómo se produce y las alternativas para tratarlo.



  • Oliveira-del Rio, J. A., Mendoza-Castro, A. M., & Alvarado-Solórzano, A. M. (2017). Endodoncia en dientes temporales. Pulpotomía. Polo del Conocimiento2(6), 1288-1297.
  • Yoshpe, M., Kaufman, A. Y., Lin, S., & Ashkenazi, M. (2021). Regenerative endodontics: a promising tool to promote periapical healing and root maturation of necrotic immature permanent molars with apical periodontitis using platelet-rich fibrin (PRF). European Archives of Paediatric Dentistry22(3), 527-534.
  • Popoola, B. O., Ayebameru, O. E., & Olanloye, O. M. (2018). Endodontic treatment in children: a five-year retrospective study of cases seen at the University College Hospital, Ibadan, Nigeria. Annals of Ibadan postgraduate medicine16(2), 136-141.
  • Goyal, V. (2022). Pediatric Endodontics. International Journal of Clinical Pediatric Dentistry15(Suppl 1), S1.
  • Valverde Moya, E. (2022). Biopulpectomia en niños de 9 años de edad.
  • Santana-Sandoval, L. A., Pérez-Pérez, M., & Herrera-Camacho, J. (2019). 36. PULPECTOMIA ROTATORIA CONTRA MANUAL. Revista de la Academia Mexicana de Odontología Pediátrica31(S1), 19-20.
  • Luzuriaga Romero, A. L. (2018). Tratamiento de pulpectomía en dientes temporarios con técnica rotatoria instrumentada y técnica no instrumentada (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Centeno, J. E. O., & Hernández, D. G. (2020). Pulpotomia o Pulpectomia: Éxito clínico y radiográfico en dientes temporales. Revista de Salud Pública24(3), 8-17.
  • Calderon Arellano, K. L. (2021). Éxito y fracaso de tratamientos de pulpotomía (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Garza, N. P. R., Menéndez, A. M. L., & Llop, M. R. (2022). Pulpotomía en dentición primaria: un análisis bibliométrico de 57 años. Revista de Odontopediatría Latinoamericana12(1).

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.