¿Qué es la ambivalencia afectiva?

¿Tenemos dudas sobre si nos encontramos en una ambivalencia afectiva o no? ¿Cómo nos afecta? En este artículo, hablaremos con profundidad de este tema.
¿Qué es la ambivalencia afectiva?
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 11 abril, 2022

¿Nos suena la frase «amor y odio»? Estos dos conceptos distintos entre sí no resultan tan dispares como podemos pensar en un primer momento. Como seres humanos, no siempre podemos sentir una emoción u otra, sino varias al mismo tiempo e, incluso, ¡contrapuestas! A esto se le llama ambivalencia afectiva y es mucho más corriente de lo que imaginamos.

Para empezar, podemos dirigirnos a la Real Academia Española (RAE) para comprobar qué es lo que entendemos por ambivalencia afectiva. Según la segunda acepción, que es la psicológica, se dice que es un «estado de ánimo, transitorio o permanente, en el que coexisten dos emociones o sentimientos opuestos, como el amor o el odio».

Pero ¿esto es bueno o malo? En realidad, es algo que sucede y que ciertamente suele provocarnos malestar. No es una situación nada cómoda encontrarnos con sentimientos contrapuestos que pueden generarnos dudas, inseguridades y hacernos sentir bastante mal. La gran pregunta es: ¿es posible salir de la ambivalencia afectiva? Lo veremos más adelante.



Características principales de la ambivalencia afectiva

¿Qué es la ambivalencia afectiva?
La ambivalencia afectiva aparece cuando experimentamos varios sentimientos contrapuestos a la vez.

La ambivalencia afectiva tiene una serie de características que conviene conocer para identificarla lo antes posible. La primera de ellas es que nos encontramos con dos sentimientos contradictorios que nos van a generar indecisión y una sensación de no saber qué hacer. Por ejemplo, si sentimos amor y odio por alguien, no sabremos si tomar la decisión de romper el vínculo o mantenerlo.

Otra característica esencial para entender la ambivalencia afectiva es la imposibilidad para tomar decisiones. Esto en según qué circunstancias puede llegar a bloquearnos de una manera que nos impida hacer determinadas cosas. Por ejemplo, si no estamos muy seguros de continuar manteniendo una relación con una persona, la ambivalencia puede hacer que continuemos en ella aunque nos duela.

Finalmente, la última de las características de la ambivalencia afectiva es la parálisis. Estos sentimientos contradictorios provocan que no nos movamos de donde estamos, aunque esto nos produzca un malestar evidente. No poder tomar una decisión no hace más que incrementar este sentimiento y, al final, nos encontramos en una situación bastante difícil de resolver.

¿Cómo nos afecta la ambivalencia afectiva en las relaciones?

Vamos a centrarnos en un aspecto muy importante de la ambivalencia afectiva y es cómo repercute en nuestras relaciones con los demás. Sin embargo, en Mejor con Salud queremos ofrecer otro punto de vista más positivo para poder salir de este tipo de circunstancias. Por lo tanto, vamos a ver cuáles son los mejores consejos para aplicar en cada caso en particular.

Nos desestabiliza

Esta es una de las primeras formas en las que la ambivalencia nos afecta. Estamos tranquilos, serenos, pero cuando hace acto de presencia toda nuestra vida se desestabiliza. Sin embargo, podemos tomar esta especie de sacudida como una oportunidad para detenernos, observar qué nos está pasando y reflexionar un poco sobre el rumbo que ha tomado nuestra vida.



Nos sumerge en un mar de dudas

Otra de las maneras en las que la ambivalencia repercute en nuestras relaciones es que nos hace dudar. ¿De verdad estamos tan bien con nuestra pareja como creíamos? ¿Sentimos que nos falta algo o que hay cosas que hemos dejado de hacer? Meditar sobre todas estas cuestiones nos puede ayudar a frenar un poco nuestro estilo de vida para poder encaminarlo hacia algo mejor.

Nos empuja a tomar decisiones

Quedarnos o irnos, continuar o cortar… La ambivalencia afectiva nos empuja a tomar decisiones y esto es algo que no podemos ignorar. Cuando el malestar es tan acentuado y nos llega a afectar mucho, no podemos quedarnos sin hacer nada. Además, aunque nos termine paralizando, una parte de nosotros quiere salir de ahí. ¿Es posible hacer esto? Sí, pero casi siempre se necesita ayuda.

Cómo aportar claridad a la ambivalencia afectiva

¿En qué consiste el miedo a decepcionar a los demás?
La ambivalencia afectiva puede ayudarte a moverte de tu zona de confort.

Salir de ese cúmulo de sensaciones que tan mal nos hace sentir no es sencillo. En ocasiones, no lo podemos hacer solos, ya que esas emociones positivas se entremezclan con las negativas haciendo que dudemos y que nos quedemos paralizados. Puede que lleguemos a tomar una decisión inadecuada si actuamos sin pensar; por ello, hay que poner los sentimientos en orden.

Está claro que la ambivalencia afectiva es una llamada de atención sobre aspectos que estamos pasando por alto. Puede que nos hayamos dejado arrastrar por una situación o una persona y nos hayamos perdido por el camino. La ambivalencia nos insta a detenernos, a mirar las cosas con perspectiva y a hacer algo. No podemos quedarnos quietos cuando aparece.

Lidiar con las emociones y los sentimientos no es fácil. Suelen terminar abrumándonos y es fácil sentir que nos desbordan. Por lo tanto, acudir a un profesional de la salud mental siempre será una buena decisión para poder aportar claridad a todo esto. Resolver las contradicciones que estamos experimentando es el primer paso para avanzar y no estancarnos.

Te podría interesar...
Algunas veces, aunque duela, es mejor decir adiós
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Algunas veces, aunque duela, es mejor decir adiós

La vida es un continuo fluir donde avanzar y donde, en ocasiones, es necesario decir adiós aunque nos duela. Te invitamos reflexionar sobre el tema...