Qué es el test ABCDE para dermatología

El test ABDCE es una prueba diagnóstica para saber si un lunar o una mancha en la piel puede ser maligna. En caso de duda, debes consultar siempre con tu médico.
Qué es el test ABCDE para dermatología
María Vijande

Escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande el 01 abril, 2021.

Última actualización: 01 abril, 2021

El test ABCDE es una técnica usada por los dermatólogos para estudiar lunares y lesiones cutáneas sospechosas de convertirse en cáncer de piel.

Según un estudio de la Corporación Nacional del Cáncer en 2014, el cáncer de piel es el tercer tipo de cáncer más común. El mismo estudio dice que esta enfermedad afecta principalmente a personas con la piel clara y asegura que en más del 90 % de los casos, el responsable directo es la radiación ultravioleta.

Por esta razón, los hábitos preventivos, como la autoevaluación de lunares y el chequeo anual, juegan un papel de suma importancia en la lucha de este tipo de cáncer. Asimismo, el estudio asegura que el 90 % de los casos de cáncer de piel detectados a tiempo pueden ser curados.

Por ello, el test ABCDE es una herramienta importante de diagnóstico. Las palabras “Asimetría”, “Borde”, “Color”, “Diámetro” y “Evolución” conforman este test. Gracias a él, se diferencian los lunares y manchas para prevenir uno de los tipos de cáncer de piel más agresivos y peligrosos: el melanoma.

El test ABCDE: ¿en qué hay que fijarse en los lunares?

El test ABCDE es común.
Los médicos suelen ser muy minuciosos al realizar este test.

Ciertos lunares tienen más riesgo de convertirse en melanomas malignos. Es el caso de los lunares que tenemos desde el nacimiento y el de los lunares atípicos, que tienen más probabilidades de transformarse en malignos.

Si no sabemos diferenciar los lunares, nos podemos orientar por las cinco letras del test ABCDE.

A: Anomalía

La primera letra nos indica que nos tenemos que fijar en la forma de los lunares. Aquellos que sean de naturaleza benigna son los que son redondos y simétricos, es decir que al doblar su forma en el plano, ambas mitades se superponen.

Por el contrario, los de naturaleza maligna, tienden a ser asimétricos y sin una forma concreta.

B: Borde

El segundo aspecto a evaluar es la regularidad de los bordes del lunar. Esta característica es otra pista para saber si puede ser un lunar maligno. Cuando los bordes son irregulares, con límites dentados o cortantes, ondeados o mal definidos, el lunar seguramente sea maligno.

C: Color

Los lunares benignos presentan la misma tonalidad en toda su zona pigmentada. En cambio, si te encuentras ante una mancha que tiene variedad de color de una zona a otra (marrón o negro, y a veces incluso blanco, rojo o azul) es posible que el lunar sea de carácter maligno.

El test ABCDE es fundamental.
La presencia de múltiples colores y texturas dentro de un mismo lunar llama la atención.

D: Diámetro

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el tamaño de la mancha. Si el diámetro, que es la distancia que hay de un extremo a otro de la forma, es de 6 milimetros o más, probablemente sean malignos. Los lunares benignos son de pequeño tamaño.

Una referencia que podemos utilizar para medir los lunares son las gomas de borrar que tienen muchos lápices en su extremo. Es una forma muy visual de comprobarlo, ya que el tamaño de la goma suele tener una medida de unos 6 mm.

E: Evolución

Por último, se tienen que considerar la evolución de lunar. Si presenta cambios progresivos en el color y el tamaño o aparecen otras manchas alrededor de él, es una clara señal de que podría tratarse de un melanoma.

Este rápido examen dermatológico lo puedes hacer tu además de hacerte una revisión anual dermatológica para prevenir cualquier tipo de problema. En el caso en el que encuentres alguna anomalía no dudes en acudir al médico.

Como complemento al test ABCDE para dermatología y para ayudar a distinguir si existen riesgos serios para la salud, hay otros cambios en las manchas o en los lunares que pueden ser el inicio del melanoma. Algunos de estos cambios son los siguientes:

  • Hinchazón.
  • Picazón.
  • Sangrado.

Algunos consejos para prevenir el cáncer de piel

La principal medida de prevención es la protección frente a la radiación solar y las fuentes artificiales de rayos UVA. Cabe destacar lo importante que es evitar las cabinas autobronceadoras de rayos UV, así como emplear de forma diaria un protector solar adecuado.

Estas son algunas medidas que debes llevar a cabo para tratar de prevenir el cáncer de piel:

  • No te expongas al sol sin fotoprotección: debes usar  protección al menos de 30 SPF, aunque es más efectivo el de 50.
  • Evita tomar el sol entre las 12 de la mañana y las 17 horas de la tarde, en especial en las épocas más calurosas del año.
  • No expongas al sol a niños menores de 3 años. Protégelos con gorros y fotoprotector adaptado a su tipo de piel.

Recuerda, cuanto mejor cuides tu piel, menor riesgo habrá de que sufras problemas de salud.

Te podría interesar...
Sol y cáncer de piel, ¿qué relación hay?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Sol y cáncer de piel, ¿qué relación hay?

La relación entre sol y cáncer de piel es más estrecha de lo que podemos pensar. Atender a esto nos permitirá proteger nuestra piel adecuadamente.



  • Schadendorf, D., van Akkooi, A. C. J., Berking, C., Griewank, K. G., Gutzmer, R., Hauschild, A., … Ugurel, S. (2018). Melanoma. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)31559-9
  • Castañeda, Paola Eljure, J. (2016). El cáncer de piel, un problema actual. Revista de La Facultad de Medicina de La UNAM.
  • Merino, M. (2005). Prevención del cáncer de piel y consejo de protección solar. Revista Pediatría de Atención Primaria. https://doi.org/10.1504/IJADS.2017.084312