¿Qué es el síndrome de la cabeza plana en bebés y por qué ocurre?

Edith Sánchez·
07 Enero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina al
21 Diciembre, 2020
Para los médicos, el síndrome de la cabeza plana es más un problema cosmético que uno de salud. Esta anomalía suele ser temporal y está presente en una gran cantidad de bebés al nacer, o en los primeros meses de vida.

El síndrome de la cabeza plana en bebés, o plagiocefalia, es una anomalía en la que la cabeza del bebé adquiere una forma puntiaguda, plana en la parte lateral o posterior. Esto hace que, vista desde arriba, se vea como un paralelogramo y no redonda.

Se estima que el 20 % de los bebés presenta esta condición cuando están en el vientre o al momento de nacer. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el síndrome de la cabeza plana se presenta en las primeras cuatro a doce semanas de vida.

El síndrome de la cabeza plana rara vez debe ser motivo de preocupación. El bebé no siente ningún dolor o incomodidad y lo usual es que todo vuelva a la normalidad después de un tiempo. Uno de cada cinco bebés presenta esta condición.

Tipos de plagiocefalia

Bebé con hipo.
El síndrome de la cabeza plana no se considera una patología en sí misma y suele resolverse de manera natural.

El síndrome de la cabeza plana se presenta en tres modalidades. De acuerdo con la causa y la forma que adopta el cráneo, se denominan de la siguiente manera:

  • Plagiocefalia deformativa. Es la forma más típica. Tiene lugar cuando el bebé tiene un punto plano duradero, bien sea en la parte posterior o lateral de la cabeza. A veces, la frente y la cara se abultan un poco en el lado que está plano.
  • Braquicefalia deformativa. En esta modalidad, el cráneo adquiere una forma casi redonda. El diámetro de la parte superior es casi igual al de la parte inferior. No obstante, en algunos casos la cabeza adopta una forma triangular.
  • Escafocefalia. En este caso, el cráneo es largo y estrecho, de forma oval. Es una condición común en los niños prematuros.

Existe otra variante de la plagiocefalia: la congénita. Esta recibe el nombre de craneosinostosis y es poco común. En este caso, los huesos se cierran de forma prematura y la malformación no es pasajera, por lo que requiere de atención especializada.

Posibles causas del síndrome de la cabeza plana

La plagiocefalia, o síndrome de la cabeza plana, por lo general, es consecuencia de la postura para dormir, como bien señala el John Hopkins Hospital. Los huesos del cráneo del bebé son como piezas de rompecabezas que van cambiando para permitir que el cerebro crezca. Por lo tanto, también son muy maleables.

Cuando un bebé pasa mucho tiempo acostado en la misma posición, es posible que adquiera el síndrome de la cabeza plana. Sin embargo, el crecimiento y el desarrollo del pequeño hace que, en algunos meses, todo se normalice.

Otras causas de la plagiocefalia son las siguientes:

  • Embarazo múltiple. Si hay más de un bebé en el vientre, se reduce el espacio en el útero. De este modo, hay mayor riesgo de que el bebé sea comprimido y desarrolle la plagiocefalia.
  • Bebés prematuros. Los bebés prematuros tienen los huesos mucho más blandos y pasan mucho más tiempo acostados durante su estancia en el hospital. Esto favorece la plagiocefalia posicional.
  • Parto con fórceps o ventosa. Estos instrumentos pueden ejercer una presión sobre el cráneo y provocar la deformidad.
  • Tortícolis muscular. Ocurre cuando el bebé tiene un espacio reducido en el vientre y no puede mover el cuello y la cabeza con facilidad. Esto origina rigidez o desequilibrio en los músculos de su cuello y provoca la deformidad craneal.

Signos y síntomas asociados

El síndrome de la cabeza plana se capta a simple vista en algunos casos, pero en otros no es tan evidente. El síntoma más notorio es la presencia de un área aplanada en la parte posterior, lateral o frontal de la cabeza. Es más fácil de detectar durante el baño, cuando el cabello del bebé está mojado.

Lee también: ¿Cómo prevenir defectos congénitos antes del embarazo?

Otros signos asociados a esta anomalía son los siguientes:

  • Ausencia de cabello en una zona de la cabeza.
  • La cabeza se ve como si estuviera inclinada.
  • Una de las orejas puede estar más arriba o más adelante que la otra.

Si la plagiocefalia es grave, podría estar acompañada de otras señales como estas:

  • Ausencia de puntos blandos en la cabeza del bebé.
  • Presencia de bordes duros o crestas en el cráneo.
  • Anomalías faciales o asimetría en los rasgos del rostro.
  • Alteraciones en el normal crecimiento de la cabeza del bebé.
  • Convulsiones.

Tratamientos y recomendaciones

Fisioterapia en bebés
La fisioterapia se indica en aquellos casos en los que el síndrome de la cabeza plana se acompaña de tortícolis.

Lo usual es que el médico diagnostique el síndrome de la cabeza plana, incluidos los casos en los que hay tortícolis, mediante una exploración física. Tras eso, indicará alguno de los siguientes tratamientos.

Terapia de contraposiciones

Este es el tratamiento más habitual y tiene que ver con variar la posición del bebé al dormir. Lo usual es que el pequeño duerma bocarriba, ya que esto previene el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL).

En este caso particular, el médico puede considerar conveniente cambiar su postura de cuando en cuando. Es importante hacer que el pequeño pase algunos lapsos bocabajo, ya que esto favorece la correcta formación de la cabeza y además fortalece los músculos del cuello. En esa posición, el bebé siempre debe permanecer supervisado.

Ejercicios

Los ejercicios de fisioterapia se indican para los casos en los que hay tortícolis. El objetivo es aumentar el rango de movimiento del cuello, en particular a través de estiramientos de esta zona. Esto también le ayudará al pequeño a desarrollar sus habilidades motrices.

Es muy importante que estos ejercicios se hagan solo por indicación médica y siguiendo las instrucciones de forma rigurosa. De lo contrario, podrían resultar contraproducentes.

Terapia de casco corrector

En algunos casos, puede indicarse el uso de cascos o cintas para moldear el cráneo del bebé. Tales dispositivos aplican presión sobre las zonas abultadas, al tiempo que alivian la presión sobre otras partes.

Lo usual es que este tipo de tratamiento se inicie a los 5 o 6 meses de edad. El bebé debe llevar el casco todo el día, excepto durante el baño. Sin embargo, no hay evidencia de que este método sea eficaz. Asimismo, podría causar irritación en la piel e, incluso, generar angustia al bebé.

Cirugía

Es muy raro que se requiera de cirugía para tratar el síndrome de la cabeza plana de origen postural. Por lo general, se reserva solo para los casos de plagiocefalia congénita. La intervención quirúrgica permite liberar la presión del cráneo para que el crecimiento se produzca de una manera normal.

Descubre: ¿Es normal que los bebés regurgiten la leche?

¿Representa algún riesgo?

Lo más común es que el síndrome de la cabeza plana se resuelva por sí solo con el paso del tiempo. Los bebés crecen y adquieren nuevas habilidades motrices, así que ellos mismos se encargan de cambiar de posición con más frecuencia.

La plagiocefalia postural no afecta el desarrollo cerebral del niño. Cuando está acompañada de tortícolis, es importante hacer fisioterapia, ya que la dificultad en el movimiento de la cabeza puede retrasar el desarrollo motor.

Solo un 3,3 % de los niños presenta síndrome de la cabeza plana después de los 24 meses de nacidos. Los casos severos pueden comprometer el desarrollo motor. Solo en el caso de plagiocefalia congénita se requiere de una intervención quirúrgica para ser corregida.

Cuándo ir al médico

Lo aconsejable es que se consulte al médico si se detectan signos o síntomas que puedan estar asociados al síndrome de la cabeza plana. Como ya se anotó, esta condición casi nunca reviste riesgo, pero siempre es necesario que el médico lo confirme.

En algunos casos, la deformidad en la cabeza obedece a una plagiocefalia congénita y esto debe ser tratado con un especialista. Asimismo, algunas deformidades no obedecen a la postura como tal, por lo cual es necesario descartar que haya alguna otra afección.

El tratamiento médico suele ser exitoso

¿Qué es un hoyuelo sacro?
El pronóstico para los bebés con el síndrome de la cabeza plana es excelente. De hecho, el mismo suele resolverse solo.

Los bebés siempre deben dormir boca arriba, ya que esta es la postura más segura para ellos. Sin embargo, es conveniente cambiarlos de posición de vez en cuando y ponerlos bocabajo cuando estén despiertos. Esta es una manera de prevenir la plagiocefalia postural.

El pronóstico para los bebés con síndrome de la cabeza plana es excelente. La mayoría de ellos suelen mejorar de forma notable cuando pueden sentarse solos. Aun así, es conveniente mantenerse atento a los cambios en la cabeza e informar al médico de cualquier modificación.

  • Hernández, C. D., Mendizabal Guerra, R., Bellizzia, J. A. M., Barraza, J. C. S., Ayala Arcipreste, A., Acosta Garcés, R., ... & Jiménez, M. J. (2008). Escafocefalia: descripción de la técnica quirúrgica y revisión de la literatura de las opciones en el manejo neuroquirúrgico. Revista del Hospital Juárez de México, 75(3), 213-217.
  • Vialle, R., Thevenin-Lemoine, C., Rogier, A., & Badina, A. (2012). Detección y tratamiento de las anomalías ortopédicas congénitas. EMC-Pediatría, 47(2), 1-11.
  • Vergara-Acevedo, S. E., & Criales-Cortés, J. L. (2001). Plagiocefalia. Gaceta medica de Mexico, 137(4), 371-372.
  • John Hopkins Hospital. Síndrome de cabeza plana (plagiocefalia posicional). https://www.hopkinsallchildrens.org/Patients-Families/Health-Library/HealthDocNew/Sindrome-de-cabeza-plana-(plagiocefalia-posicional