¿Qué hago si me empiezan a salir varices?

Elena Martínez Blasco·
15 Enero, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por Medicina Maricela Jiménez López al
16 Enero, 2021
Si bien es difícil prevenir la aparición de las varices, sí es recomendable tomar ciertas medidas cuando notas que empiezan a formarse.

Algunas personas, en su mayoría mujeres, notan que les empiezan a salir varices incluso siendo todavía jóvenes. En general, estas marcas tienen un componente genético, pero se ven agravadas por la mala alimentación, el tabaquismo o el sedentarismo (entre otras causas). 

En este artículo te ofrecemos ciertas recomendaciones que puedes tomar para prevenir la aparición de estas venas en las piernas. Así, también contribuirás a mejorar la circulación y la salud en general.

Recomendaciones para cuando empiezan a salir varices

No es posible tratar las varices por completo y, por tanto, lo recomendable antes de probar cualquier alternativa es acudir a un especialista. Pero, según un estudio elaborado en 2008 por la profesional Leire Azcona Barbed, lo cierto es que existen algunos consejos para prevenirlas y atenuarlas, sobre todo, si empiezan a salir. ¡Toma nota!

Olvídate del agua caliente

Aunque seas una persona propicia a sentir frío, lo peor que puedes hacer si tienes mala circulación es usar el agua caliente en la ducha. Suele suceder que, cuanto peor es la circulación, más frío se siente; por lo que con esto solo se agrava más el problema.

El cambio no tiene que ser repentino, pero sí que se debería usar agua cada vez menos caliente para que el cuerpo se vaya acostumbrando. Al terminar la ducha, se puede abrir el agua fría unos instantes o incluso alternar la fría con la caliente (en especial, en las zonas más afectadas por las varices).

Poco a poco se notará más ligereza y bienestar en el cuerpo con este simple cambio. ¿Por qué no pruebas a incorporarlo?

Muévete cada día

Para evitar la aparición de varices o el empeoramiento de las que ya surgieron, muévete cada día. Además, procura evitar esos momentos perezosos del día en los que te anclas en el sillón durante horas.

Como alternativas, te proponemos: subir y bajar las escaleras a pie, ir caminando a lugares que no estén demasiado lejos, hacer algunos ejercicios o estiramientos en casa, salir de excursión los fines de semana, entre otras opciones.

Asimismo, un artículo publicado en 2017 por la Revista Medicina Naturista recomienda buscar la oportunidad de ir a la playa o la montaña y caminar descalzo por la arena, la hierba o el río. Esta agradable experiencia mejora la circulación, al mismo tiempo que aporta relajación y vitalidad.

Te interesa: Beneficios de caminar descalzo que desconocías

Realiza la postura invertida cuando empiezan a salir varices

Cada día, el ser humano carga el peso del cuerpo sobre las piernas; por lo que, para el final del día, realiza un ejercicio que consista en hacer lo opuesto: elevar las piernas.

yoga Fabrice Florin

Es posible llevarlo a cabo de varias maneras:

  • Acostada, coloca las piernas sobre un par de cojines gruesos.
  • Túmbate junto a la pared; apoyando las piernas en vertical y formando un ángulo recto.
  • Realiza una postura invertida de yoga, aguantando el peso del cuerpo sobre la cabeza o la parte dorsal de la espalda. Este ejercicio es recomendable solo para aquellas personas que lo conozcan bien o quienes puedan consultarlo con un entrenador.

Evita el sobrepeso y cuida la alimentación

El sobrepeso es uno de los peores agravantes de los problemas circulatorios. Por lo tanto, si este es el caso, te proponemos que sigas un plan de adelgazamiento saludable y progresivo. 

Desde luego, es necesario que este régimen esté respaldado por un profesional de la salud. Este plan no solo te permitirá bajar de peso, sino también sentirte mejor, de buen humor y con más energía para afrontar nuevo reto.

Asimismo, es necesario actuar tanto por dentro como por fuera. En este sentido, procura evitar algunos alimentos como los que te destacamos a continuación:

  • Azúcar blanco.
  • Sal refinada.
  • Harinas refinadas.
  • Alimentos fritos y precocinados.
  • Grasas hidrogenadas.
  • Bebidas alcohólicas.
  • Café torrefacto (de baja calidad, que se mezcla con azúcar).

Lee también: 10 beneficios de comer cítricos regularmente

IMG_1708

En cambio, serán beneficiosos alimentos ligeros. En especial aquellos que tengan fibra; ya que este problema hace empeorar la insuficiencia venosa al aumentar la tensión intraabdominal.

Dicho esto, te aconsejamos incluir en una dieta variada:

  • Uvas pasas.
  • Frutas cítricas.
  • Arándanos.
  • Ajo.
  • Cebolla.
  • Apio.
  • Perejil.
  • Tomate.
  • Semillas de calabaza.
  • Aceite de oliva.
  • Alfalfa.
  • Nueces.
  • Jengibre.
  • Cayena.
  • Cúrcuma.

Remedios naturales cuando empiezan a salir varices

Para aquellas épocas del año en las que se nota una peor circulación, el médico quizás te recomiende algún suplemento natural a base de plantas medicinales. Estos pueden ser de uso interno (cápsulas, comprimidos, infusiones, etc.) o externo (cremas, lociones, aceites, geles, etc.).

Así, el Dr. Douglas MacKay aconseja incluir alguna de las siguientes plantas medicinales para mejorar la circulación:

  • Rusco.
  • Romero.
  • Hamamelis.
  • Vid.
  • Ciprés.
  • Centella asiática.

Acudir a un especialista cuando empiezan a salir varices

En última instancia, también son eficaces los geles fríos para aliviar las molestias puntuales. Estos productos se pueden conseguir en farmacias y, junto con el seguimiento de los consejos aquí ofrecidos, te ayudarán a reducir este incómodo problema que afecta a las piernas.

No obstante, no olvides acudir a un especialista. Y ten en cuenta que los consejos aquí blindados son orientativos.

  • CGCOF. (2013). Campañas sanitarias impulsadas desde el CGCOF. Rev. Del COF, (389), 52–54. Retrieved from http://www.portalfarma.com/Profesionales/campanaspf/Documents/Campanias-sanitarias-2002-2012.pdf
  • DePopas, E. y Brown, M. (2018). Varices e insuficiencia venosa de las extremidades inferiores. Seminarios en radiología intervencionista , 35 (1), 56–61. https://doi.org/10.1055/s-0038-1636522
  • Leire Azcona. (2008). Insuficiencia venosa. Prevención y tratamiento. Farmacia profesional, ISSN 0213-9324, Vol. 22, Nº. 10 (NOV), 2008, págs. 36-40. https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-insuficiencia-venosa-prevencion-tratamiento-13129193
  • MacKay, Douglas. "Hemorroides y venas varicosas: una revisión de las opciones de tratamiento". Revisión de medicina alternativa , vol. 6, no. 2, 2001, pág. 126. Consultado el 15 de enero de 2021.
  • Pablo Saz Peiró. (2018). Andar descalzo para recuperar la salud. Medicina naturista, ISSN 1576-3080, Vol. 12, Nº 1, 2018, págs. 23-28. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6267064
  • Sudheendra, D. (1997). Venas varicosas. In A.D.A.M (p. 2). https://doi.org/10.1016/B978-84-458-1311-9.50200-7