¿Qué se oculta en los billetes?

Después de manipular dinero debemos lavarnos bien las manos para impedir que se propaguen las bacterias a otras partes del cuerpo, como la boca o los ojos.
¿Qué se oculta en los billetes?
Nelton Abdon Ramos Rojas

Escrito y verificado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas.

Última actualización: 15 agosto, 2022

Cuando hablamos de lo que se oculta en los billetes, no nos referimos a códigos o símbolos de sociedades secretas que quieren dominar el mundo, sino a algo más concreto, aunque también invisible a los ojos.

Se trata de gérmenes, bacterias, virus, hongos y diversos microorganismos patógenos que pasan de mano en mano y que, de entrar en contacto con alguna mucosa, pueden producir enfermedades.

Veamos, entonces, todo los problemas que puede traer el dinero a tu vida, y no estamos hablando precisamente de economía. Sigue leyendo.

El problema del dinero

Salmonella en el microscopio.
La bacteria de la salmonelosis tiene una presencia con amplia distribución mundial.

A pesar de que las tarjetas y las aplicaciones móviles nos han ahorrado en gran medida el hecho de tener billetes y monedas en la cartera, al final, de una forma u otra, siempre tdebemos manipular algo de efectivo. 

Ahora bien, la pregunta sería, ¿qué tiene esto de malo? No es un asunto de economía, sino de higiene. Según un estudio publicado en el año 2013, el dinero es uno de los artículos que se pasan con más frecuencia de mano en mano en el mundo.

Si lo comparamos con un libro, con un bolso o con un teléfono celular, que puede ser tocado por que el lo fabrica, el que lo transporta, el que lo vende y el que lo compra, un billete puede cambiar de propietario hasta un centenar de veces en un plazo de una semana.

Pagas con él en la tienda; el de la tienda se lo da de cambio al que venía después de ti en la fila; luego este a su vez compra en otra tienda, cuyo dueño lo usa para pagar a un proveedor, quien le paga a un empleado, que luego lo entrega en el autobús…

Piénsalo, son muchas personas las que tocaron el que ahora tienes en el bolsillo. Lo peor es que para manipular los billetes nadie usa guantes, nadie los guarda en un envoltorio a prueba de gérmenes, nadie los lava o les rocía alcohol.

Y poco a poco van recogiendo todo lo que encuentran a su paso, ya sea en las manos de las personas o en las superficies donde se apoyan. Aquí cabe aplicar la expresión dinero sucio, pero de manera literal.

¿Qué se oculta en los billetes?

Como comentábamos anteriormente, al ser un objeto tan manipulado y por tantas personas, es esperable que no solo esté sucio, sino también lleno de diversos microorganismos.

Son distintos los factores que obviamente influyen en la transmisión de microorganismos. Entre estos se tienen los niveles de higiene de la comunidad, disponibilidad de agua, hábitos y comportamiento de las personas, las tasas de resistencia a los antimicrobianos. El tipo de papel de los billetes puede ser una variable adicional a tener en cuenta.

En este orden de ideas, diversos estudios han hallado evidencia de que los billetes y las monedas portan grandes cantidades de bacterias y hongos infecciosos y otros microorganismos capaces de provocar patologías que el sistema inmunitario de algunos personas podría no repeler.

Microorganismos comunes en los billetes

De acuerdo con las investigaciones, tanto billetes como monedas por igual puede albergar diferentes tipos de bacterias. Veamos cuáles son las más frecuentes.

Staphylococcus epidermidis

La Staphylococcus epidermidis es una bacteria puede causar infección en diferentes partes del cuerpo. Provoca síntomas como fiebre, fatiga, dolor, respiración y ritmo cardíaco acelerados, sudoración excesiva, etcétera.

Bacillus

Algunas especies de Bacillus no provocan síntomas, pero otras resultan patógenas para personas y animales. Algunas cepas de esta bacteria causan vómitos y diarreas infecciosas, hasta después de cinco o diez días de haberse ingerido.

Streptococcus

Los Streptococcus son responsables de muchas enfermedades (varias de ellas graves) como la meningitis, la neumonía bacteriana, la fascitis necrotizante, la faringitis, entre otras. No obstante, hay ciertas especies de esta bacteria que no son patógenas.

Descubre: Diferencia entre meningitis y encefalitis

Escherichia coli

El contagio con esta bacteria provoca fuertes dolores de estómago acompañados de diarrea, a menudo sanguinolentas. También pueden presentarse vómitos, náuseas y fiebre de poca intensidad, síntomas que pueden aparecer tras tres, cuatro y hasta diez días del contagio.

Consecuencias para la salud

Lavarse las manos después de manipular billetes y monedas puede ayudar a reducir considerablemente el riesgo de contraer infecciones. Sin embargo, este hábito siempre ha de acompañarse por otras medidas saludables.

Las monedas pueden portar hasta 2400 bacterias, algunas de ellas similares a las que se han encontrado en billetes. Por su parte, como ya vimos, los billetes van acumulando y sumando microorganismos al pasar de mano en mano.

Resultaría imposible evitar tocar el dinero y, por ende, el contacto con los diferentes tipos de bacterias que ellos portan. En este sentido, los microbios que tiene una persona enferma pueden transmitirse a otras mediante los billetes contaminados.

Muchas de estas bacterias se encuentran en el entorno, por lo tanto, resulta muy fácil contagiarse. Las mismas pueden llegar al organismo por algún descuido. Y aunque algunas causan una simple infección, otras son capaces de provocar gastroenteritis graves y la muerte.

Lavarse las manos es primordial

Ya lo sabes: los billetes y las monedas son el medio más efectivo para la propagación de bacterias entre personas. Por eso, se recomienda evitar que los niños los manipulen.

Asimismo, si vas a trabajar con dinero en efectivo, es necesario mantener una buena higiene. Es decir, después de manejarlo, evita tocarte la boca, los ojos o cualquier parte del cuerpo.

Y por supuesto, debes lavar las manos muy bien tras haber manipulado dinero, antes de comer, cargar o acariciar al bebé. Estas sencillas prácticas pueden evitar graves problemas de salud.

Sí, esto quizás suene un poco exagerado, pero no está lejos de la realidad y nos lleva a entender la importancia de la higiene, en estas y en otras circunstancias en las que nos exponemos a los patógenos que hay en el ambiente.

No dejes de leer: Microorganismos patógenos que pueden estar en nuestros alimentos

Lo que nos dijeron nuestros padres

Cuando somos niños, una de las cosas que nos reiteraban nuestros padres y mayores era no llevarnos monedas ni ninguna otra forma de dinero a la boca.

Asimismo, nos indicaban que siempre que hubiéramos tomado monedas o billetes, nos laváramos las manos antes de tocarnos la cara o cualquier otra parte del cuerpo. En especial, si luego íbamos a comer o al baño.

Esto es porque, sin saberlo, podríamos manipular billetes con grandes cantidades de bacterias y otros gérmenes y contagiarnos alguna enfermedad.

Tal advertencia nos la hacían nuestros padres cuando éramos niños y ahora que estamos adultos y entendemos el por qué, es un deber transmitir esta enseñanza a nuestros hijos, para que crezcan saludables.

Te podría interesar...
5 objetos del hogar que acumulan millones de bacterias
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 objetos del hogar que acumulan millones de bacterias

Los seres humanos estamos preparados para hacer frente a muchos microorganismos, incluso aquellos que habitan nuestro hogar y nos encontramos cada ...



  • Cecchini, E. (2001). Infectología y enfermedades infecciosas. Madrid: Journal.
  • Kumate, J. (1998). Manual de Infectología. Chichuahua: Méndez.
  • Wilson, W. R. et al. (2001). Diagnóstico y tratamiento de enfermedades infecciosas. México, DF: Manual Moderno.
  • Gedik, H., Voss, T., Voss, A. (2013). Money and transmission of bacteria. Antimicrobial Resistance & Infection Control. 2(1). DOI:10.1186/2047-2994-2-22
  • Kuria, J., Wahome, R., Jobalamin, M., Kariuki, s. (2009). Profile Of Bacteria And Fungi On Money Coins. East African medical journal. 86(4):151-5. DOI:10.4314/eamj.v86i4.46943.
  • Vriesekoop F., Chen J., Oldaker J., et al. (2016). Dirty Money: A Matter of Bacterial Survival, Adherence, and Toxicity. Microorganisms. 4(4): 42. doi: 10.3390/microorganisms4040042. PMID: 27886085; PMCID: PMC5192525.
  • Otto, M. (2009). Staphylococcus epidermidis — the 'accidental' pathogen. Nat Rev Microbiol 7, 555–567. https://doi.org/10.1038/nrmicro2182