Queratolisis punctata: ¿qué es y qué la causa?

La queratolisis punctata suele causar lesiones en forma de hoyuelos que afectan a los talones o a las puntas de los pies. Te explicamos por qué se produce y cómo distinguirla de otras patologías.
Queratolisis punctata: ¿qué es y qué la causa?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por El médico Leonardo Biolatto el 17 junio, 2021.

Última actualización: 17 junio, 2021

La queratolisis punctata es una afección de la piel. Es típica en adolescentes o adultos jóvenes deportistas, al igual que se han descrito casos en agricultores y soldados. Todos ellos comparten el hecho de utilizar calzado cerrado durante períodos prolongados o estar sometidos a mucha humedad.

En sí, es una infección bacteriana. Suele afectar a las plantas de los pies, aunque también puede aparecer en las palmas de las manos. El nombre se asocia a su forma característica, con hoyuelos o surcos.

¿En qué consiste la queratolisis punctata?

La queratolisis punctata es una infección bacteriana que se produce en la piel de los pies o de las palmas de las manos. En concreto, afecta al estrato córneo de las palmas y de las plantas.

Las bacterias que la causan suelen ser gram positivas. Se denomina así a aquellas que se tiñen de violeta al utilizar una tinción específica en el microscopio.

La queratolisis punctata, según explica un artículo de FAPap, fue descrita por primera vez en 1910. Castellani, que fue quien la identificó, la planteó como una variante de la hiperqueratosis plantar. Esta condición es un engrosamiento de la capa más externa de la piel.

La prevalencia es muy elevada. Sobre todo en deportistas, adultos jóvenes y en época de verano. A pesar de que tiene una distribución mundial, es más frecuente en las zonas tropicales. La razón es que la humedad juega un papel protagonista en su desarrollo.

Por eso es frecuente en personas que utilizan calzados cerrados durante períodos prolongados. Es una afección típica en ciertas profesiones.

Calzado deportivo cerrado.
El uso de calzado deportivo cerrado por largos períodos de tiempo favorece la aparición de esta patología.

Síntomas de la queratolisis punctata

La queratolisis punctata se denomina así porque las lesiones que suelen aparecer son muy características. Su síntoma principal son pequeños hoyos en la parte superior de la piel de las plantas o de las palmas.

Cada hoyuelo suele tener un tamaño de entre 1 y 3 milímetros. Incluso pueden llegar a alcanzar los 7 milímetros.

Estos hoyuelos tienen tendencia a agruparse. Por ejemplo, en los talones o en las puntas de los pies. Son las zonas donde más presión se ejerce al caminar o al estar de pie.

En ocasiones, los hoyos pueden confluir y dar lugar a una gran lesión. Cuando comienza la infección, lo habitual es que la capa córnea se macere. Esto ayuda a que las bacterias proliferen.

Los surcos se vuelven más prominentes cuando la persona sumerge el pie afectado en agua durante un periodo largo de tiempo. Además, la piel de la zona afectada puede cambiar de color y de textura. Lo más común es que tenga un aspecto blanquecino y arrugado. No obstante, puede estar rojiza si hay inflamación, verduzca por la infección e incluso ennegrecida.

Otro de los síntomas destacables de la queratolisis punctata es el hedor. Muchos pacientes afirman tener un olor desagradable.

Principales causas y factores de riesgo

Existen diferentes especies de bacterias que se asocian a esta patología:

  • Kytococcus sedentarius.
  • Dermatophilus congolensis.
  • Corynebacterium spp.
  • Actinomyces spp.

Todas estas especies proliferan en ambientes húmedos y oscuros. Los soldados, los agricultores, los marineros o pescadores y los atletas son los que más suelen sufrirla en los pies por crear estas condiciones.

Del mismo modo, los ancianos, las personas diabéticas y aquellos que tienen un sistema inmunitario debilitado también conforman un grupo de riesgo. A pesar de que la queratolisis punctata puede desarrollarse en personas de cualquier lugar del mundo, es más común en zonas con clima cálido y húmedo.

¿Cómo se diagnostica la queratolisis punctata?

El diagnóstico de la queratolisis punctata puede ser llevado a cabo por un médico general o un dermatólogo. Según explica una publicación de Dermnet NZ, lo habitual es que se realice de forma clínica. Es decir, que no se requiera ninguna exploración complementaria.

Hay datos que pueden ayudar a orientar al diagnóstico, además de las lesiones características. Por ejemplo, el dolor o incluso la sensación de quemazón al andar.

Para poder diferenciar esta patología de otras entidades, a veces se recurre a ciertas pruebas complementarias. Se puede hacer un raspado de piel para descartar que se trate de una infección causada por hongos.

También se utiliza el examen con luz de Wood. Es una técnica mediante la que la zona muestra una fluorescencia de color rojo coral ante la exposición a una fuente lumínica especial.

Tratamiento de la queratolisis punctata

La queratolisis punctata es una afección que está causada por bacterias. Por eso, se suelen administrar antibióticos para tratarla. Lo habitual es que estos fármacos se prescriban de manera tópica.

Sin embargo, en algunas ocasiones muy específicas puede ser necesario recurrir al tratamiento oral. Los fármacos para esta modalidad son la eritromicina y la clindamicina. También la mupirocina, el ácido fusídico y el peróxido de benzoilo.

Tal y como afirma la Sociedad Española de Urgencias en Pediatría, tras dos semanas de tratamiento tópico suelen desaparecer por completo las lesiones. El olor desagradable también se va.

Remedios caseros para la queratolisis punctata

Para ayudar a tratar la queratolisis punctata también es posible usar ciertos remedios caseros. Son medidas sencillas que se deben consultar con un médico. Una de ellas consiste en aplicar antitranspirante en los pies varias veces por semana.

Además, se pueden realizar lavados de los pies con jabón o antiséptico dos veces al día. No se debe utilizar mucho tiempo seguido los mismos zapatos. De hecho, lo ideal es ir alternando el calzado cada día.

Dejar los pies descalzos.
Descalzarse en algunos momentos del día ayuda a prevenir la humedad de la zona, evitando así infecciones.

¿Se puede prevenir la queratolisis punctata?

La queratolisis punctata puede prevenirse en muchos casos. Como hemos visto, la humedad es uno de los factores determinantes en su aparición. Por eso hay que evitar que los pies se mantengan mojados durante mucho tiempo.

Para ello se debe intentar usar botas o zapatos cerrados durante el menor tiempo posible. Los calcetines deben ser de un tejido que absorba la humedad, como el algodón.

No se recomienda usar los mismos zapatos varios días ni mantenerlos puestos durante la jornada entera. También hay que tratar de no compartir calzado ni toallas con otros.

Bacterias en los pies que se pueden evitar

La queratolisis punctata es una infección bacteriana que afecta a los pies o a las manos, aunque es más frecuente en los primeros. Es típica de personas que pasan mucho tiempo con calzado cerrado, que viven en climas cálidos o que practican deporte con asiduidad.

Puede producir mal olor y lesiones con forma de hoyuelos en la superficie del pie. Aunque sea fácil de identificar, siempre es esencial consultar con un médico y que sea el profesional quien instaure el abordaje terapéutico adecuado.

Te podría interesar...
Uñas negras de los pies: ¿cómo tratarlas?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Uñas negras de los pies: ¿cómo tratarlas?

Las uñas negras de los pies son hematomas subungueales. Se originan por la acumulación de sangre debajo de la uña, sobre el lecho ungueal.