Receta de albóndigas con guisantes

19 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Las proteínas de origen animal son nutrientes importantes en la dieta. Con las siguientes recetas de albóndigas con guisantes te asegurarás de consumir las necesarias.

Las albóndigas con guisantes son uno de los platos con carne más exquisitos que se pueden preparar. Existen multitud de recetas; cada una con sus particularidades.

Te vamos a presentar una de ellas, con la que conseguirás aprovechar todos los beneficios de la carne junto con los antioxidantes que aportan las verduras.

Antes de comenzar queremos recordarte que la ingesta de carne está recomendada en el contexto de una dieta equilibrada y saludable. No hay que demonizar la roja, ya que todavía no existen evidencias que confirmen que resulta dañina para la salud. Solo se ha demostrado esto en el caso de las carnes procesadas.

Albóndigas con guisantes

Uno de los elementos centrales de las albóndigas es la carne. Este ingrediente supone una fuente de proteínas de la más elevada calidad, ya que cuentan con un alto valor biológico.

Se ha demostrado que el consumo regular de este tipo de nutrientes reduce de forma significativa el riesgo de desarrollar sarcopenia y otro tipo de patologías degenerativas del músculo.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que la carne aporta también grasas, aunque saludables. Durante muchos años se ha relacionado el consumo de lípidos de tipo saturado con una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, la cuestión ha cambiado. De acuerdo con una investigación publicada en Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases, la ingesta regular de ácidos grasos saturados se asocia con un menor riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares.

Las únicas grasas nocivas para la salud son, por lo tanto, las de tipo trans. Estas se encuentran en los alimentos procesados de origen industrial, así como en los productos de bollería.

Albóndigas en un plato.
Las albóndigas de carne aportan proteínas de alto valor biológico, ya que contribuyen a la salud del tejido muscular.

Para saber más: ¿Cómo proteger la salud cardiovascular en una situación estresante?

Ingredientes

  • 500 gramos de carne de ternera picada.
  • 200 gramos de carne de cerdo picada.
  • 1 huevo.
  • 2 cebollas.
  • 1 cebolleta.
  • 4 dientes de ajo.
  • 100 gramos de guisantes (pueden ser congelados).
  • Harina.
  • 1 litro de caldo de pollo.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta.
  • Perejil.

Paso a paso

Lo primero que se prepararán son los guisantes. Para ello basta con cocinarlos con agua y sal en una cazuela durante unos 5 minutos. Una vez pasado el tiempo se escurren y se reservan.

Acto seguido será necesario pelar 2 dientes de ajo y rehogarlos en una cazuela con el aceite. Se añadirán también las cebollas en dados. Con el fuego suave hay que esperar a que estén pochadas y cojan color. Una vez llegado este punto se añaden un par de cucharadas de harina y se continúa con el cocinado.

Es el momento de verter el caldo de pollo en la cazuela, dejándolo reducir a fuego medio. Esta salsa habrá que pasarla por un pasapuré cuando alcance una textura homogénea y se utilizará como fondo en una tartera en la que se colocarán las albóndigas.

El siguiente paso es pelar otros 2 dientes de ajo y picarlos en dados muy pequeños. Se picará también la cebolleta y se introducirán estos vegetales en una sartén con un fondo de aceite de oliva.

Cuando estén listos se colocarán en un bol junto con la carne, el huevo, el perejil, la sal y la pimienta. Es necesario mezclar bien todos estos ingredientes hasta alcanzar una masa con la que se puedan formar las albóndigas.

Se separan trozos pequeños de la masa y se conforman estas unidades cárnicas que se pasarán por harina y se freirán en una sartén con aceite caliente. El último paso es colocarlos en un recipiente junto con la salsa que hemos reservado, los guisantes y un poco de perejil. Es recomendable cocinarlo todo junto a fuego suave durante otros 5 minutos para que se integren los sabores.

Albóndigas con sepia y salsa de guisantes

No queremos despedirnos sin enseñarte una variante de la receta anterior capaz de aportar valor añadido. En ella se introduce un ingrediente muy saludable: la sepia.

Este producto marino cuenta con proteínas de alta calidad, pero también con minerales como el yodo, que resultan indispensables para la salud. De hecho, existen evidencias conforme este elemento juega un papel clave en el funcionamiento de la glándula tiroides.

Ingredientes

  • 300 gramos de carne de ternera picada.
  • 400 gramos de sepia.
  • 300 gramos de carne de cerdo picada.
  • 200 gramos de guisantes (pueden ser congelados).
  • 1 cebolla.
  • 100 gramos de salsa de tomate.
  • 2 huevos.
  • 1 litro de caldo de pescado.
  • Ajo y perejil picados.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal y pimienta negra.
  • Harina.

También te puede interesar: Deliciosas recetas de calamares guisados

Sepia fruto de mar.
La sepia se puede añadir a este plato para aportar más proteínas de origen marino.

Paso a paso

Lo primero que hay que hacer es colocar en un bol los huevos, el perejil, un diente de ajo bien picado, la sal y la pimienta. Hay que mezclar bien, ya que posteriormente se agregará toda la carne picada a este preparado.

Se amasa lo suficiente para conseguir una textura homogénea y una masa compacta. A partir de aquí es posible extraer bolas que conformarán las albóndigas y que se rebozarán con harina antes de su cocción.

En paralelo, es necesario lavar la sepia y cortarla en dados pequeños. Con un poco de aceite caliente en una cazuela se cocinará bien el producto marino, dejando que suelte agua y que se vaya evaporando, siempre con el fuego medio. Una vez que alcance cierto color se retira y se reserva.

En este momento habrá que echar la cebolla en la cazuela, cortada en dados. Una vez que alcanza una tonalidad transparente se puede añadir la salsa de tomate o el tomate triturado. Con ambos ingredientes se elaborará un sofrito, al que es conveniente agregarle un pequeño chorrito de vino, dejando que se evapore el alcohol.

El siguiente paso es incluir la mitad del caldo. A partir de aquí conviene introducir la sepia, removiendo bien y dejando cocinar durante al menos 10 minutos a fuego bajo.

En otra sartén será necesario freír las albóndigas que ya han sido rebozadas en harina hasta que estén bien cocinadas por dentro. Se añaden las albóndigas a la cazuela con la sepia y se cuece durante 20 minutos a fuego lento. En el caso de que la salsa espese demasiado es conveniente incluir más caldo.

El último paso es incluir los guisantes en la cazuela, removiendo todo y esperando unos 5 minutos a que estén bien cocinados. Es posible incluso seguir añadiendo caldo si el espesor es excesivo. Antes de consumirlo, se recomienda dejar reposar una hora.

Prepara albóndigas con guisantes

Como ves, preparar albóndigas con guisantes es sencillo, aunque es verdad que lleva su tiempo. De todos modos, aguantan muy bien en el refrigerador e incluso se pueden congelar.

Te recomendamos que el día que te pongas a ello elabores una gran cantidad. Divídelas en recipientes y guárdalas para consumirlas progresivamente.

  • Martone AM, Marzetti E, Calvani R, Picca A, Tosato M, Santoro L, Di Giorgio A, Nesci A, Sisto A, Santoliquido A, Landi F. Exercise and Protein Intake: A Synergistic Approach against Sarcopenia. Biomed Res Int. 2017
  • Kang ZQ, Yang Y, Xiao B. Dietary saturated fat intake and risk of stroke: Systematic review and dose-response meta-analysis of prospective cohort studies. Nutr Metab Cardiovasc Dis. 2020 Feb 10;30(2):179-189.
  • Liontiris MI, Mazokopakis EE. A concise review of Hashimoto thyroiditis (HT) and the importance of iodine, selenium, vitamin D and gluten on the autoimmunity and dietary management of HT patients.Points that need more investigation. Hell J Nucl Med. 2017 Jan-Apr;20(1):51-56