Receta de mermelada de cerezas casera

04 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por Nutrición y Dietética Anna Vilarrasa
Las jaleas o compotas y la fruta fresca no tienen las mismas propiedades. Pero tomada con moderación, esta mermelada de cerezas permite beneficiarse del sabor y las propiedades de la fruta todo el año.

Cuando la primavera llena el mercado con este tesoro nutricional es un buen momento para hacer una mermelada de cerezas casera. Una preparación ideal para endulzar postres, desayunos o meriendas de toda la familia.

Receta para preparar mermelada de cerezas casera

Si algo tiene de positivo esta receta es que es muy sencilla de elaborar. Para preparar mermelada casera de cualquier tipo los únicos ingredientes necesarios son azúcar, limón y la fruta que más nos guste.

Además, tan solo requiere un poco de tiempo durante la cocción, vigilancia para que no se pegue y paciencia para retirar los huesos de la fruta. Pero vale la pena el esfuerzo, pues el resultado final siempre es delicioso.

Se puede usar para preparar un desayuno clásico y untarla en unas tostadas con mantequilla. También aportan un punto de dulzor a un yogur o un toque de fruta a un pudin de chía. Sirve para rellenar galletas o cualquier tipo de tarta.

Atrévete a preparar esta receta: Donuts rellenos de mermelada

Mermelada de cereza casera

A continuación presentamos la receta básica para una cantidad mediana de cerezas. Como tiene una buena conservación se puede aprovechar para hacer más cantidad, respetando las proporciones. O preparar mermeladas de otras frutas y contar con un buen surtido de ellas en la despensa.

Ingredientes necesarios

  • 500 gramos de cerezas frescas. 
  • 250 gramos de azúcar.
  • 1/2 limón.
Cerezas.
Las mermeladas son una opción versátil para elaborar preparaciones de frutas diversas y de estación, como las cerezas.

Paso a paso

  1. Antes de empezar, preparar un bol para deshuesar las cerezas. De esta forma se recoge todo el jugo que sueltan y así no se desperdicia. 
  2. Una vez deshuesadas, pesar las cerezas para calcular de forma exacta la cantidad de azúcar necesaria. Esto es la mitad del peso de la fruta, de modo que si quedan 400 gramos de cerezas, se añaden solo 200 de azúcar.
  3. Agregar el zumo de limón y el azúcar encima de las cerezas, verter en el bol con el jugo y remover bien para que se integren todos los ingredientes. Tapar y dejar reposar 1 hora más o menos.
  4. Poner la mezcla en un cazo y cocer a fuego fuerte hasta que comience a hervir. Después bajar a fuego suave y seguir cociendo durante 1/2 hora. Es necesario remover de vez en cuando con una espátula de silicona con el fin de que no se pegue el azúcar. 
  5. Una vez pasado este tiempo, triturar la mermelada de cereza. La textura final depende del gusto de cada uno. Esta puede ser completamente lisa o dejar algunos trocitos enteros de la fruta.
  6. Para comprobar que está en su punto, echar un poquito en un plato y coger con los dedos. Si se forma un hilo entre ellos al separarlos ya está lista. Entonces, retirar del fuego y dejar enfriar. 
  7. Aunque pueda parecer que la textura es líquida, con el paso de las horas adquiere una consistencia más espesa.
  8. Para envasarla con seguridad es necesario usar tarros esterilizados. Esto se realiza sumergiendo los envases en agua hirviendo durante 10 minutos. Después hay que mantener calientes hasta el momento de usar.
  9. Rellenar con la mermelada todavía caliente sin llegar a colmar el tarro (dejar un espacio de 1 centímetro). Tapar y volver a introducir en una olla con agua. Dejar hervir a fuego suave otros 30 minutos para eliminar cualquier posible patógeno.

Si se prefiere una opción menos dulce, también es posible preparar mermeladas sin azúcar o con otros edulcorantes, como una de frutos rojos.

Galletas ideales para acompañar con mermelada de cerezas

Con esta receta se preparan unas galletas con centro de mermelada que son un perfecto acompañante para una taza de té o café. También se pueden tomar como postre.

Ingredientes necesarios para 600 gramos de masa

  • 3 huevos duros o cocidos.
  • 250 gramos de harina de trigo. 
  • 125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 100 gramos de azúcar.
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla.
  • La ralladura de 1 limón.
  • Leche.
  • Mermelada de cereza casera. 

Cómo prepararlas

  1. El primer paso es separar las claras y las yemas de los huevos cocidos. Pasar las últimas por un tamiz o colador fino.
  2. A continuación, hacer un volcán con la harina e introducir en el centro las yemas. Después añadir la mantequilla cortada en trozos, el azúcar, la vainilla y el limón.
  3. Mezclar bien hasta obtener una pasta homogénea y envolver en papel film para conservar en la nevera unos 30 minutos.
  4. Enharinar una superficie de trabajo y extender la masa con un rodillo. Lo ideal es un grosor aproximado de 1/2 centímetro. Entonces, dar forma a las galletas con un cortador redondo de unos 5 centímetros de diámetro.
  5. Es necesario hacer el doble de las que se desean montar, pues al final se unen de dos en dos. Con un cortador más pequeño (de 2 centímetros de diámetro) hacer un agujero en el centro, a la mitad de las galletas.
  6. Cubrir una bandeja de horno con papel de hornear y colocar las piezas sin agujero. Acto seguido, poner encima las galletas con orificio y pintar con un poco de leche para obtener un resultado más brillante.
  7. Rellenar el agujero con una cucharadita de mermelada de cerezas.
  8. Cocer en el horno caliente a 170 grados durante 12 minutos. Retirar del calor y dejar enfriar. 
Mermelada de cerezas preparada de forma casera.
La esterilidad de los frascos es una parte clave para la conservación de la mermelada y para evitar intoxicaciones.

Descubre otros platos con cerezas: Batido antioxidante con arándano azul y cereza

Con la mermelada de cereza es posible saborear esta fruta todo el año

Para preparar la mermelada de cerezas casera, lo mejor es aprovechar su temporada óptima. En este caso, entre los meses de mayo y julio. De esta forma, las frutas tienen el máximo sabor y el resultado es de verdad excepcional. 

A la hora de comprar es preferible elegir las de piel tersa y brillante, sin signos de golpes ni manchas. Las de color oscuro suelen ser más dulces, mientras que el tamaño no parece tener implicaciones en el sabor o el dulzor.

Las cerezas son una fruta que contiene poca pectina, así que el resultado final suele ser un poco más ligero que el de otras mermeladas. Para obtener una textura más densa es posible añadir algún tipo de gelificante (gelatina o pectina en polvo). 

Todos los alimentos preparados y envasados en casa, como las mermeladas, se conservan en lugares oscuros, frescos y secos. La temperatura ideal es entre 10 y 21 grados. Una vez abierto es necesario mantener en el refrigerador con una duración aproximada de 1 mes.

Los períodos prolongados de tiempo pueden provocar la pérdida de nutrientes, así como cambios en el olor, el sabor y la textura. No obstante, su consumo es seguro si el tarro permanece intacto y no presenta indicios de contaminación por mohos o levaduras.

  • Andress E.L. Steps in Processing Jams and Jellies. Universidad de Georgia. Revisado mayo 2019.
  • National Institute of food and agriculture. Complete guide to home canning. United States Department of Agriculture.
  • Organización de Consumidores y usuarios. Calendario de frutas y verduras de temporada.