¿Cómo reducir el riesgo financiero?

Invertir tu capital es una decisión muy importante que conlleva riesgos que deberás asumir. Lo ideal es que estos sean bajos y no dañen tu patrimonio.
¿Cómo reducir el riesgo financiero?

Escrito por Maria Jimena Freytes, 22 octubre, 2021

Última actualización: 22 octubre, 2021

Toda inversión supone un riesgo financiero, es decir, la chance de que la inversión que realizamos nos genere pérdida de dinero, o bien que la ganancia que esperábamos obtener se demore más de lo previsto. Para aprender cómo reducir el riesgo financiero tenemos que saber que siempre habrá incertidumbre en cuanto al rendimiento.

Esta incertidumbre no constituye el riesgo en sí, sino que en ella influyen diferentes factores. Entre ellos, los cambios que se experimentan en el sector en el que hemos elegido operar, el no poder recuperar el capital invertido y la inestabilidad inherente de los mercados. Repasemos entonces cuáles son algunos de los riesgos financieros que existen y consejos para reducirlos.

¿Qué tipo de riesgos financieros existen?

No es nuestro objetivo adentrarnos en el mundo de las finanzas, pero es importante conocer cuáles son los riesgos financieros más comunes a los que se enfrentan los inversionistas. Por ejemplo, el riesgo de crédito se genera cuando una de las partes no cumple con el pago de una deuda adquirida. El riesgo de liquidez surge de la imposibilidad de una de las partes de asumir sus compromisos, justamente por falta de efectivo.

Finalmente, podemos mencionar el riesgo de mercado, que está presente en las operaciones que se dan en los mercados financieros. En este marco, el riesgo de cambio se relaciona con inversiones en diferentes divisas en las que una sufre fluctuaciones. Asimismo, el riesgo de tasa de interés se desprende de una baja o alza de los tipos de intereses, como una hipoteca.

Consejos para reducir el riesgo financiero

Los expertos coinciden en que la base para reducir los riesgos financieros que supone una inversión es contar con una estrategia. Sabemos que el “riesgo cero” no es posible. Sin embargo, lo que sí podemos hacer es informarnos y llevar a cabo algunas acciones para minimizarlo.

Hombre examina el riesgo financiero.
Es fundamental tener una estrategia económica para reducir el riesgo financiero al mínimo.

1. Analizar la rentabilidad de la inversión

En este punto es importante reconocer cuáles son los diferentes tipos de activos financieros, tales como bonos, acciones o efectivo, entre otros. Cada uno de ellos tiene sus pros y sus contras.

Por ejemplo, el gran riesgo del dinero es la inflación, mientras que los bonos son más seguros en ese aspecto. Pero varían con la tasa de interés y ofrecen restricciones para su liquidación.

2. Diversificar la inversión y por ende el riesgo

Invertir en diferentes tipos de activos es una muy buena estrategia. Por lo tanto, uno de los mejores consejos sobre cómo reducir el riesgo financiero.

La propuesta es invertir en activos que supongan distintos niveles de riesgo. Es lo que se denomina cartera de inversiones amplia.

A veces las operaciones más riesgosas nos tientan porque su rentabilidad es tan alta como su riesgo, pero si llegara a salir mal, habremos perdido gran parte del capital en tan solo una inversión. Es por esto que se recomienda alternar las inversiones de alta y baja peligrosidad.



3. “Cubrir” la inversión

El objetivo de proteger tu inversión es atenuar el riesgo que se da en cada una de las inversiones. Entonces, lo ideal es equilibrar el alto riesgo de un activo vulnerable, invirtiendo en otro que nos dé ganancias si una da pérdida. Por más que no alcance para compensar, al menos habremos reducido el monto negativo.

Es importante aclarar que cubrir la inversión no implicará una ganancia directa, sino que está allí para protegerte, como es el caso del seguro del coche. Pagamos el seguro para que este responda en caso de accidente y no nos genere una erogación importante de dinero en arreglos.

4. Ahorrar para poder gastar

Si ganaras el doble, ¿gastarías el doble? Nos referimos a gastar todo lo que cobras por mes, aun pudiendo ahorrar.

En otras palabras, ajustas (o desajustas) tus gastos a tus ingresos y no te dejas un margen para ahorrar. En este sentido, el concepto de libertad financiera trae aparejado el hecho de que el dinero se debe guardar (o invertir) luego de haber gastado lo justo y necesario. Antes de invertir necesitamos haber ahorrado una suma que haremos trabajar y crecer.

5. Evitar las deudas

La premisa sería que no podemos declararnos en quiebra si no tenemos deudas y no estaremos en negativo. Aunque entendemos que muchas veces el endeudamiento es necesario porque las circunstancias apremian, lo ideal es abstenerse de contraerlo.

Es común que la gente no preste atención a los intereses que genera un determinado préstamo. Y menos que se saquen las cuentas de cuánto será el monto a devolver al solicitar un crédito.



6. Reducir los gastos

En caso de notar que nuestros ingresos peligran, lo mejor es ahorrar y llevar un estilo de vida austero. Apelamos aquí a reducir gastos innecesarios que no aportan significado ni bienestar real a nuestro estilo de vida.

Ahorro para invertir.
Analizar los gastos familiares es un primer paso para determinar qué es innecesario y cuánto se ahorra para invertir.

Últimas recomendaciones para reducir el riesgo financiero

Tiempo, perseverancia y capacidad de decisión son 3 cualidades que deberás desarrollar si aún no forman parte de tu personalidad inversora. Las finanzas van ligadas a los acontecimientos que alteran el orden mundial, por lo que es importante que te tomes el tiempo para estar al tanto de lo que sucede en las grandes potencias.

Tienes que ser paciente y darle tiempo al resultado de tus inversiones porque, generalmente, no llegan de un día para el otro. Finalmente, tienes que ser capaz de tomar decisiones rápidas y hasta cambiar el rumbo de tus inversiones si fuera necesario.

Esperamos que puedas seguir estos consejos y que el riesgo de tus inversiones baje. Del mismo modo, que tus ganancias aumenten.

Te podría interesar...
Objetivos SMART: ¿qué son y cómo te ayudan a mejorar tus finanzas?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Objetivos SMART: ¿qué son y cómo te ayudan a mejorar tus finanzas?

Los objetivos SMART ayudan a implementar hábitos y responsabilidades para organizar las finanzas con una estrategia adecuada.



  • Baute, M. (2014). El camino hacia la Libertad Financiera. Lulu. com.
  • Andaluz, L. (2014). Educación financiera. Palibrio.
  • Romero Meza, R. (2005). Medidas de riesgo financiero.
  • Cabrera García, J. L. (2003). Mercado de derivados para la cobertura de riesgo financiero.
  • Ariadna, M. F. C. Riesgo Financiero.
  • Orellana-Osorio, I., Reyes, M. A., & Cevallos-Rodríguez, E. (2019). Evolución de los modelos para la medición del riesgo financiero. UDA AKADEM, (3), 7-34.