Remedios para la candidiasis oral: 10 alternativas naturales

La candidiasis oral a veces requiere tratamiento con fármacos antimicóticos. No obstante, los casos leves suelen mejorar con remedios naturales.
Remedios para la candidiasis oral: 10 alternativas naturales
Vanesa Evangelina Buffa

Revisado y aprobado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa.

Última actualización: 17 julio, 2024

La aparición de unas manchas blanquecinas y cremosas en áreas como la lengua, las encías y las comisuras de los labios, alerta la presencia de candidiasis oral u hongos en la boca. Esta infección, causada por el crecimiento excesivo de la levadura Candida albicans, se trata con medicamentos antimicóticos. Sin embargo, algunos remedios naturales suelen ser suficientes para mejorar los casos leves. 

Opciones como el bicarbonato de sodio, el yogur natural, la cúrcuma, los enjuagues con agua salada y varios aceites esenciales han exhibido efectos positivos frente a esta infección. Y es que no solo ayudan a detener el crecimiento del hongo, sino que reducen síntomas como la acumulación de placa, la inflamación, el mal aliento, la sensación de quemazón, entre otros. Descubre cómo utilizarlos.

1. Bicarbonato de sodio

Los enjuagues preparados con bicarbonato de sodio han sido uno de los remedios naturales más utilizados a la hora de combatir la candidiasis oral. Se postula que este ingrediente altera el pH de la boca y crea un entorno menos favorable para el crecimiento de la Candida albicans

Al respecto, un estudio divulgado a través de Journal of Oral and Maxillofacial Surgery informó que el uso de un enjuague bucal con bicarbonato de sodio al 3 % ayudó a reducir hasta en un 13 % las probabilidades de candidiasis oral en pacientes que se sometieron a una cirugía oral.

Otro estudio destacó que una solución de bicarbonato de sodio al 5 % resultó eficaz para controlar la adherencia de Candida albicans a los materiales de las prótesis dentales. De esta manera, este remedio es ideal para pacientes con dentaduras postizas, quienes son susceptibles a sufrir inflamación severa de la mucosa oral (estomatitis protésica) a causa de esta levadura.

¿Cómo utilizarlo?

  • Primero, disuelve media cucharadita de bicarbonato de sodio (2,5 gramos) en una taza de agua tibia (250 mililitros).
  • A continuación, emplea el líquido para hacer buches durante 2 minutos.
  • Escupe el enjuague y repite su uso 2 o 3 veces al día.

2. Yogur natural

Una de las alternativas naturales para combatir la candidiasis oral de forma segura es el yogur natural que contiene cepas de probióticos o cultivos vivos activos. Si bien no es una solución para erradicar la infección, su consumo ayudaría a suprimir el crecimiento de la Cándida albicans en el cuerpo. 

Dada su naturaleza ácida, dificulta el crecimiento del hongo en la boca. Asimismo, su aporte de bacterias como la Lactobacillus acidophilus ayuda a restaurar el equilibrio de bacterias saludables en el intestino y fortalece el sistema inmunitario. De este modo, también mejora la respuesta del cuerpo frente a la infección.

¿Lo mejor? Puede emplearse hasta para la candidiasis oral en bebés y niños. Es seguro, nutritivo y fácil de incorporar a la dieta. Eso sí, según la edad de tu bebé, primero debes consultar al pediatra para confirmar si puede consumirlo.

¿Cómo utilizarlo?

  • Consume yogur natural con probióticos dos veces al día, ante el primer signo de candidiasis oral.
  • Eso sí, asegúrate de que esté libre de azúcar para evitar otros daños en la boca.


3. Zumo de limón

Aunque no se ha estudiado el zumo de limón como posible coadyuvante contra la candidiasis de la boca, por mucho tiempo ha sido un remedio tradicional a la hora de combatir esta infección. Se cree que su contenido de ácido cítrico le confiere propiedades antifúngicas que ayudan a detener la proliferación de C. albicans.

Los estudios disponibles se han realizado con el aceite esencial de limón, en concentraciones del 1,56 %, el cual puede inhibir la formación de las biopelículas de las candidiasis, por lo que se considera que tiene potencial como antifúngico.

Si no dispones del aceite, puedes intentar con el jugo del limón, pues suele ser seguro y bien tolerado por la mayoría de las personas. Solo hay que asegurarse de no aplicarlo de forma directa sobre las lesiones, ya que puede causar ardor y molestia. Además, tampoco debes utilizarlo durante mucho tiempo ya que podría tener un impacto negativo en tu dentadura al erosionar el esmalte.

¿Cómo utilizarlo?

  • Exprime el zumo de medio limón en una taza de agua tibia (250 mililitros).
  • Realiza buches con la mezcla, 2 o 3 veces al día.

4. Cúrcuma

La cúrcuma —y en especial su principal compuesto activo, la curcumina— ha sido valorada en varios sistemas de medicina holística debido a sus propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antifúngicas. En lo que a salud oral se refiere, es un conocido remedio contra los hongos en la boca.

La evidencia preliminar sugiere que la curcumina tiene potencial para detener el crecimiento de Cándida albicans. Además, se postula como una estrategia útil para afrontar la resistencia a los medicamentos en este tipo de infecciones.

Hay que considerar que los estudios han utilizado curcumina de forma aislada y no directo de la cúrcuma. Pese a esto, testimonios en línea han informado obtener beneficios similares usando la especia.

¿Cómo utilizarla?

  • En primer lugar, calienta una taza de agua (250 mililitros).
  • Cuando llegue a ebullición, agrégale media cucharadita de cúrcuma (2,5 gramos).
  • Vierte también una pizca de pimienta negra (que mejora la absorción de la curcumina).
  • Ingiere la infusión, pero agítala por toda la boca mientras la bebes.

5. Enjuagues con agua salada

La solución salina o el enjuague con agua salada se ha utilizado desde la antigüedad como complemento para la higiene bucal. Su aplicación altera el entorno que necesitan los microorganismos para proliferar y, de paso, disminuye la acumulación de placa.

No está claro si también detiene el crecimiento de hongos como la Cándida albicans. Pese a esto, su uso es frecuente como complemento para reducir el mal aliento, las manchas blancas y el mal sabor causados por esta infección.

¿Cómo utilizarlo?

  • Disuelve media cucharadita de sal (2,5 gramo) en una taza de agua tibia (250 mililitros).
  • Realiza buches con la solución, durante 15 o 20 segundos, y escupe.

6. Vinagre de sidra de manzana

El contenido de ácido maleico del vinagre de manzana lo convierten en un aliado para combatir la candidiasis oral de forma natural. Su uso disminuye la presencia de hongos, dado que altera el entorno que necesitan para proliferarse.

Un estudio divulgado en Journal Of Prosthodontics concluyó que el vinagre de sidra de manzana mostró propiedades antifúngicas contra Candida spp, especialmente en la limpieza de dentaduras postizas acrílicas. En particular, ayudó a prevenir la colonización de levaduras en las prótesis, reduciendo así el riesgo de infecciones en las mucosas orales.

¿Cómo utilizarlo?

  • El vinagre no debe aplicarse de manera directa en la boca, sino que se utiliza para limpiar las prótesis dentales. Diluye una cucharada del ingrediente (15 mililitros) por cada taza de agua tibia (250 mililitros).
  • Sumerge las prótesis dentales en esta solución durante 30 minutos.
  • Enjuaga bien con agua antes de volver a colocarlas en la boca.

7. Hierba de limón

La hierba de limón, mejor conocida como limoncillo, puede emplearse tanto en infusiones como en enjuagues para combatir la candidiasis oral. Debido a sus propiedades antifúngicas y antiinflamatorias, sirve como coadyuvante para detener el crecimiento de los hongos y calmar los síntomas que provoca en la boca.

El aceite esencial obtenido de esta planta parece ser todavía más efectivo contra la C. albicans. En concreto, este podría ayudar a reducir la presencia del hongo en dispositivos dentales.

¿Cómo utilizarlo?

  • Vierte 15 gramos de hierba de limón en una taza de agua caliente (250 mililitros) y déjala reposar entre 5 y 10 minutos.
  • Cuela la infusión y úsala como enjuague bucal. Realiza buches durante mínimo 30 segundos y escupe los residuos.
  • Si lo prefieres, agrega 3 gotas de aceite esencial de limoncillo en una taza de agua tibia (250 mililitros). Usa el líquido para hacer buches.

8. Aceite esencial de orégano

En estudios in vitro, el aceite esencial de orégano (Origanum vulgare) ha exhibido potencial como tratamiento alternativo contra las infecciones causadas por Cándida albicans. Su principio activo, el carvacrol, explica sus propiedades antifúngicas.

No obstante, como advierte la Clínica Cleveland, su uso debe hacerse con precaución. Primero porque la evidencia disponible proviene de estudios en animales y de laboratorio, pero también porque ingerir este aceite puede afectar la capacidad del cuerpo para absorber cobre, hierro y zinc. Lo más recomendable es reservar su uso para enjuagues.

¿Cómo utilizarlo?

  • Vierte de 2 a 3 gotas de aceite esencial de orégano en un vaso de agua tibia (200 mililitros).
  • A continuación, realiza gárgaras con la solución durante 2 minutos.
  • Escupe los restos y repite su uso 2 veces al día.

Precaución: este aceite esencial no debe ingerirse. Además, hay que diluirlo en agua, pues en su forma pura puede ser irritante para las mucosas. 

9. Aceite de clavo

En odontología, el aceite esencial de clavo se utiliza por sus propiedades analgésicas, antisépticas y antiinflamatorias. Su compuesto activo, el eugenol, se asocia al control del crecimiento de los hongos en la boca. 

En un estudio publicado en Frontiers in Pharmacology, el eugenol fue efectivo como antifúngico para tratar la candidiasis oral. Si bien la evidencia sigue siendo limitada, los enjuagues con este ingrediente se consideran un tratamiento prometedor.

¿Cómo utilizarlo?

  • Agrega 2 gotas de aceite esencial de clavo en una taza de agua tibia (250 mililitros).
  • Realiza buches con el líquido, durante 30 o 40 segundos y escupe.
  • Repite su uso 2 o 3 veces al día.

Precaución: este remedio no debe emplearse en niños pequeños, ni en pacientes con dermatitis alérgica. Tampoco conviene aplicarlo si hay lesiones en la boca (puede ser irritante). 

10. Otros aceites esenciales

Además de los aceites antes mencionados, hay otros aceites esenciales que se valoran en la medicina natural por sus propiedades antifúngicas, por lo que pueden emplearse como tratamiento potencial anti- Candida y antibiofilm. Destacan las siguientes opciones:

¿Cómo utilizarlos?

  • Dado que falta más investigación para confirmar su seguridad y eficacia, es importante su uso prudente, solo de forma tópica, siempre diluidos.
  • Vierte 2 o 3 gotas del aceite esencial de tu elección en una taza de agua tibia (250 mililitros).
  • Realiza buches durante 30 o 40 segundos y escupe.
  • De modo opcional, mezcla 2 o 3 gotas del aceite de tu elección en una cucharada de aceite de coco líquido (15 gramos). Luego, procede con los buches durante un minuto.
  • Tras finalizar el tratamiento, espera al menos 15 minutos antes de cepillarte los dientes de manera habitual.

¿Hay otras formas naturales de deshacerse de la candidiasis oral?

Sí. De hecho, más importante que el uso de los remedios antes citados es la práctica de buenos hábitos de higiene oral. Es primordial enjuagarse bien la boca después de las comidas y cepillarse bien los dientes. También, utilizar hilo dental y raspador de lengua para complementar la limpieza.

Otro aspecto para considerar es la alimentación. Los alimentos abundantes en levadura, azúcares y grasas pueden empeorar los síntomas de la candidiasis oral. Por ello, procura evitar la ingesta de productos de bollería o panadería, dulces, golosinas y azúcar agregado, leche y mantequilla, embutidos y otros ultraprocesados.

En lugar de estos, prioriza la ingesta de alimentos con probióticos (yogur, kéfir, kimchi, encurtidos, etcétera), proteínas magras (pollo, huevos, pescados y carne), ajo y cebolla, grasas saludables (frutos secos, semillas, aceite de oliva, aguacate), cereales libres de gluten y vegetales verdes.

Por último, recuerda realizar visitas periódicas al odontólogo. El profesional no solo precisará un tratamiento antimicótico de ser necesario, sino que evaluará si hay riesgo de otras complicaciones.



Cuándo consultar al médico

La mayor parte de los casos de candidiasis oral no son graves y, de hecho, algunas pueden desaparecer sin un tratamiento. No obstante, cuando la persona tiene un sistema inmunitario debilitado, lo mejor es consultar al médico. La infección no tratada tiende a propagarse con más facilidad en estos pacientes.

Si los síntomas no mejoran en pocos días, es importante recibir un diagnóstico profesional. Hay otras afecciones cuyos síntomas son similares a los de la candidiasis oral. Por lo tanto, puede ser necesario un tratamiento distinto.

Algunos remedios naturales pueden estar contraindicados para bebés, niños o mujeres embarazadas. Este es otro motivo para consultar antes de usarlos como opción de tratamiento.

La atención médica inmediata es necesaria si:

  • Las manchas blanquecinas y gruesas se extienden hasta la garganta.
  • La candidiasis se presenta con dolor de garganta o dolor al tragar.
  • Hay náuseas y vómitos.
  • Se produce fiebre y fatiga.
  • Hay pérdida del apetito.

¿Qué debes recordar?

Debido a sus propiedades antifúngicas, algunos ingredientes naturales apoyan el tratamiento de la candidiasis oral en casos leves. Sin embargo, su aplicación no sustituye los hábitos de higiene dental ni los medicamentos antimicóticos recetados por el médico.

Así pues, sin importar la opción que desees probar, asegúrate de complementarla con un correcto cepillado de dientes, uso de hilo dental y, si es posible, limpiador de lengua. Además, no olvides que la dieta también supone una estrategia clave para controlar esta infección, por lo que debes mejorarla.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.