Remedios caseros para hongos en las uñas

Yamila Papa Pintor·
09 Mayo, 2021
Las personas que están en contacto constante con el agua son más propensas a tener hongos. También lo son aquellas mayores de 60 años que padecen diabetes o tienen un sistema inmune débil.

Los hongos en las uñas son una enfermedad que, aunque sea leve, resulta incómoda y sumamente antiestética. Tendemos a pensar que los hongos suelen aparecer sobre todo en los dedos de los pies, pero lo cierto es que también pueden darse en las manos.

¿Te han afectado alguna vez? Si es así, entonces recordarás las molestias que te ocasionaron. También es posible que recuerdes cuáles fueron los remedios que te ayudaron a combatir el problema.

Si tienes las uñas amarillentas, verdes o marrones, no dudes en echar un vistazo a estos remedios caseros para hongos que vamos a comentarte a continuación.

Características de la onicomicosis

En términos médicos, este problema se denomina onicomicosis, pero comúnmente se les dice simplemente “hongos en las uñas”. Es algo muy frecuente, sobre todo en los hombres y en los dedos grandes de los pies. También se pueden presentar en las manos; en este caso, afecta más a las mujeres.

Apenas una uña se infecta con un hongo, este podrá propagarse a las demás sin problemas, pero siempre en el mismo miembro. Esto quiere decir entre las uñas del mismo pie o de la misma mano o bien pasar de un pie a otro o de una mano a la otra; son muy raras las ocasiones en las que teniendo hongos en los pies pasen a las manos.

Como explican los expertos de Mayo Clinic, generalmente, los hongos son causados por agentes relacionados al ambiente, tales como la humedad y las altas temperaturas. Algunas causas pueden ser, por ejemplo, usar calzado cerrado muchas horas al día, pasar horas en una piscina, etc.

Mal olor en los pies: ¿cómo combatirlo?
El exceso de sudoración, sumado al contacto con bacterias y hongos, es lo que ocasiona mal olor en los pies e infecciones en las uñas.

Pueden afectar, a su vez, a personas que constantemente están en contacto con el agua, lavando platos, limpiando casas, o también a los adultos mayores de 60 años que padecen diabetes, problemas de circulación o cuyo sistema inmune es débil.

A partir de que los hongos afectan la uña, esta se vuelve más gruesa y comienza a verse amarillenta. En algunos casos, adquieren tonos grises, verdes, marrones y negros.

Según va progresando la afección, esta invade más áreas de la uña, la cual se pela y hasta se puede caer. Debajo, la piel estará roja e hinchada y producirá picazón.

En el caso puntual de los hongos en las uñas de las manos, estas se tornan amarillas o marrones, agrietadas, quebradizas y débiles. No tienen la fuerza suficiente para crecer y hasta se caen.

Descubre: Propiedades curativas del ajo

Recomendaciones para evitar los hongos en las uñas de los pies

Con estas sugerencias, podremos evitar este incómodo problema en nuestros miembros inferiores:

  • No utilizar un calzado demasiado apretado ni de materiales sintéticos. A los hongos ‘les encantan’ los ambientes húmedos, oscuros y poco ventilados, porque allí es donde pueden multiplicarse. Durante el invierno, hay que tener cuidado de permanecer mucho tiempo con medias mojadas o húmedas.
  • El material prohibido es aquél que no permite a la piel “respirar”, como ser el plástico. Se aconsejan los zapatos de cuero y, en lo posible, con áreas que dejen el pie libre, sobre todo los dedos.
  • Evitar caminar descalzo en lugares públicos como baños de gimnasios, vestuarios, duchas o piscinas. En caso de hacerlo, lavar y secar muy bien los pies antes de colocarse el calzado.
  • No utilizar el cortaúñas o alicate de otras personas: Siempre llevar el propio y no compartir con los demás. Si se tienen hongos en una uña, no usar la misma herramienta que para cortar las demás uñas; así, se evita su traspaso. Además, se aconseja cortar las uñas en línea recta y regularmente.
  • Usar calcetines que sean 100 % de algodón, que absorban la humedad de los pies. Si se mojan, cambiarlos lo antes posible y aplicar talco.

Descubre: El mejor remedio para los callos de los pies: cebolla y vinagre blanco

Recomendaciones para evitar los hongos en las uñas de las manos

Por otro lado, para evitar la proliferación de hongos en las manos, debemos:

  • Utilizar guantes impermeables para lavar los platos, la ropa o los pisos: es decir, todo lo que requiera contacto con el agua.
  • No usar la lima de otras personas, tampoco el cortaúñas. Llevar siempre la propia y evitar mezclar la reservada para la uña afectada con la de las sanas.
  • No compartir toallas o paños con otras personas para evitar el contagio.
  • No comerse las uñas.

Remedios caseros para los hongos en las uñas

En caso de que esta afección ya se haya manifestado, es posible aplicar los siguientes tratamientos naturales para combatirla. Ten en cuenta que su eficacia no está basada en la literatura científica, sino en anécdotas. Por ende, no son soluciones infalibles. En cambio sí pueden considerar un buen coadyuvante.

  • Mezcla una cucharadita de aceite de oliva con tres gotas de aceite del árbol del té y aplica directamente sobre la uña durante 20 días no consecutivos.
  • Introduce la uña en el zumo de varios limones o bien pasa el limón directamente por la uña.
  • Vierte una taza de vinagre de manzana en un recipiente con agua, remoja los pies 20 minutos y luego seca bien. Puedes usar un secador de cabello en temperatura moderada para quitar toda la humedad que pueda quedar debajo de las uñas.
  • Mezcla una cucharadita de aceite de oliva con tres gotas de aceite esencial de orégano y aplica todos los días en la uña afectada por tres semanas seguidas.
  • Mezcla medio vaso de aceite de ricino con siete gotas de zumo de limón y ubica los pies en el recipiente. Hazlo por seis semanas consecutivas. Lava y seca bien los pies al finalizar.
  • Hierve cinco dientes de ajo con una taza de agua. Vierte la preparación en un recipiente y, cuando esté tibia, coloca allí los pies y haz las uñas queden sumergidas al menos 15 minutos; luego, seca bien. Repite el procedimiento por cuatro semanas.
  • Mezcla bicarbonato de sodio con agua hasta que formes una pasta. Pásala con un algodón por toda la uña y, si se puede, en el interior —para que tome contacto con la piel—. Dejar unos minutos y luego enjuagar y secar bien.

Con estas recomendaciones, podrás hacer frente a los hongos en manos y pies. No obstante, ten siempre presente que, de notar cualquier síntoma extraño, la consulta médica debe ser una prioridad a cumplir cuanto antes.

Si sufres de diabetes, evita recurrir a los remedios caseros y consulta primero con el médico cuál es el tratamiento más adecuado para los hongos.

  • Kytöviita, M. M., & Ruotsalainen, A. L. (2007). Mycorrhizal benefit in two low arctic herbs increases with increasing temperature. American Journal of Botany. https://doi.org/10.3732/ajb.94.8.1309
  • Perveen, S., & Al-Taweel, A. M. (2017). Phenolic Compounds from the Natural Sources and Their Cytotoxicity. In Phenolic Compounds – Natural Sources, Importance and Applications. https://doi.org/10.5772/66898
  • Singal, A., & Khanna, D. (2011). Onychomycosis: Diagnosis and management. Indian Journal of Dermatology, Venereology, and Leprology. https://doi.org/10.4103/0378-6323.86475
  • Haneke, E. (1991). Fungal infections of the nail. Semin Dermatol.