7 remedios naturales para la piel reseca

¿Quieres saber cómo hidratar tu piel con productos totalmente naturales? En nuestro artículo te ofrecemos varias opciones.
7 remedios naturales para la piel reseca
Mariel Mendoza

Revisado y aprobado por la médica Mariel Mendoza.

Escrito por Ekhiñe Graell

Última actualización: 13 diciembre, 2022

La piel es una de las partes más importantes de nuestro cuerpo, ya que nos aporta protección. Es por ello que es fundamental protegerla y cuidarla. La deshidratación de la piel es uno de los problemas más comunes, uno que puede generar picor e irritación. Hoy recopilamos los mejores remedios naturales para la piel reseca que puedes usar.

Los especialistas se refieren a este problema como xeroderma, un trastorno que puede desarrollarse por cambios en el medio ambiente (frío, calor, humedad), enfermedades subyacentes, medicamentos o edad avanzada. En general, se trata de una condición benigna, aunque el prurito puede generar excoriaciones que a su vez pueden derivar en infecciones.

7 remedios caseros y naturales para la piel reseca

De manera general, la piel reseca suele tener dos catalizadores: los factores externos y los factores endógenos. En el primer caso destacamos la limpieza excesiva de la piel, los cambios ambientales en el entorno y la interacción con agentes irritantes.

En el segundo caso, los factores endógenos reúnen causas mucho más complejas. Las enfermedades cutáneas, las enfermedades sistémicas, las enfermedades psiquiátricas, los patrones dietéticos y la ingesta de medicamentos suelen explicar muchos de los episodios.

Con todo esto te queremos decir que lo mejor que puedes hacer es consultar con un dermatólogo para determinar las verdaderas causas. Así, los remedios caseros y naturales para la piel reseca son solo paliativos, no tratan el desencadenante en sí mismo. Te dejamos con los mejores que puedes usar.

1. Mascarilla de yogur

Se ha sugerido que la aplicación de probióticos por vía tópica puede ayudar a tratar desórdenes de la piel. También existe evidencia de que pueden ser beneficiosos tras su ingesta oral, de mamera que tienes dos alternativas para usarlos como parte de los remedios naturales para la piel reseca.

Así, puedes utilizar una mascarilla de yogur en el área afectada para mejorar la hidratación local y combatir síntomas asociados (picor, irritación y demás). Debe aplicarse de forma extendida, y debes esperar al menos 10 minutos antes de retirarla. Procura lavar con agua y jabón antes y después de usar esta mascarilla.

2. Miel

Existe evidencia de que la miel puede ser útil para tratar los síntomas de la dermatitis atópica. Se sabe que puede modular el sistema inmunitario de la piel, acelerar la recuperación de heridas y controlar la población bacteriana de la epidermis. Por último, los expertos le atribuyen propiedades emolientes, humectantes y calmantes.

La mejor forma de aprovechar la miel para la piel reseca es mediante una mascarilla local. Puedes extender un poco de esta en el área afectada, en lo posible luego de bañarte. La miel no se debe usar en niños menores de un año debido al riesgo de botulismo, de modo que reserva su uso solo a los adultos. Procura hacer lo mismo con otros remedios naturales para la resequedad en la piel.

3. Mascarilla de aguacate y aceite de oliva

Mezclar un poco de aguacate con unas cuantas gotas de aceite de oliva es otra excelente idea para combatir la piel reseca. Se ha sugerido que el aceite de oliva puede puede modular la población bacteriana de la superficie de la piel, controlar procesos inflamatorios cutáneos, mediar en la cicatrización de las heridas y mediar en el envejecimiento de la piel.

El aguacate se ha usado, y se sigue usando, en diferentes productos para el cuidado de la piel y el cabello. De hecho, no es difícil encontrar cremas hidratantes para la piel seca que lo incorporan como ingrediente principal. Puedes apelar a estas, o hacer una mezcla casera de aguacate y aceite de oliva.

4. Aceite para bebés

El aceite para bebés es posiblemente uno de los mejores productos que existen para combatir la piel reseca. El principal compuesto de este es el aceite mineral. Se sabe que el aceite mineral mejora la suavidad de la piel y la función de barrera mejor que otros emolientes. Los expertos lo recomienda ampliamente para mejorar la hidratación de la piel.

5. Aceite de almendras

El aceite de almendras también tiene grandes beneficios para la piel reseca, gracias a que la hidrata. Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias y estimulantes de la inmunidad. Este producto se puede conseguir muy fácilmente. Después de un tiempo observarás los resultados: una piel más saludable e hidratada.

6. Aloe vera

Los expertos han utilizado aloe vera como tratamiento natural para la piel seca. Sus compuestos reúnen propiedades hidratantes, de manera que no es inusual encontrarlos en cremas, ungüentos y demás productos para la piel. Puedes hacerte con uno de estos, o en su defecto aplicar directamente el cristal en la zona afectada.

7. Agua

Evidentemente, para evitar la piel reseca no solo basta con aplicar remedios o cremas que la hidraten. Se ha establecido una relación estrecha entre la ingesta de líquidos y la hidratación de la piel. Es por ello que uno de los mejores consejos para la salud dérmica es beber abundante agua a lo largo del día.

Como puedes ver, existen varios remedios naturales para la piel reseca que puedes usar. Estos te proporcionan un alivio casi inmediato, aunque debes consultar con un dermatólogo si el problema persiste. Así, puedes atacar el problema desde la raíz y no generas una dependencia a productos comerciales o caseros.

Te podría interesar...
Los mejores productos naturales para la piel seca
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Los mejores productos naturales para la piel seca

En este artículo compartimos los 10 mejores productos caseros para hidratar la piel seca, como la avena, la banana, la leche o la miel.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.