9 remedios caseros y naturales para tratar el pie de atleta

Además de mantener una higiene adecuada y evitar la humedad en la zona, puedes usar algunos remedios caseros y naturales para tratar el pie de atleta. ¡Descúbrelos!
9 remedios caseros y naturales para tratar el pie de atleta
Carlos Fabián Avila

Revisado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila.

Última actualización: 04 enero, 2023

Se estima que hasta el 25 % de la población padecerá al menos una vez de pie de atleta. También se conoce como como tinea pedis, y el hongo que la desencadena no es otro que los dermatofitos. Además del tratamiento antimicótico recetado por los especialistas, puedes apelar por remedios caseros para tratar el pie de atleta.

A pesar de lo que puede sugerir su nombre, la afección no es exclusiva de las personas que practican deporte. Cualquiera puede desarrollarlo, aunque es más común en contextos donde la humedad en el área de los pies es muy alta. Además de ello, y como señalan los expertos, la edad y las grado de refuerzo del sistema inmunológico pueden condicionar su desarrollo.

Normalmente, las alilaminas tópicas (terbinafina y naftifina), la ciclopirox olamina tópica y los azoles tópicos (clotrimazol, nitrato de sulconazol, nitrato de econazol, tioconazol y otros) son los productos antimicóticos más usados. Como complemento de ellos, e incluso como opción principal, puedes utilizar remedios naturales para tratar el pie de atleta.

¿Cuáles son las causas del pie de atleta?

¿Cuáles son las causas del pie de atleta?
El pie de atleta es una infección causada por hongos que crecen con facilidad en ambientes húmedos y cálidos.

De acuerdo con información recopilada en el National Center for Biotechnology Information, el pie de atleta o Tiña pedis está causado por la infección de hongos dermatofitos. Estos pueden llegar a la piel a través de pequeñas grietas o heridas de su capa superior. Algunos casos se pueden desencadenar por infección de levadura, aunque son raros.

Puesto que los pies suelen estar en un ambiente húmedo y cálido, estos hongos consiguen proliferarse. A su vez, hay más probabilidades de contraer la infección debido a los siguientes factores:

  • Humedad en los pies durante largos períodos de tiempo.
  • Transpiración excesiva.
  • No secarse bien.
  • Lesiones menores en la piel.
  • Deficiencias inmunitarias.
  • Usar calcetines o medias que no sean de algodón, o calzados cerrados de plástico, en los que los pies no se ventilan adecuadamente.
  • Compartir el calzado, incluso calcetines y ropa de cama con personas que tienen la infección.
  • Caminar descalzos por lugares como baños públicos o duchas comunes.

Para empeorar el asunto, el pie de atleta es muy contagioso al contacto: de dedo a dedo, de pie a pie, con pisos de duchas, con el zapato, por nombrar algunos. Por tanto, una vez detectado, se debe neutralizar de manera eficiente y evitar su propagación.



¿Cuáles son los síntomas del pie de atleta?

En general, se distinguen tres manifestaciones típicas del pie de atleta: maceración de la piel entre los dedos, descamación en las plantas de los pies y enrojecimiento y erupciones vesiculares en toda su superficie. Las personas pueden desarrollar una sola manifestación o bien todas en conjunto.

Los síntomas del pie de atleta pueden manifestarse de una forma u otra, en función de la severidad de la infección. Con frecuencia, puede causar:

  • Mal olor.
  • Una erupción cutánea escamosa de color rojo.
  • Dolor cuando se extienden los dedos.
  • Ampollas que supuran líquido o forman costra.
  • Resequedad en la piel.
  • Ardor y picazón.

Aunque es cierto que la infección no pone en peligro la vida de la persona, puede ser motivo de gran incomodidad y vergüenza. Además, puede propagarse a otras partes del cuerpo con facilidad, así como infectar a otras personas. Por tanto, se trata de una complicación dérmica que nunca debe desestimarse.

9 remedios caseros y naturales para combatir el pie de atleta

El pie de atleta es una infección micótica, por lo tanto, su tratamiento de primera línea suelen ser productos antimicóticos recetados o de venta libre. Información divulgada en Cochrane Library destaca que los antimicóticos se usan 2 veces al día, durante unas 4 semanas, para combatir esta infección.

Sin embargo, en algunas personas el proceso debe extenderse más o se debe repetir, ya que hay riesgo de reinfección. Por otro lado, es conveniente mantener los pies secos, usar calzado ventilado y evitar andar descalzos en piscinas y lugares públicos.

Ahora bien, también hay disponibles una serie de remedios caseros y naturales para tratar el pie de atleta, los cuales pueden servir como coadyuvantes o complementos. Veamos.

1. Vinagre

Vinagre
El vinagre debe emplearse en cantidades moderadas, pues es ácido y puede alterar el pH de la piel. Dos cucharadas serán suficientes.

Los baños con vinagre son uno de los remedios populares contra el pie de atleta. Según un estudio publicado en Medscape General Medicine , tiene propiedades antiinfecciosas. Además, un artículo de revisión menciona los efectos antimicóticos del vinagre y su uso en la dermatología, , no obstante, hacen falta más evidencias sobre su eficacia contra la Tiña pedis.

En cualquier caso, el vinagre es un producto que, usado de forma moderada, al parecer calma síntomas como la comezón. Si deseas probarlo en casa, apunta las siguientes instrucciones.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de vinagre (30 ml)
  • 3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

  • Para empezar, junta el vinagre con agua tibia en un balde.
  • Introduce los pies y mantenlos en remojo durante 15 minutos.
  • Al finalizar, sécalos muy bien. Repite este proceso dos veces al día.

2. Sal

Otro remedio que quizá puede ayudar a calmar el pie de atleta es nada más y nada menos que la sal. Como en el caso anterior, puedes utilizarlo a través de baños.

Ingredientes

  • 6 cucharadas de sal (60 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)

Preparación

  • Para empezar, añade la sal en un cubo con agua.
  • A continuación, sumerge los pies.
  • Por último, pasados 15 o 20 minutos, sécalos bien.
  • Repite este proceso durante 15 días.

3. Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio
El bicarbonato mezclado con agua suele ser seguro para la mayoría de personas. No obstante, hay que suspender su uso en caso de observar alguna reacción indeseada.

En la literatura popular, ingredientes como el bicarbonato de sodio se han empleado como coadyuvantes para problemas como los hongos en los pies. Si bien faltan investigaciones que respalden este hecho, en un estudio publicado en la revista Mycopathologia se encontró que este ingrediente tiene actividad como antifúngico, cuando se emplea en la piel.

De cualquier modo, como son necesarias más investigaciones al respecto, debes usarlo con precaución para tratar el pie de atleta. En caso de notar una reacción desfavorable, será necesario suspender su uso y enjuagar con abundante agua.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de bicarbonato (20 g)
  • Agua (la necesaria)

Preparación

  • Para empezar, hay que mezclar el bicarbonato con un poco de agua. La idea es que quede una pasta espesa. Así, en función de la cantidad que sea necesaria, se añade más agua o más bicarbonato.
  • Por último, masajea la zona afectada con la pasta y déjala actuar. Pasados 20 minutos, enjuagar y, por supuesto, sécala bien.

4. Jugo de cebolla

La cebolla cuenta con propiedades antifúngicas que, al parecer, pueden ayudar en el tratamiento del pie de atleta. En una investigación publicada en la revista Fitoterapia se determinó que este ingrediente, al igual que el ajo, tiene efectos prometedores en el tratamiento de enfermedades fúngicas como las que causan los dermatofitos.

Al igual que en el caso anterior, faltan evidencias para confirmar su seguridad y eficacia. Por eso, en caso de notar algún efecto indeseado, es mejor suspender su uso.

Ingredientes

  • 1 o 2 cebollas

Preparación

  • Para empezar, procesa las cebollas hasta obtener el jugo.
  • A continuación, con ayuda de un algodón, aplica el jugo en la zona infectada (tras haberla limpiado con algún producto antimicótico).
  • Por último, límpialo y protégelo con talco para evitar residuos de humedad.

5. Té

Té para el pie de atleta
Hay quienes señalan que introducir los pies en un barreño con té puede ayudar contra los hongos. No obstante, faltan evidencias que lo comprueben.

Los baños con bolsas de té pueden tener un efecto calmante contra síntomas como la comezón e irritación causada por el pie de atleta. Se dice que también puede ayudar contra los hongos, pero hacen falta más estudios.

Ingredientes

  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • 6 cucharadas de té (60 g) o 6 bolsitas

Preparación

  • Para empezar, calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade el té y deja que infusione durante 15 minutos.
  • Después del tiempo indicado, retira del fuego y espera a que se entibie.
  • Por último, una vez frío, filtra y lava los pies con el líquido.
  • Conviene repetir el proceso durante un mes.

7. Yogur natural

El yogur tiene múltiples propiedades. En este caso, sus bacterias vivas, también conocidas como probióticos, parecen ayudar a impedir que el hongo del pie de atleta se siga propagando, de acuerdo con hallazgos compartidos en Frontiers in Microbiology.

Preparación

  • En primer lugar, coloca un poco de yogur natural en el área afectada y déjalo secar.
  • Al finalizar, remuévelo con cuidado con un paño limpio y asegúrate de que el pie se encuentre seco del todo.


8. Ajo

Otro remedio casero que se puede usar para tratar el pie de atleta es un baño de pies con agua tibia, donde previamente se han introducido algunos dientes de ajo triturados.

Además de dar un excelente sabor a los guisos, se ha comprobado que el ajo es un tratamiento efectivo contra diferentes tipos de hongos, según se menciona en los estudios realizados al respecto. Incluso, este artículo de investigación sugiere el uso de jabón de ajo al encontrar resultados positivos para el tratamiento de infecciones fúngicas en la piel.

9. Aceite del árbol del té

Del árbol del té (Melaleuca alternifolia) se extrae un aceite, el cual tiene una gran variedad de usos y aplicaciones, incluso para tratar diversos problemas de salud.

Al respecto, se considera que tiene propiedades antifúngicas. Por tal razón, los estudios señalan que se ha utilizado aceite de árbol de té, demostrando efectividad en infecciones fúngicas, como la Tinea pedis.

Ahora bien, si se va a usar este remedio casero para tratar el pie de atleta, se debe tener cuidado, porque puede ser un irritante de la piel. Por ello, es necesario diluir unas gotas en aceite coco o de oliva, antes de frotarlo sobre la parte afectada.

La higiene en el pie de atleta

Además de los remedios caseros para el pie de atleta, hay otras medidas que podemos tomar nosotros mismos. En tal sentido, hay que mantener buenos hábitos de higiene, ya que esto es determinante para controlar la infección. 

  • Para empezar, usa calcetines secos y limpios.
  • Durante la ducha, lava los pies con agua y jabón, y luego sécalos con atención.
  • Usa sandalias en los pisos de las duchas y piscinas públicas.
  • Coloca polvos antimicóticos (como el talco) en los pies para evitar la formación de humedad.
  • Por último, usa zapatos de materiales naturales, como el cuero, y alternar varios calzados.
  • No compartas toallas y otras prendas que uses para secar tu cuerpo o que entren en contacto con tus pies.

El tratamiento médico es indispensable

Los remedios comentados no son milagrosos y pueden ser ineficaces en muchos casos para tratar el pie de atleta. A menudo, sus efectos se consiguen tras varias aplicaciones, a largo plazo. Por otro lado, no remplazan el tratamiento médico. Solo si el profesional de la salud lo autoriza, puedes emplear los remedios caseros para tratar el pie de atleta.

Te podría interesar...
Maneras naturales para eliminar el pie de atleta
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Maneras naturales para eliminar el pie de atleta

Existen varios remedios de origen natural que pueden ayudar a eliminar el pie de atleta. En esta oportunidad queremos compartir varias recetas efec...



  • Budak, N. H., Aykin, E., Seydim, A. C., Greene, A. K., & Guzel-Seydim, Z. B. (2014). Functional Properties of Vinegar. Journal of Food Science.
  • Crawford F. (2009) Athlete's foot. BMJ Clin Evid. 2009:1712. https://doi.org/10.1111/1750-3841.12434
  • Elhage, K. G., St Claire, K., & Daveluy, S. (2022). Acetic acid and the skin: a review of vinegar in dermatology. International journal of dermatology, 61(7), 804–811. https://doi.org/10.1111/ijd.15804
  • Gupta, A. K., Daigle, D., Paquet, M., Gandhi, B., Simpson, F., Villanueva, E., Verreault, M., & Lyons, D. (2018). Topical treatments for athlete's foot. The Cochrane Database of Systematic Reviews2018(1), CD010863. https://doi.org/10.1002/14651858.CD010863.pub2
  • InformedHealth.org. (2015, Ene 14). Athlete's foot: Overview. Institute for Quality and Efficiency in Health Care (IQWiG). [Actualizado 2018 Jun 14]. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK279549/
  • Ikeda, S., Kanoya, Y., & Nagata, S. (2013). Effects of a foot bath containing green tea polyphenols on interdigital tinea pedis. The Foot, 23(2-3). https://doi.org/10.1016/j.foot.2013.01.001
  • Johnston, C. S., & Gaas, C. A. (2006). Vinegar: medicinal uses and antiglycemic effect. MedGenMed : Medscape general medicine8(2), 61.
  • Letscher-Bru, V., Obszynski, C. M., Samsoen, M., Sabou, M., Waller, J., & Candolfi, E. (2013). Antifungal Activity of Sodium Bicarbonate Against Fungal Agents Causing Superficial Infections. Mycopathologia175(1–2), 153–158. https://doi.org/10.1007/s11046-012-9583-2
  • Leyva Salas M, Thierry A, Lemaître M, et al. Antifungal Activity of Lactic Acid Bacteria Combinations in Dairy Mimicking Models and Their Potential as Bioprotective Cultures in Pilot Scale Applications. Front Microbiol. 2018;9:1787. Published 2018 Aug 7. doi:10.3389/fmicb.2018.01787
  • Sroka, C. B. (1956). Athlete’s Foot. British Medical Journal. https://doi.org/10.1136/bmj.2.4989.420-b
  • Shah, R., & Vakhariya, R., (2020). Formulation and Evaluation of Antifungal Soap of Garlic Oil. Asian Journal of Pharmaceutical Research. 10(1). DOI: 10.5958/2231-5691.2020.00003.9
  • Shams-Ghahfarokhi, M., Shokoohamiri, M. R., Amirrajab, N., Moghadasi, B., Ghajari, A., Zeini, F., … Razzaghi-Abyaneh, M. (2006). In vitro antifungal activities of Allium cepa, Allium sativum and ketoconazole against some pathogenic yeasts and dermatophytes. Fitoterapia77(4), 321–323. https://doi.org/10.1016/j.fitote.2006.03.014
  • Toukabri, N., Dhieb, C., El-Euch, D., Rouissi, M., Mokni, M., Sadfi-Zouaoui, N. (2017). Prevalence, Etiology, and Risk Factors of Tinea Pedis and Tinea Unguium in Tunisia. Can J Infect Dis Med Microbiol. 2017:6835725. doi: 10.1155/2017/6835725.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.