Resistencia al cambio organizacional: qué es y cómo afrontarlo

La resistencia al cambio organizacional ocurre cuando la monotonía acaba con la motivación laboral. ¡Aquí veremos cómo salir de la zona de confort en el trabajo!
Resistencia al cambio organizacional: qué es y cómo afrontarlo
Andrés Carrillo

Escrito y verificado por el psicólogo Andrés Carrillo.

Última actualización: 05 diciembre, 2021

Todas las personas somos seres biopsicosociales. Esto quiere decir que hay varios factores involucrados en nuestro crecimiento personal. Los cambios son inevitables en la vida, pero estos no siempre son bien recibidos. La resistencia al cambio organizacional sucede cuando en las empresas los trabajadores no quieren nuevos retos.

En este artículo revisamos cómo la zona de confort en el trabajo es una situación limitante. Además, vemos cómo superar la conformidad con la rutina laboral. La motivación es un tema importante en estos casos y puede ser la clave.

¿Qué es la resistencia al cambio organizacional?

Con el pasar del tiempo, el nivel de motivación por el trabajo disminuye y nos sentimos aburridos. La rutina comienza a ganar terreno, mermando el desempeño de los empleados y limitando el desarrollo. Por lo tanto, la resistencia al cambio organizacional es una sensación de seguridad provocada por la monotonía.

Sentir seguridad en el puesto de trabajo contribuye a la salud mental, pero aferrarse a lo seguro resulta contraproducente. Por ejemplo, rechazar nuevos retos por la comodidad laboral que experimentamos es algo que nos limita.

Después de haber pasado por un periodo de adaptación, las personas se sienten seguras de lo que hacen. Cuando sentimos que dominamos nuestras labores, es normal no querer perder el control. El pensamiento de que aprender algo nuevo implica una disminución de jerarquía es el responsable de que rechacemos los cambios.



¿Cómo se manifiesta?

Cuando las personas no consiguen establecer una idea clara de su progreso laboral se estancan. Lo que ocurre con la resistencia al cambio organizacional es que hay manifestaciones físicas y psicológicas. Los pensamientos catastróficos respecto a los cambios generan ansiedad en los trabajadores.

Los esquemas mentales desadaptativos promueven comportamientos limitantes. Por ejemplo, cuando un trabajador se resiste a cambiar su rutina experimenta una sensación de miedo irracional. La preocupación por tener que adaptarse a los cambios no es lógica; los retos laborales representan progreso y no son una situación negativa.

Dentro de las manifestaciones físicas de la resistencia al cambio son frecuentes la sudoración excesiva, la tensión en grupos musculares (espalda y cuello) y la cefalea tensional. Cuando estos signos se manifiestan de manera intensa y recurrente ocasionan una fatiga constante en las personas.

Estrés laboral por resistencia al cambio organizacional.
El estrés laboral que aparece producto de la resistencia al cambio organizacional se expresa en síntomas físicos.

¿Por qué ocurre la resistencia al cambio organizacional?

Son varios los motivos por los que las personas se incomodan ante los cambios laborales. La pérdida de motivación es lo primero que sucede; luego el conformismo y el miedo a lo desconocido como un tercer factor.

A medida que las personas pasan tiempo en sus trabajos, la motivación tiene altibajos. Es natural que al inicio los trabajadores se encuentren dispuestos a aprender y experimentar nuevas situaciones. Con la repetición, el impulso inicial da paso a la monotonía.

Cuando los ambientes de trabajo son limitantes u hostiles es más probable que los trabajadores muestren resistencias ante los cambios. Las personas necesitan sentirse valoradas en su ambiente laboral. En los casos en los que el trabajador no se siente respaldado, su rendimiento se estanca.

Técnicas de afrontamiento para este problema

Ahora revisaremos un listado de consejos efectivos para afrontar la resistencia al cambio organizacional. Estos recursos pueden ser empleados en cualquier ambiente de trabajo. Los estilos de afrontamiento son determinantes para mejorar nuestras condiciones.

1. Participación activa

Participar activamente en el ambiente de trabajo es positivo para mantener la motivación. Esto es buscar nuevos retos por nuestra cuenta. Proponer proyectos a los jefes es una buena idea para demostrar interés y salir de la zona de confort.

2. Comunicación asertiva

La comunicación es importante para mantener buenas relaciones laborales. Ser asertivos es gestionar la forma en la que decimos las cosas. Por ejemplo, mantener un tono de voz adecuado, evitar comentarios hirientes y escuchar activamente a los demás.



3. Relaciones productivas

Ser selectivos respecto a las personas que nos rodean es un factor protector contra el conformismo. La motivación y la productividad mejoran cuando somos capaces de cambiar nuestras relaciones laborales. Por ejemplo, acercarnos a otros que tengan metas y proyectos nos incentiva a construir una mejor planificación laboral.

4. Expectativas realizables

Para que la motivación pueda ser sostenida en el tiempo es necesario concretar expectativas. Lo ideal es tener proyectos a corto y mediano plazo, de modo que podamos materializarlos y sentirnos orgullosos de ello. Es importante que las expectativas que tenemos respecto a nuestro trabajo sean realizables para evitar la frustración.

Proyectos para vencer la resistencia al cambio organizacional.
Elaborar proyectos nos mantiene activos y con metas a futuro que nos estimulan.

¿Qué hacer si tengo un trabajo tóxico?

En caso de trabajar en un ambiente disfuncional, debemos enfocarnos en aquellos aspectos que podemos controlar. Es decir, procurar tener un buen desempeño por nuestros propios medios y en pro de nuestro desarrollo personal. Si las condiciones laborales son demasiado hostiles es necesario considerar la posibilidad de cambiar de trabajo.

Salir de un ambiente tóxico representa un logro que debemos valorar. Es natural que al principio exista incertidumbre. Pero eventualmente tendremos la oportunidad de reinventarnos en un nuevo lugar.

Te podría interesar...
¿Cómo afrontar el miedo a cambiar de trabajo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cómo afrontar el miedo a cambiar de trabajo?

El miedo a cambiar de trabajo puede provocar estados de ansiedad que afectan la calidad de vida de las personas. Es necesario afrontarlo.



  • Hurtado de Mendoza Sánchez, C. (2014). Percepción de riesgos psicosociales, estrés, ansiedad, variables de salud y conciliación de la vida laboral-familiar en trabajadores y trabajadoras. Ene12, 36.
  • de Mazzei, S. Z. (2014). Resistencia al cambio organizacional en una pequeña y mediana empresa (PyME) del sector industrial. Telos16(2), 226-242.
  • Escudero Macluf, J., Delfín Beltrán, L. A., & Arano Chávez, R. M. (2014). El desarrollo organizacional y la resistencia al cambio en las organizaciones.