6 riesgos de triturar los medicamentos

13 Marzo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
Hay quienes acostumbran a triturar los medicamentos para facilitar su administración. Sin embargo, hay algunos que sufren alteraciones por ser sometidos a esta acción. ¿Cuáles son los riesgos? ¡Descúbrelo!

Triturar los medicamentos para facilitar su administración es una práctica frecuente que altera la integridad del fármaco y, por tanto, su efectividad.  Lo ideal es que todos los medicamentos se administren sin ser manipulados.

Sin embargo, la mayoría de los fármacos utilizados se presentan en formas farmacéuticas de comprimidos, cápsulas o grageas. Por este motivo, cuando hay dificultad para tragar u otro problema, es habitual partirlos o triturarlos.

¿Por qué no es bueno triturar los medicamentos?

Muchas personas acostumbran triturar los medicamentos para facilitar su consumo. Sin embargo, como lo detalla una publicación en la revista Nursinghay algunas variedades que están hechas para liberar sus ingredientes activos durante un cierto período de tiempo.

Por tanto, puede resultar perjudicial triturarlos para luego consumirlos. ¿Hay más razones para evitar eso? A continuación lo detallamos.

1. Pérdida de estabilidad del medicamento

La dificultad para tragar suele ser frecuente entre la población de los mayores. También es algo habitual en personas que sufren trastornos de comportamiento.

En estos casos, se opta por triturar los medicamentos y abrir las cápsulas, lo cual puede acarrear alteraciones importantes en la estabilidad de los principios activos.

Lo anterior conlleva a una posible pérdida de la efectividad del medicamento, y que se aprecien sabores y olores desagradables que no se perciben en su forma completa.

¿Por qué no es bueno triturar los medicamentos?
Aunque puede ser más fácil tomar los medicamentos triturados, en muchos casos esto puede afectar su estabilidad.

2. Error de dosificación

Como norma general, solo se pueden partir los comprimidos que están ranurados. Sin embargo, esto no es siempre así, ya que no hay exactitud al partirlas debido a su forma, tamaño o tipo de recubrimiento.

No obstante, si lo que quieres es dividir la dosis, no es posible asegurar que la distribución de principio activo sea igual en las dos mitades. Puedes tomar dosis erróneas y causar otros problemas de salud.

Hay comprimidos que son muy pequeños, y una pequeña diferencia al partirlos puede hacer que pases de la dosis que necesitas a una dosis que presente un riesgo para la salud. Puedes usar un partidor para que el corte sea más preciso, aunque también da lugar a errores.

También te puede interesar: 5 tipos de dosis en farmacología

3. Alteración de la liberación del principio activo

Triturar los medicamentos puede dar lugar a variaciones significativas en la dosis administrada. Esto puede afectar las características de liberación y absorción del principio activo del fármaco. Además, puede incrementar el riesgo de reacciones adversas, haber problemas en la eficacia del fármaco o efectos secundarios.

Hay medicamentos que tienen una cubierta especial para que se absorban de una determinada forma. Con este tipo de cubierta se regula la velocidad de liberación del principio activo y, por tanto, la acción del medicamento. Así pues, al triturarse, se altera la cubierta y el mecanismo que controla la liberación del principio activo.

Esto también da lugar a un aporte incontrolado del fármaco, lo que puede causar una dosis insuficiente o una sobredosificación. Es más, incluso se podrían alcanzar concentraciones tóxicas o incrementar la probabilidad de efectos adversos.

4. Modificación de la absorción

Existen comprimidos que tienen una cubierta que se llama entérica. Su finalidad es la de conseguir que el medicamento pase intacto por el estómago y libere el principio activo en el intestino.

De esta forma, se evita la irritación de la mucosa del estómago y el efecto de los ácidos gástricos sobre el principio activo. Los ácidos estomacales pueden destruir el principio activo o retrasar el inicio de su acción.

Al triturar el comprimido, se altera la cubierta entérica y esto afecta negativamente a su acción farmacológica. Además, podría ocasionar irritación a nivel del estómago y producir efectos secundarios.

Modificación de la absorción
Triturar los medicamentos puede modificar su absorción, ya que algunos tienen una cubierta cuya finalidad es que el medicamento pase intacto por el estómago.

5. Cambio en su efecto

Los comprimidos sublinguales están elaborados para que se disuelvan de manera rápida y, por lo tanto, obtener una rápida absorción. Estos medicamentos se disuelven debajo de la lengua para llegar a la circulación sanguínea en muy poco tiempo. Si trituras un comprimido sublingual alteras por completo su estabilidad y modificas el efecto del fármaco.

Lee: ¿Cuáles son los tipos de medicamentos?

6.Riesgo en la manipulación

Otro inconveniente de aplastar algunos tipos de medicamentos es que se pueden dispersar en el aire y ser respirados por la persona que los está manipulando.

Esto puede ser una situación de riesgo para el manipulador del fármaco, puesto que hay medicamentos que pueden irritar las mucosas. Incluso, en el caso de las mujeres, si está embarazada o planea estarlo, hay fármacos que son teratógenos.

Es mejor no triturar los medicamentos

Una buena opción para no triturar los medicamentos es buscar otras formas farmacéuticas. Estas alternativas pueden facilitar el tratamiento sin necesidad de manipular los medicamentos. De este modo, evitarás los riesgos mencionados. En caso de duda, consulta siempre a tu médico o farmacéutico.

  • Sociedad Española de Farmacia Comunitaria, F. (2009). Farmacéuticos comunitarios revista de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria. Farmacéuticos Comunitarios.
  • Administración de medicamentos: ¿se puede alterar la integridad de la forma farmacéutica? (2011). Farmacéuticos Comunitarios.
  • Catalán, E., Padilla, F., Hervás, F., Pérez, M. A., & Ruiz, F. (2001). Fármacos orales que no deben ser triturados1. Enfermería Intensiva. https://doi.org/10.1016/s1130-2399(01)78032-7