¿Tu ropa blanca luce amarillenta? No te pierdas estos 5 trucos de lavado

Cuidar la ropa blanca puede ser todo un reto, pero no es imposible. Algunas preparaciones caseras pueden ayudarnos a lograr el objetivo. ¡Descúbrelas!
¿Tu ropa blanca luce amarillenta? No te pierdas estos 5 trucos de lavado

Última actualización: 20 agosto, 2022

La ropa blanca es muy fácil de combinar con todas las prendas que nos gustan, porque va muy bien con otros colores y se adapta a la imagen que queremos reflejar. Sin embargo, con el tiempo la ropa blanca puede volverse amarillenta. Puede adquirir este tono de color de forma natural o por la manera en que lavas las prendas.

El sudor, la exposición al polvo, las salpicaduras de sustancias varias y algunos tipos de detergentes afectan el tono natural de los tejidos blancos (y tonos claros) y, con el paso del tiempo, le dan un aspecto envejecido y “sucio”.

Por suerte, existen varias preparaciones de origen natural que, tras ser aplicadas, tienen un efecto blanqueador que ayuda a mantener su tono original.

A continuación queremos compartirte algunas de las 5 mejores alternativas ecológicas que puedes aprovechar en casa. No dudes en probarlas durante el lavado de tus prendas de ropa blanca.

5 consejos para blanquear ropa blanca amarillenta

Blanquear prendas blancas amarillentas es todo un desafío. En el mercado actual existen cientos de productos para blanquear y quitar manchas de este tipo. Si no quieres apelar por ellos, o deseas alternativas como complemento, puedes utilizar alguno de los siguientes trucos.

1. Limón con sal para tu ropa blanca

La combinación de jugo de limón con sal da como resultado un producto blanqueador natural. Puedes usarlo para eliminar manchas amarillas de la ropa blanca, en especial cuando estas son de sudor y polvo.

Ingredientes

  • El jugo de 2 limones.
  • 1 cucharada de sal (10 g).

Preparación

  • Primero, exprime el jugo de dos limones frescos y mézclalo con una cucharada de sal.
  • Después, añade el preparado en un recipiente con agua tibia y sumerge las prendas amarillentas durante una o dos horas.
  • Pasado este tiempo, enjuaga como de costumbre y seca al sol.
  • En caso de manchas en las axilas, aplica el limón de forma directa sobre la tela y deja que repose media hora.

2. Agua oxigenada

El agua oxigenada o peróxido de hidrógeno es un ingrediente natural que puede complementar el lavado para conseguir una ropa más blanca y limpia. Los expertos avalan su eficacia, esto debido a sus propiedades antimicrobianas y de remoción de suciedad. Recuerda: solo es eficaz cuando se usa en compañía del lavado principal.

Ingredientes

  • ½ taza de agua oxigenada al 3 % (125 ml).
  • ½ taza de agua tibia (125 ml).

Preparación

  • Primero, combina el agua oxigenada con el agua tibia y ponlo en uno de los compartimientos de la lavadora.
  • Si las manchas amarillas son demasiado difíciles, rocíalo de forma directa sobre la prenda.

3. Vinagre blanco para tu ropa amarillenta

Vinagre blanco.

Conocido en todo el mundo por sus múltiples usos en cuanto a la limpieza ecológica del hogar, el vinagre blanco es un gran aliado para suavizar y devolverle el color a la ropa blanca amarillenta. Sus compuestos ácidos penetran con facilidad en los tejidos y ayudan a remover los agentes que alteran el color.

Ingredientes

  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml).
  • ¼ de taza de detergente (62 ml).

Preparación

  • Primero, mezcla el vinagre blanco con el detergente de uso regular y ponlo en la caja de compartimiento de la lavadora.
  • Después, de forma opcional, sumerge tu ropa blanca en un balde con vinagre y agua.

No debes verter el vinagre blanco directamente sobre las prendas, siempre debes usarlo de manera diluida. Los investigadores avalan sus propiedades antimicrobianas, de manera que puede ser muy útil para eliminar las manchas amarillas en las axilas de tu ropa.

4. Leche fría

Este antiguo truco de las abuelas continúa vigente como un método para devolverle el color a la ropa blanca amarillenta. No te prometemos efectos milagrosos, pero puedes probar este truco si los demás no han surtido efecto.

Ingredientes

  • 2 tazas de leche (500 ml).
  • 1 taza de agua (250 ml).
  • 6 cubitos de hielo.

Preparación

  • Primero, incorpora los cubos de hielo en las tazas de leche, agrega una taza de agua helada, y sumerge las prendas durante una hora.
  • Después, pasado el tiempo aconsejado, enjuaga con tu detergente regular y sécalas al sol.

5. Bicarbonato de sodio y limón

El bicarbonato de sodio es un polvo de color blanco que se ha usado desde hace muchos años como producto alternativo de limpieza. Ayuda a eliminar las manchas de la ropa blanca amarillenta y, además, desodoriza. Por ello se suele aplicar en las zonas de las axilas, para dejar las camisas, blusas y afines, sin rastro de mal olor.

Algunos consideran que es un detergente natural, dado que penetra con facilidad sobre las telas para retirarles la suciedad y las manchas. Su uso sobre la ropa blanca combate el percudido y, tras varios usos, le devuelve su tono brillante.

Ingredientes

  • ½ taza de bicarbonato de sodio (100 g).
  • ¼ de taza de jugo de limón (62 ml).

Preparación

  • Pon el bicarbonato de sodio en un balde con agua y, luego, agrega el jugo de limón.
  • Después, sumerge las prendas durante una hora y enjuágalas con jabón neutro.
  • Finalmente, ponlas a secar al sol y repite el procedimiento hasta obtener el blanco deseado.

Recomendaciones para evitar ropa blanca amarillenta

En conjunto con los trucos anteriores, lo más importante es incluir una serie de hábitos que impedir que tus prendas de ropa de vuelvan amarillas. Hay muchos hábitos que inducen la adquisición de este tono de color, pero los más importantes son los siguientes:

  • Reduce el uso de lejía en tu rutina de lavado. Aunque en pequeñas proporciones puede ser útil, tiene un efecto contrario cuando se usa regularmente.
  • Sé cuidadoso con las cremas y las lociones corporales. Cuando uses prendas de color blanco en compañía de ellas vístete solo cuando el producto haya sido absorbido por completo.
  • No almacenes la ropa en bolsas de plástico. Hacerlo puede concentrar la humedad, lo que motiva la proliferación de bacterias.
  • Guarda la ropa solo cuando esté completamente seca. Por el mismo principio anterior: si lo haces cuando guarda cierto rastro de humedad pueden parecer manchas amarillas por las bacterias.
  • Sigue las indicaciones de lavado de la etiqueta. Todas las prendas incluyen indicaciones precisas sobre qué está permitido y qué no al momento de lavarlas.
  • Separa las prendas blancas al momento de lavar. Un recomendación un poco obvia, pero que no podemos dejar de señalar. A veces la ropa blanca se torna amarillenta porque se lava en compañía de prendas de color.
  • Lava la ropa blanca en cuanto puedas. Esperar varios días puede hacer que el sudor se impregne en forma de manchas. Por esto lava la prenda en cuanto te la quites o lo más pronto que puedas.

De la mano de estos consejos podrás evitar que tu ropa blanca adquiera un color amarillento. De nuevo, siempre puedes usar productos específicos en el mercado para quitar las manchas amarillas de la ropa. Los mencionados son solo un complemento que son amigables con tu bolsillo y el medio ambiente.

Te podría interesar...
Prepara en casa un detergente en polvo para la lavadora
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Prepara en casa un detergente en polvo para la lavadora

Este detergente en polvo para la lavadora es una alternativa ecológica que puedes fabricar desde tu propia casa. ¡No te lo pierdas!



  • Budak NH, Aykin E, Seydim AC, Greene AK, Guzel-Seydim ZB. Functional properties of vinegar. J Food Sci. 2014 May;79(5):R757-64.
  • Tavčer PF, Brenčič K, Fink R, Tomšič B. Influence of Hydrogen Peroxide on Disinfection and Soil Removal during Low-Temperature Household Laundry. Molecules. 2021 Dec 29;27(1):195.