¿Por qué se cae tanto mi cabello?

03 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por Medicina Karla Henríquez
Es posible que un exceso de elementos de calor sea la causa de la caída del cabello. Asimismo, una dieta desequilibrada o pobre en nutrientes también puede favorecerla. Para poder actuar es importante reconocer la base del problema.

El cabello se cae y se renueva a diario. Todos los días perdemos entre 50 y 100 cabellos y es absolutamente normal, pero una pérdida excesiva puede indicar que algo no está bien en el organismo. Existen cabellos en distintas fases: unos están creciendo, otros estabilizados y otros se tienen que caer.

Si este problema empieza a preocuparte, lo primero que debes hacer es revisar tus hábitos y empezar a hacer pequeños cambios. De esta manera podrás saber qué puede estar detonando esta situación. A continuación, detallamos cuáles pueden ser las posibles causas.

Algunas causas de la caída del cabello

caida-de-cabello

Aunque hay muchas causas que pueden estar detrás de la caída del cabello, algunas se pueden deber a problemas puntuales como:

  • Folículos taponados
  • Champú abrasivo
  • Mala alimentación
  • Cambios hormonales
  • Algunos medicamentos
  • Deficiencia de hierro
  • Problemas en la tiroides

Por eso, si sientes que es algo anormal y estás perdiendo mucho cabello, lo mejor es consultar con el médico para hacer los exámenes de rutina y descartar cualquiera de estas condiciones. Si, por el contrario, notas que la caída se presentó de repente y no es significativa, puedes revisar las causas de la siguiente lista y ver si te identificas con alguna.

Estrés

Es importante mencionar de manera especial al estrés como causa de la pérdida del cabello, ya que se ha convertido en un problema bastante frecuente hoy en día. Si bien el estrés no produce daños permanentes en los folículos pilosos, sí los debilita y conlleva a una caída temporal.

De hecho, una publicación de la Clínica Mayo señala que algunas personas notan una reducción general del cabello después de haber vivido un situación muy difícil a nivel físico o emocional. Controlar este sentimiento a través de técnicas de relajación permite reducir sus efectos. Además, una vez se disminuye, el cabello puede recuperar su crecimiento normal.

Visita este artículo: Cómo manejar el estrés adecuadamente

Mala alimentación

Una mala alimentación, ya sea porque falta vitaminas o por regímenes restrictivos, provoca que el pelo se muestre sin brillo y se debilite. En relación a esto, una investigación de Dermatology Practical and Conceptual plantea que la pérdida repentina de peso o la disminución de la ingesta de proteínas puede afectar la estructura del cabello y su crecimiento.

Por eso, es necesario revisar si hiciste cambios significativos en tu dieta debido a alguna intolerancia alimentaria o a un plan estricto de alimentación. Intenta incluir en al menos una de tus comidas ácidos grasos omega-3 (salmón, chía, nueces), vitamina B6 y B12 (bananas, papas, espinaca, carne, lácteos) y proteína (pollo, pescado, huevos).

Uso de pinzas y calor excesivo

Cómo identificar la depresión

En este caso podría nombrarse la alopecia por tracción. Esta suele aparecer por el abuso de las colas de caballo muy apretadas y el uso el uso de ligas y pinzas de mucha presión. En este caso, la pérdida del cabello se da como consecuencia de someterlo a una excesiva tensión de manera continuada.

Por lo general, la alopecia es reversible, pero con el tiempo se puede convertir en permanente. Por eso, es recomendable llevar el pelo suelto y, si no, cortarlo acorde a tu comodidad. Otro de los posibles maltratos se encuentra en los tratamientos que implican el uso de calor excesivo.

Los baños de crema o de color o utilizar el secador con aire muy caliente, resulta perjudicial para el bulbo piloso del folículo capilar. Su consecuencia es el debilitamiento y, posteriormente, la caída. Por otro lado, las permanentes o las coloraciones con químicos, son abrasivas y muy invasivas para el cabello.

Lo más recomendable es usar productos naturales que no tengan parabenos, sal o amoníaco. También, puedes preparar mascarillas caseras para fortalecerlo. De esta manera podrás lucir un cabello sano y natural y evitarás alergias o enfermedades en tu cuero cabelludo.

Para finalizar, el uso de peines plásticos y cepillos duros de cerdas artificiales puede ser muy perjudicial para el cuero cabelludo. Son recomendables los cepillos con cerdas naturales, que no lo dañan. Además, para desenredarlo, lo mejor es empezar por las puntas e ir subiendo hacia la raíz.

¿Quieres conocer más? Lee: 6 razones por las que te duele el cuero cabelludo

¿Cuándo consultar con el médico?

Según un artículo de National Health Services, se debe prestar especial atención si se presentan alguna de estas señales:

  • Caída repentina del cabello.
  • Parches de calvicie visibles.
  • Pérdida de cabello en mechones.
  • Escozor en la cabeza.

Contrario a lo que se suele decir, lavarse el pelo todos los días no provoca una mayor caída. Por el contrario, si no se mantiene una correcta higiene en el cuero cabelludo, lo más probable es que haya un deterioro de la salud capilar.

¿Qué tratamientos existen para detener la caída del cabello?

Cómo-frenar-la-caída-del-cabello-con-remedios-naturales

En la mayoría de los casos, este problema no necesita un tratamiento y lo más probable es que el cabello vuelva a crecer. No obstante, existen algunas opciones para casos más complejos:

  • Mesoterapia capilar: trata la alopecia desde sus primeros síntomas y se puede recurrir a micro injertos en las zonas de despoblamiento como con resultados definitivos naturales y sin cicatrices.
  • Productos anticaída: pueden alargar la fase del crecimiento y retrasar el reposo y la caída.

Teniendo en cuenta todos los cuidados necesarios sobre la dieta, cómo manejemos el cabello y qué productos apliquemos, nuestro cabello se verá fuerte y vigoroso. Pon en práctica estos sencillos consejos y disfruta de una melena maravillosa.

  • Harfmann, K. L., & Bechtel, M. A. (2015). Hair loss in women. Clinical Obstetrics and Gynecology. https://doi.org/10.1097/GRF.0000000000000081
  • Rushton, D. H. (2002). Nutritional factors and hair loss. Clinical and Experimental Dermatology. https://doi.org/10.1046/j.1365-2230.2002.01076.x
  • Stollery, N. (2013). Hair loss. The Practitioner. https://doi.org/10.1046/j.1365-2230.2002.01104.x
  • Rushton, D. H., Norris, M. J., Dover, R., & Busuttil, N. (2002). Causes of hair loss and the developments in hair rejuvenation. International Journal of Cosmetic Science. https://doi.org/10.1046/j.0412-5463.2001.00110.x
  • Springer, K., Brown, M., & Stulberg, D. L. (2003). Common hair loss disorders. American Family Physician.
  • Clínica Mayo. Pérdida del cabello. (2020). Recuperado el 3 de febrero de 2021. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hair-loss/symptoms-causes/syc-20372926
  • National Health Services. Hair Loss. (2018). Recuperado el 3 de febrero de 2021. https://www.nhs.uk/conditions/hair-loss/