¿Se puede potenciar una visión positiva de la vida?

Al tener una visión positiva de la vida comprendemos que en esta también hay momentos malos, los cuales podemos superar si tenemos una actitud favorable para sobrellevarlos.
¿Se puede potenciar una visión positiva de la vida?
Bernardo Peña

Revisado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 19 mayo, 2021.

Escrito por Francisco María García, 14 febrero, 2018

Última actualización: 19 mayo, 2021

Potenciar una visión positiva de la vida es posible, pero para ello, debemos trabajar en nosotros mismos y modificar algunas nuestras conductas y pensamientos. Así, en vez de hacernos daño e imponernos barreras, nos ayudarán a desarrollar fortalezas. Ahora bien, ¿significa eso que debemos negar las emociones negativas y edulcorarlo todo a nuestro paso sin pensarlo dos veces? Definitivamente no.

Cambiar algunos aspectos de nuestro mundo interior no quiere decir “arrancar todo lo malo de raíz”. Se trata de aprender a valorar el mensaje de cada sentimiento, emoción, idea y experiencia negativa, comprender lo que dice, ir más allá de la vergüenza, el miedo o la culpa, y utilizarlos como “combustible” para madurar y desarrollar resiliencia, a la par que sabiduría.

¿Qué sucede cuando no se está preparado para enfrentar un obstáculo?

A lo largo de la vida, pasaremos por distintas experiencias, y en cada una, sentiremos y pensaremos distinto. Y todo ello nos ayudará a construirnos a nosotros mismos, así como también ayudarnos a entendernos y aceptarnos. Por supuesto, también contribuirá con nuestro crecimiento personal. Todo está interconectado.

Potenciar una visión positiva de la vida no es tarea fácil. En ocasiones, cuesta verle el lado positivo a las circunstancias y no siempre se puede extraer una moraleja o un mensaje concreto en el momento que lo deseamos o lo intentamos. Es más bien una carrera de fondo, en la que hay que aprender a valorar los detalles y a vivir el recorrido, no pensar solamente en la meta.

Pensar que no eres mejor que nadie puede traer problemas.

¿Y qué sucede cuando no se está preparado para enfrentar un obstáculo? ¿Qué pasa cuando “dejamos de fluir” y nos sentimos desconectados y llenos de caos interior?

Llegado el punto en el que no se puede dar marcha atrás y lo único que queda es lidiar con esta situación, las personas suelen entrar en un proceso de negatividad del cual es difícil salir. Este proceso no tiene un límite de tiempo establecido. Puede durar días, semanas e incluso años.

Durante ese proceso o estadio, las personas se sumergen cada vez más en sus pensamientos negativos. Esto les generan sentimientos de ansiedad, inestabilidad y depresión. ¿Es entonces el momento de potenciar una visión positiva de la vida? Sí, pero de manera realista, no edulcorada, como se suele creer.

¿De qué manera puede ayudar una visión positiva de la vida?

Desarrollar una visión positiva de la vida no se trata de mentirnos a nosotros mismos ni de pintarlo todo de rosa pastel para ocultar las emociones negativas y entregarnos a las ilusiones y al placer inmediato. Más bien, de poner las cosas en perspectiva,  analizar qué nos puede deparar cada situación desde un punto de vista constructivo.

 

Así, una visión positiva de la vida realista puede ayudar a dirigir las acciones correctamente y cuidar el propio bienestar de manera activa. Por ejemplo, puede ayudarnos a ver una dificultad como una situación para ponernos a prueba a nosotros mismos y aprender del proceso.

De igual forma, podemos ver el fin de una situación como la posibilidad de salir de la zona de confort y abrirnos a nuevos retos y oportunidades. En este sentido, todo puede enriquecernos si sabemos mantener una actitud receptiva, flexible y amable hacia nosotros mismos y el resto de las personas.

¿Cómo potenciar una visión positiva?

Potenciar una visión positiva de la vida no se trata de ver o pensar en el lado bueno de las cosas y pretender anular lo malo o lo que resulta incómodo o desagradable, sino de asimilar las experiencias al completo  y aún así elegir ver lo positivo para poder seguir avanzando, en lugar de autoimponernos barreras.

En ocasiones, será más sencillo mantener una visión positiva y en otras no tanto. Sin embargo, lo importante es intentarlo y permitirse los altibajos. No para crear una nueva zona de confort, sino para no autocastigarnos y dañarnos cuando, a pesar de los intentos y la voluntad de mantener una visión positiva, no lo logremos.

A continuación, daremos algunas pautas a modo de orientación.

1. Comprender la negatividad y buscar el equilibrio

Tazas blanco y negro representando yin yang.

Es importante reconocer que, aunque la negatividad puede afectar la vida de las personas durante temporadas largas, no es un estilo de vida, sino un proceso que se sigue sin voluntad propia.

Al comprender cuál es el verdadero significado de la negatividad, es posible comenzar a desligarse de ella. Así, seremos conscientes de que existen más opciones, y que la vida nos ofrece muchos caminos.

2. Entender el potencial propio

Todos los seres humanos tenemos potencial. Y aunque no lo creamos, esto no solo se ve reflejado en las condiciones actuales o en los logros obtenidos durante el pasado.

3. Pensar en el futuro

Para potenciar una visión positiva de éxito es importante, además de pensar en el presente, preocuparse por el futuro. Esto no equivale a obsesionarse con lo que pasará, sino mantener una actitud de previsión, dentro de lo razonable.

Es necesario esquematizar y establecer objetivos, planes o metas realistas. Comenzaremos desde lo más básico, para notar así las mejoras que se irán consiguiendo con constancia y disciplina a lo largo del camino.

Te recomendamos leer: Tips para cumplir nuestros objetivos

4. Reforzar las habilidades existentes

Identificar cuáles son las habilidades que ya tenemos y trabajar en ellas para desarrollarlas puede mejorar notablemente el estado de ánimo y, por consiguiente, la visión que se tiene de la vida.

No hace falta que las habilidades ocupen una lista de muchos ítems, con identificar unas cuantas y potenciarlas es suficiente.

5. Mejorar la actitud

Mujer sonriendo después de una mala racha.

Mejorar la actitud puede contribuir a:

  • La superación personal.
  • Posibilidades de cambio.
  • Aceptación de las circunstancias.
  • Crecimiento personal continuo.
  • Aprendizajes más allá de lo más evidente.
  • Mayor bienestar en líneas generales.

De igual manera, mejorar la actitud nos ayudará a encontrar una solución a los problemas con mayor facilidad, tener una mente clara y calmada con la que será más fácil sobrellevar cualquier circunstancia, o al menos la mayoría. Los estoicos desarrollaron interesantes discursos al respecto y lo mejor es que son aplicables aún a día de hoy.

6. Evitar anclarse en el pesimismo

A veces no podemos ver el lado positivo de nada, aún cuando lo intentemos. No pasa nada por ello, todos tenemos altibajos. Ahora bien, lo que no hay que hacer es anclarse en el pesimismo de forma permanente porque nos puede perjudicar en gran medida y sabotear nuestra vida en muchos aspectos.

¿Se puede potenciar una visión positiva de la vida? Comentarios finales

Como hemos podido ver, sí podemos potenciar una visión positiva de la vida. Pero debemos tener siempre presente que se trata de un proceso que puede tener altibajos y que por ello mismo, debemos ser flexibles con nosotros mismos. Y sí, trabajar en ciertos pensamientos y acciones puede resultar un esfuerzo muy grande, pero vale la pena realizarlo.

Si notas que no puedes manejar tu situación actual, te recomendamos que, aparte de poner en marcha nuestros consejos, compartas tus experiencias con un profesional competente. Para ello, puedes recurrir al psicólogo online o presencial.

Te podría interesar...
¿Qué pasa si tan solo veo lo que quiero ver?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Qué pasa si tan solo veo lo que quiero ver?

¿Qué pasa si tan solo veo lo que quiero ver? Nuestros deseos pueden condicionar la forma de ver la realidad y pueden alterar nuestras expectativas.



  • Vázquez, Carmelo, et al. “Bienestar psicológico y salud: Aportaciones desde la Psicología Positiva.” Anuario de Psicología Clínica y de la Salud 5.1 (2009): 15-28.
  • Vecina Jiménez, María Luisa. “Emociones positivas.” Papeles del psicólogo 27.1 (2006).
  • Vera Poseck, Beatriz, Begoña Carbelo Baquero, and María Luisa Vecina Jiménez. “La experiencia traumática desde la psicología positiva: resiliencia y crecimiento postraumático.” Papeles del psicólogo 27.1 (2006).