Selenio: todo lo que debes saber

El selenio es un elemento del cual no se habla mucho, a pesar de que cumple un papel muy importante en varias funciones del organismo. Vale la pena saber un poco más al respecto.
Selenio: todo lo que debes saber
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 30 Abril, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 25 Mayo, 2021

Última actualización: 25 Mayo, 2021

El selenio es un mineral que resulta indispensable para el buen funcionamiento del organismo humano. El mismo se obtiene de forma natural a través de algunos alimentos. Tiene, sobre todo, propiedades antioxidantes. También actúa de forma positiva en la función de la tiroides y el metabolismo de las grasas.

El consumo de selenio en las cantidades adecuadas se ha asociado con una protección frente a las infecciones. También hay datos que sugieren que podría ayudar a prevenir y ralentizar el cáncer, pero todavía no hay evidencias concluyentes de esto.

Función del selenio

La sífilis requiere atención médica.
El selenio es un mineral con propiedades antioxidantes.

El selenio se cataloga como un oligoelemento. Se le da este nombre a los elementos químicos que están presentes en pequeñas cantidades dentro de las células y que cumplen un papel fundamental dentro del metabolismo.

Este elemento ayuda al cuerpo a producir enzimas antioxidantes, sustancias que contribuyen a la prevención del daño celular. Por este motivo, se cree, aún sin pruebas concluyentes, que ayudaría a prevenir la aparición de ciertos tipos de cáncer. Esta teoría está, a día de hoy, en estudio.

Tampoco hay suficientes estudios sobre sus beneficios para la reproducción, pero se cree que podría mejorar la fertilidad, en especial en los hombres. Este elemento parecería incrementar la producción de semen y su motilidad.

El selenio también protegería al cuerpo de la intoxicación con metales pesados y otras sustancias dañinas. También ayudaría a cuidar el organismo después de una vacunación. Sin embargo, aún falta hacer más investigaciones para corroborar sus funciones y propiedades.

¿Qué ocurre en el cuerpo cuando hay deficiencia de selenio?

Hay investigaciones en las que se asocian las bajas cantidades de selenio con el cáncer. Sin embargo, también hay un estudio en el que se probó que ingerir suplementos de selenio no previene el desarrollo de nuevos cánceres.

En algunas zonas de China se ha detectado una relación entre los bajos niveles de selenio y la enfermedad de Keshan, una patología del miocardio. También en China, y además en Rusia, se asocia con la enfermedad de Kashin-Beck, una afectación degenerativa de huesos y articulaciones.

Algunas investigaciones señalan que es posible que la deficiencia de selenio participe en el desarrollo de bocio e hipotiroidismo. Por otro lado, quienes reciben nutrición parenteral (es decir, por vía intravenosa) parecen desarrollar déficit de este elemento. Este se acompaña de dolor muscular con sensibilidad al tacto.

Síntomas de la deficiencia de selenio

Se cree que hasta la mitad de la población podría presentar deficiencia de selenio. Esto se debe, en parte, a que este mineral no es muy conocido y, por lo tanto, no se le otorga la importancia que merece. Los síntomas del déficit citados por National Institutes of Health incluyen los siguientes:

  • Pérdida de cabello. Si se produce con cierta rapidez y se distribuye de manera uniforme, es posible que obedezca a un déficit de selenio.
  • Uñas y piel débiles. La piel se tornaría pálida y las uñas presentarían media lunas de un color blanco intenso.
  • Cansancio y debilidad muscular. La deficiencia de selenio provocaría un exceso de oxidación y el efecto de esto es la sensación de debilidad en los músculos y la fatiga.
  • Bajo estado de ánimo. Un estudio publicado en la revista Nutritional Neuroscience señaló que los bajos niveles de este mineral se traducirían en ansiedad y bajo estado de ánimo.
  • Confusión mental. Se podría manifestar como dificultades de memoria, problemas para concentrarse y falta de claridad mental.
  • Alteraciones de la tiroides. La deficiencia de selenio contribuiría a que se presentasen anomalías en esta glándula.

¿Qué ocurre en el cuerpo cuando hay exceso de selenio?

Así como es inconveniente tener un bajo nivel de selenio, también lo es tenerlo en exceso. En cantidades elevadas se podría convertir en una sustancia tóxica, según indica un artículo titulado Acute Selenium Toxicity Associated With a Dietary Supplement. Esto es muy poco común, pero puede presentarse.

Muchas veces el exceso de selenio es fruto de la ingestión inadecuada de suplementos de ese mineral. Otras veces obedece a una dieta desbalanceada, aunque es muy poco frecuente que esta por sí sola genere niveles elevados de este elemento.

Hay una pequeña cantidad de selenio en el agua potable. Asimismo, este elemento puede encontrarse en partículas que flotan en el aire, como tierra o polvo, en sitios donde hay una alta concentración de este mineral.

Síntomas del exceso de este mineral en el cuerpo

El exceso de selenio provocaría una caída muy rápida del cabello. Este suele ser el síntoma más evidente y también el más típico. Asimismo, se presentarían alteraciones en las uñas, fatiga, erupciones cutáneas y problemas neurológicos.

Un aspecto llamativo es que cuando existe un exceso de este elemento, el aliento tiene un olor a ajo. Además, las personas perciben un sabor metálico en la boca y es habitual que haya náuseas, vómitos y diarrea.

No se sabe si a largo plazo puede afectar la reproducción en humanos, pero sí lo hace en ratas. En los casos más graves, los altos niveles de selenio provocan dificultad para respirar, temblor, falla renal, insuficiencia cardiaca y ataques al corazón.

Fuentes de selenio

El selenio está presente en una amplia variedad de alimentos como los pescados, el pollo o el huevo.

El selenio se encuentra de forma natural en muchos alimentos. Sin embargo, la cantidad exacta de este mineral que hay en la comida depende del volumen de este elemento en la tierra, en el caso de los vegetales. En el caso de los animales, también depende del volumen de selenio que estos hayan consumido.

Las principales fuentes de selenio son las siguientes:

  • Pescados, mariscos y carnes rojas.
  • Huevos y pollo.
  • Hígado y atún en lata.
  • Nueces del Brasil y piñones.
  • Granos, cereales integrales y levadura de cerveza.
  • Germen de trigo, harina de trigo y pasta.
  • Hortalizas y verduras.

El selenio también se puede encontrar en forma de suplemento. Sin embargo, se debe consultar con el médico antes de ingerir este tipo de productos. Las personas con VIH y quienes se practican diálisis renal suelen tener deficiencia de este mineral.

Respeta las dosis diarias recomendadas

La cantidad de selenio que debe ingerirse al día, en un adulto promedio, es de 55 microgramos. En los niños de 0 a 6 meses, 15 microgramos; de 7 meses a 30 años, 20 microgramos; de 4 a 8 años, 30 microgramos; de 9 a 13 años, 40 microgramos. Las mujeres embarazadas deberían ingerir 60 microgramos por día y las lactantes, 70.

Si existen dudas sobre el nivel de selenio en el cuerpo, lo más indicado es comentarlo con el médico. Las pruebas clínicas al respecto son poco confiables, por lo que lo más recomendable es ajustar la dieta.

Te podría interesar...
¿Para qué sirve el selenio en el organismo?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
¿Para qué sirve el selenio en el organismo?

El selenio es un elemento esencial en el cuerpo humano, aunque solamente en cantidades pequeñas. Regula el sistema inmunitario y mucho más. Conoce más aquí.