6 señales de que eres víctima de abuso verbal

Okairy Zuñiga·
24 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
27 Diciembre, 2018
El abuso verbal no deja señales visibles, pero es tan cruel y reprobable como el daño físico. Lo peor es que, a veces, ni las propias víctimas son conscientes de que están siendo maltratadas.

¿Crees que puedes ser víctima de abuso verbal? Es cierto que la convivencia acarrea conflictos que son naturales y, hasta cierto punto, positivos. Sin embargo, también trae peleas que pueden llegar a lastimar y ser negativas. El abuso verbal es un subproducto de estos problemas.

La principal víctima es la mujer, aunque también hay hombres que lo sufren. El objetivo es herir con lo que se dice, en lugar de ayudar al otro a ser mejor. Una vez que estas palabras afectan a pensamientos y creencias, es difícil identificarlo. A continuación, te dejamos las principales señales que te indican que estás sufriendo este tipo de abuso.

6 señales de que eres víctima de abuso verbal

Las palabras son poderosas: te pueden levantar o derrumbar, calmar o herirte. Por este motivo, tal y como explica el libro The Verbally Abusive Relationship: How to Recognize it and how to Respond de Patricia Evans, es importante aprender a utilizarlas. Y, sobre todo, a ver las señales que te están manifestando que algo no va bien.

Mi pareja me habla mal: ¿qué puedo hacer?

1. No se trata solo de gritar

Puedes pensar que para ser víctima de abuso verbal la pareja con la que estés debe gritarte. En realidad, se tratan de una serie de comportamientos donde se manipula a la víctima para que dude de sus propias creencias, memoria o cordura.

El agresor puede usar amenazas (como que te hará daño a ti o a alguna persona que quieres) pero no siempre sucede. En cualquier caso, que alguien no se comporte de una forma agresiva no significa que no esté ejerciendo abuso.

Es más, el agresor puede llegar a actuar con una conducta amorosa. Esto puede incluso intensificar el impacto causado; ya que la persona que sufre el abuso tendrá miedo del momento en el que el otro pierda los estribos.

Lee también: Cómo sobrevivir a los manipuladores cotidianos

2. Hace comparaciones dolorosas, te culpa de cualquier cosa y es un celoso posesivo

Una pareja que ejerce abuso verbal contra ti te comparará cada vez que tenga la oportunidad de hacerlo. Puede que sea con una amiga más bonita o con sus amigos más allegados, pero te dirá que hay alguien mejor que tú.

En algunas ocasiones puede hacerlo de forma sutil; tal vez solo señale a alguna celebridad como ejemplo. No obstante, la característica principal es que te hará sentir inferior. También te culpará por cualquier cosa, incluso si es algo que no puedes controlar. Criticará trabajo, salario, forma de vestir, tipo de cuerpo… Y te recordará de forma constante cada defecto con exageración.

Además, puede que también diga algo negativo del círculo de amistades que tengas, sobre todo, si son del sexo opuesto. Incluso puede que odie que recibas llamadas de algún compañero y no le guste que tengas una vida social activa.

3. No sabes si eres víctima de abuso verbal, pero te sientes mal

Mujer triste porque ha tenido una ruptura.

Quizás las personas piensan que es fácil saber reconocer cuando se es víctima de abusos verbales. Pero la realidad es que aquellos que lo sufren no tienen conocimiento de que están teniendo este tipo de maltrato.

Además, el abusador puede ejercer esta conducta a través de una broma o un chiste con el que te hace sentir mal. Puede ser un comentario despreciativo acompañado con una sonrisa, pero que en realidad es un ataque a competencias, habilidades y valores. No importa si aparenta dulzura en el exterior, lo que deberías preguntarte es cómo te hacen sentir esos comentarios “inocentes”.

4. Te arriesgas a no “romper” la cadena de abuso

Puedes seguir siendo una víctima, convertirte en abusador o ambas cosas; ya que el patrón de abuso es difícil de romper. A no ser que notes que existe un problema grave y busques algún tipo de ayuda, resultará difícil cambiar esta cadena de comportamientos.

Según explica un artículo publicado en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, ser criado en un ambiente donde los padres no son capaces de controlar sus emociones puede dar lugar a que ese hijo se convierta en alguien agresivo. Esto se debe a que esa persona no ha aprendido a lidiar con sus sentimientos.

Por otro lado, si lograste poner fin a una relación sentimental donde sufrías este tipo de agresión, también existe la posibilidad de que seas tú quien abuse de la próxima pareja que tengas. Así que procura tener precaución y solventar a tiempo el problema con ayuda profesional.

5. Sientes que la autoestima baja cuando estás cerca de él

Es importante que en cada etapa que avance la relación te hagas esta pregunta: “¿Cómo me siento?”. Esto te ayudará a entender si esa persona con la que estás te hace de verdad feliz y si fomenta la seguridad en ti misma.

Si estás sufriendo abusos verbales, la autoestima es la primera que va a empezar a desplomarse. De hecho, cuanto más tiempo sufras estos comentarios, más fácil será que empieces a creer los insultos y las críticas que te haga. Por este motivo, puedes comenzar a preguntarte por qué cada vez que estás en compañía de esa persona sientes miedo, tristeza o nervios.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo detectar y vencer la baja autoestima en 5 pasos

6. Has normalizado mensajes y emociones negativas

Es posible superar a los que ya no están.

Es un hecho que cada uno tiene sus defectos y problemas. Además, las discusiones y las opiniones encontradas son naturales en la pareja.

Lo que no es normal y no debes permitir es que esa persona:

  • Te haga sentir inferior. Es cierto que hay situaciones o personas que están por encima de ti. Sin  embargo, no debes perder de vista la diferencia entre la humildad y los mensajes negativos.
  • Te cause emociones negativas, como tristeza o depresión. Si te sientes mal y ver a esa persona te genera más emociones negativas que positivas, es importante que aprendas a poner distancia.

¿Crees que puedes ser víctima de abuso verbal? ¡Pide ayuda!

Si crees, aunque sea por poco, que estás siendo víctima de abuso verbal, es importante que no ignores las señales que te hemos expuesto y que procures pedir ayuda cuanto antes. Ten en cuenta que cuanto más pronto actúes, más pronto podrás ponerle un freno a la situación y girar hacia un rumbo más sano.

Asimismo, te recomendamos que busques ayuda especializada, como puede ser un terapeuta o un psicólogo para que te brinde las herramientas que necesitas para salir adelante y te ayude a despejar inquietudes, así como trabajar pensamientos y emociones negativas.