Sentir los oídos tapados: 12 posibles causas y su tratamiento

Sentir los oídos tapados puede alarmar a muchas personas. Por fortuna, la mayoría de las causas no son graves.
Sentir los oídos tapados: 12 posibles causas y su tratamiento
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina.

Última actualización: 08 septiembre, 2022

La sensación de oídos tapados es una molestia frecuente en personas de todas las edades. La mala percepción del sonido y el esfuerzo para escuchar pueden convertirse en un verdadero desafío. ¿Te interesa conocer las causas más comunes de sentir los oídos tapados? A continuación te contamos.

Los viajes en avión, el buceo y los paseos en montaña son algunos de los motivos más frecuentes. En la mayoría de los casos, esta molestia no representa un problema grave y desaparece luego de un par de minutos. De igual forma, existen algunos remedios caseros que generan un alivio rápido de la molestia.

Por otro lado, cuando el sentir los oídos tapados se acompaña de otros síntomas, como fiebre o dolor, podría advertir una afección de mayor gravedad. En estos casos, es necesario acudir con un especialista en otorrinolaringología para recibir una evaluación integral.

Las causas más frecuentes de sentir los oídos tapados

El oído es un órgano complejo responsable de la percepción del sonido y del equilibrio, según afirman los especialistas. En términos generales, está formado por el pabellón auricular, el conducto auditivo externo, la membrana timpánica, la cadena de huesecillos y la cóclea.

La afección en cualquiera de estas regiones puede hacerte sentir los oídos tapados.

La sensación de oídos tapados es resultado del bloqueo de la trompa de Eustaquio casi siempre. Esta última se encarga de comunicar el oído medio con la región posterior de la nariz. De esta forma, equipara y compensa las presiones entre el medio ambiente y el interior del oído.

1. Acumulación de cerumen

Las glándulas sebáceas y ceruminosas del conducto auditivo externo fabrican cera de forma continua. Esta es líquida, pero al pasar el tiempo se mezcla con otras sustancias, como células muertas o polvo, y se solidifica. El cerumen suele eliminarse con los movimientos de la mandíbula al conversar, masticar o bostezar.

En algunas personas, este mecanismo de autoeliminación puede fallar y la cera queda atrapada. Incluso, puede formar tapones.

La oclusión por cerumen es una causa frecuente de sentir los oídos tapados. Además, la persona puede presentar disminución de la agudeza auditiva, picazón, zumbidos y dolor en los oídos.

El uso de bastoncillos puede originar la obstrucción al compactar la cera en el conducto auditivo. De igual forma, el empleo de audífonos es un factor de riesgo para esta condición. Otras causas incluyen los oídos estrechos y la atrofia de las glándulas de cerumen.

El tratamiento de elección es el lavado por irrigación realizado por un profesional. El procedimiento reblandece el cerumen acumulado y favorece a su posterior extracción. Este método está contraindicado en personas con cirugías óticas recientes y perforación timpánica.

Bastoncillos para limpiar oídos.
Los bastoncillos están desaconsejados. Suelen compactar la cera al fondo del conducto.


2. Agua en los oídos

El agua puede entrar en el conducto auditivo al tomar una ducha, bañarnos en la piscina o zambullirnos en la playa. En general, el agua entra y sale con facilidad sin producir ningún tipo de molestia. Sin embargo, en algunas personas las gotas pueden quedar atrapadas.

En la mayoría de los casos, el agua se libera de forma espontánea por la presión y los movimientos de la cabeza en un par de minutos. Una recomendación es inclinar la cabeza rápidamente a los lados mientras se sostiene la respiración.

Es necesario eliminar el agua atrapada, ya que esta condición aumenta el riesgo de sufrir otitis de nadador. Si la sensación persiste luego de varios días, es recomendable acudir con un especialista.

3. Cambio de presiones

Los viajes en avión y las subidas a la montaña pueden originar una obstrucción temporal de los oídos. Este fenómeno es resultado del fracaso de la trompa de Eustaquio para igualar y compensar el intercambio de presiones entre el ambiente y el oído medio. Algo similar ocurre en las personas que bucean a grandes profundidades.

El percibir los oídos tapados puede durar por un par de minutos hasta que el cuerpo se adapte o desaparecer al compensar la altitud. Algunas personas también pueden desarrollar mal de altura, caracterizado por dolor de cabeza, mareos, náuseas, somnolencia y dificultad para respirar.

Un consejo para evitar esta molestia es respirar por la boca o mascar chicle durante el despegue del avión. De igual forma, bostezar y respirar profundo puede ayudar a eliminar la sensación.

4. Resfriado común y rinitis alérgica

El resfriado común es una infección viral frecuente de la nariz y la garganta. La congestión e inflamación de la vía aérea superior puede llegar a obstruir la eliminación de secreciones y aumentar la presión, por lo que la persona puede sentir la nariz y los oídos tapados.

Por su parte, la rinitis alérgica es un trastorno inflamatorio de la mucosa nasal tras la exposición a un alérgeno que afecta ente el 10 al 15 % de la población mundial, según estadísticas. La reacción de hipersensibilidad favorece la liberación de histamina, produciendo los siguientes síntomas:

  • Estornudos.
  • Ojos llorosos.
  • Oídos tapados.
  • Secreción nasal.
  • Reducción del olfato.
  • Picazón en la nariz y garganta.


5. Sinusitis

La sinusitis es la inflamación de la mucosa de los senos paranasales. Estos son cavidades llenas de aire que actúan como filtros de la vía área superior.

En la sinusitis, la congestión y la acumulación de moco compromete el intercambio de aire de la trompa de Eustaquio y causa la sensación oídos tapados. Esta enfermedad suele ser causada por virus, aunque también puede originarse por algunas bacterias.

Otros síntomas incluyen congestión nasal, dolor en la cara, dolor de cabeza, tos y secreción nasal. En la mayoría de los casos, la sinusitis desaparece de forma espontánea luego de varios días, por lo que el tratamiento médico es sintomático.

6. Otitis

La otitis no es más que la infección e inflamación del oído. La forma más común de presentación es la otitis media, como resultado de la obstrucción de la trompa de Eustaquio.

La congestión del oído genera la sensación de oídos tapados y otros síntomas como los siguientes:

  • Fiebre baja.
  • Dolor en los oídos.
  • Malestar general.
  • Salida de líquido purulento.
  • Picazón en el interior de la oreja.

Estudios estiman que el 70 a 80 % de los niños menores de 6 años ha desarrollado infección de oído. Los agentes causales más comunes son Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenzae. El tratamiento varía según el tipo de otitis, teniendo siempre como base fundamental la antibioticoterapia.

7. Laberintitis

La laberintitis se refiere a la inflamación del laberinto ótico, una estructura anatómica ubicada en el oído interno y responsable del equilibrio. Las principales causas son de origen infeccioso por una invasión localizada o por migración de la misma desde el oído medio. La misma puede ser serosa o purulenta.

Este es un problema común, en el que las personas pueden sentir los oídos tapados, mareos intensos y vértigo. De igual forma, pueden presentarse zumbidos y disminución parcial de la capacidad auditiva.

En la actualidad, la laberintitis no cuenta con un tratamiento definitivo. Sin embargo, el abordaje y tratamiento profesional temprano permite frenar la evolución de la enfermedad y aliviar la sintomatología.



8. Problemas en la garganta

La inflamación de la faringe o faringitis es una molestia común que puede llegar a originar sensación de oídos tapados. Las personas manifiestan típicamente dolor, picazón y sequedad en la garganta.

En algunos pacientes, la faringitis puede progresar y causar molestias en los oídos por afección de los nervios, o bien al causar una otitis por extensión, según comentan casos clínicos. En las formas virales se utilizan medicamentos antipiréticos y antiinflamatorios para aliviar la sintomatología.

El uso de antibióticos es exclusivo de las infecciones bacterianas.
Faringitis que causa oídos tapados.
Los oídos tapados son un síntoma accesorio de las faringitis, pero no su principal manifestación.

9. Colesteatoma

Se trata de una tumoración o quiste benigno que se forma en el oído medio o en la región de la mastoides. El colesteatoma suele aumentar de tamaño de forma paulatina, pudiendo incluso comprimir las estructuras adyacentes y destruir el oído medio.

Los síntomas de esta condición incluyen lo siguiente:

  • Disminución de la agudeza auditiva en un oído.
  • Sensación de oído tapado.
  • Salida de fluido seroso.
  • Dolor crónico.
  • Mareos.

Investigaciones sugieren que la otitis media crónica es la causa más común de un colesteatoma. El tratamiento definitivo es quirúrgico, sin embargo, existen varios abordajes para reducir la sintomatología y mejorar la calidad de vida.

10. Neurinoma del acústico

El neurinoma del acústico, también llamado schwannoma vestibular, es un tumor benigno que se forma en el nervio vestibular. Este nervio viaja desde el oído interno hasta el tronco encefálico y es responsable de mantener el equilibrio. Las personas afectadas pueden tener zumbidos, sentir los oídos tapados y presentar inestabilidad al caminar.

Además, es posible que esta afección cause pérdida progresiva y unilateral de la audición, debilidad y entumecimiento de la cara. El estudio médico, la audiometría y los métodos de imagen son de utilidad para diagnosticar esta enfermedad.

La extracción quirúrgica es de elección en tumores grandes de crecimiento acelerado.

11. Bruxismo

Se trata de una alteración en el que la persona cruje, rechina y aprieta los dientes de forma inconsciente. Esta afección puede presentarse en el día o en la noche, siendo frecuente durante el sueño. La tensión de los músculos mandibulares puede hacer sentir los oídos tapados.

En general, el bruxismo debe ser tratado por un odontólogo. De igual forma, es crucial acudir con un médico especialista para una evaluación integral en busca de la causa de fondo.

12. Síndrome de Menière

El síndrome de Menière es una de las enfermedades vertiginosas más conocidas a nivel mundial, aunque no la más frecuente. Se caracteriza por episodios recurrentes de vértigo, disminución de la agudeza auditiva, zumbidos y sensación de oídos tapados.

Investigaciones estiman una prevalencia en España de 75 casos por cada 100 000 habitantes, siendo más frecuente en mujeres entre la tercera y la cuarta década de la vida. Esta condición no tiene cura, pero puede ser tratada con medicamentos que alivian los síntomas. Las personas afectadas deben evitar el estrés, la falta de sueño, la cafeína y el alcohol.

¿Cuándo buscar atención médica?

En la mayoría de los casos, sentir los oídos tapados es un síntoma temporal y de resolución espontánea. No obstante, la persistencia de este síntoma podría advertir de una enfermedad ótica que requiera atención profesional.

Otros signos de alarma que requieren atención médica lo antes posible son los siguientes:

  • Pérdida brusca del equilibrio.
  • Dolor en los oídos persistente.
  • Pérdida de la audición o sordera.
  • Salida de secreción purulenta o sangre.

Las causas de sentir los oídos tapados son muy variadas. Las alturas, el cerumen y el agua en los oídos son las más comunes y pueden solucionarse con facilidad.

Te podría interesar...
12 tratamientos que ayudan contra el dolor de oído
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
12 tratamientos que ayudan contra el dolor de oído

El dolor de oído es una afección muy común que puede obedecer a diversas causas y, por lo general, se puede aliviar con medidas sencillas.



  • Sánchez B. Problemas otológicos (I): otitis y tapones de cerumen. Farmacia Profesional. 2016; 30(4): 18-22.
  • Carretero M. Rinitis alérgica. Offarm. 2009; 28(5): 116-118.
  • Esteva E. Faringitis. Offarm. 2005; 24(1): 46-50.
  • Pérez M. Otitis. Tratamiento de la infección. Farmacia Profesional. 2002; 16(5): 44-49.
  • Isaacson G. Diagnóstico del colesteatoma pediátrico. Pediatrics. 2007; 64(3): 153-157.
  • Sommerfleck P. Enfermedad de menière: Concepto y criterios diagnósticos. Revista FASO. 2015; 22(1): 65-68.