¿Cuáles son los síntomas de agorafobia?

La agorafobia provoca crisis de ansiedad frente a ciertas situaciones sencillas. Puede haber síntomas tanto psicológicos como físicos. En este artículo te lo explicamos.
¿Cuáles son los síntomas de agorafobia?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 21 agosto, 2020.

Última actualización: 21 agosto, 2020

Los síntomas de agorafobia han sido descritos por numerosas entidades, ya que se trata de una enfermedad compleja que, en cada persona, se manifiesta con ciertas peculiaridades. Si tuviésemos que clasificarla, diríamos que se engloba dentro de los trastornos de ansiedad.

Las personas que lo padecen sufren ansiedad o temor exagerado a lugares o situaciones en las que se sienten indefensas, atrapadas o avergonzadas. Por ejemplo, espacios abiertos, sitios muy concurridos o incluso el transporte público.

El problema es que los síntomas de agorafobia varían de manera notable, ya que esta patología abarca un conjunto de fobias que, a veces, se solapan entre sí. En este artículo te explicamos las manifestaciones más frecuentes.

Síntomas de agorafobia según el DSM-V

El DSM-V es el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, actualizado en el año 2013. Es la herramienta que suelen utilizar los psicólogos y psiquiatras para identificar las diferentes patologías. Según este manual, los síntomas de agorafobia más frecuentes son los siguientes:

  • Sentir ansiedad en lugares donde puede ser difícil o vergonzoso escapar. Estas personas suelen tener miedo de sufrir una crisis de angustia y, aún más, de que les suceda en sitios donde no pueden recibir ayuda. Los lugares que más temor provocan son aquellos fuera de casa y muy concurridos, como los transportes públicos o los supermercados.
  • El miedo hace que se desarrollen conductas de evitación. Por ejemplo, si un síntoma de agorafobia es la ansiedad al montarse en un autobús, estas personas tratan de no hacerlo nunca. Van cambiando hábitos por miedo a tener una crisis.
  • Para poder diagnosticar la agorafobia, suele requerirse que las crisis de ansiedad sean repetidas o que surja una preocupación muy intensa a raíz de una de ellas. Es decir, que esa persona sienta pánico por la probabilidad de sufrir otra o que cambie su comportamiento a partir de ese momento.

Además, es importante destacar que se deben excluir otros trastornos mentales para poder establecer un diagnóstico de certeza. Esto se debe a que, en muchas ocasiones, ciertas fobias específicas tienden a confundirse con la agorafobia, como la fobia social.

Hombre con ataque de pánico en la calle.
El ataque de pánico es una forma de presentación de la agorafobia.

Ejemplos de síntomas de agorafobia

Los síntomas de agorafobia, como hemos señalado, varían según la persona. Es frecuente que este trastorno se manifieste como miedo a estar en sitios abiertos, especialmente cuando se está solo. Sin embargo, también puede ocurrir en lugares cerrados, como cines o teatros.

Otro de los rasgos característicos es el temor a experimentar una situación embarazosa. Por ejemplo, caerse en público o incluso tener una crisis de ansiedad en frente de otros. Además, el miedo suele ser excesivo y muy intenso.

El problema es que todo esto acaba afectando cada uno de los ámbitos de la vida del paciente. Poco a poco se crean conductas de evitación, como ya hemos mencionado. De esta manera, si alguien tiene miedo al transporte público, quizá para ir al trabajo o para realizar cualquier actividad de ocio, se vea condicionado.

Otras consideraciones sobre la agorafobia

Según un artículo publicado en la revista Farmacia Profesional, los síntomas de agorafobia suelen aparecer al final de la adolescencia o al principio de la vida adulta. La mayoría de estas personas se refugian cada vez más en su casa, llegando a salir solo para lo necesario.

Existe una mayor tendencia a que aparezca en mujeres que en hombres. Por desgracia, suele acompañarse de síntomas depresivos, pensamientos obsesivos y fobia social.

Si esta enfermedad no se trata, acaba cronificándose y retroalimentándose, llegando a ser incapacitante. Además, debemos tener en cuenta que, al fin y al cabo, se trata de un trastorno de pánico. Por ello, también se acompaña de síntomas físicos.

Un artículo de la revista de Psicopatología y Psicología Clínica refiere que, cuando tiene lugar una crisis, la frecuencia cardíaca se acelera y puede haber una sensación de ahogo. Aumenta la sudoración, hay malestar y presión en el pecho que llevan, en casos extremos, al mareo y el desmayo. La ansiedad lleva a una sensación de pérdida del control y, en algunos casos, miedo a la muerte.

Mujer con agorafobia
La agorafobia tiene síntomas diversos que incluyen las conductas de evitación para no pasar por ciertos lugares.

Para recordar sobre la agorafobia y sus síntomas

Lo que debemos tener presente es que la agorafobia es un trastorno complejo que puede mostrarse de diferentes maneras. Estas personas tienen miedo a situaciones concretas, como utilizar el transporte público o acudir a lugares donde no pueden ser ayudados en caso de sufrir una crisis.

Por ello, es esencial que reciban un apoyo psicológico y un tratamiento adecuado. De otro modo, es posible que el trastorno se cronifique y acabe definiendo la vida de estas personas, impidiéndoles realizar su rutina con normalidad.

Te podría interesar...
6 trastornos psicológicos que puedes adquirir a lo largo de tu vida
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
6 trastornos psicológicos que puedes adquirir a lo largo de tu vida

Los trastornos psicológicos implican conjuntos de síntomas que causan malestar emocional y alteran la conducta 'normal'. Te presentamos algunos de ...