5 síntomas anormales que te dicen que algo no va bien en el posparto

Durante el periodo posparto es común experimentar ciertos síntomas, producto de los cambios ocurridos en el cuerpo. Por desgracia, algunas cosas pueden salir mal y poner en peligro la vida de la madre.
5 síntomas anormales que te dicen que algo no va bien en el posparto
Leidy Mora Molina

Revisado y aprobado por la enfermera Leidy Mora Molina el 06 mayo, 2021.

Escrito por Luis Rodolfo Rojas Gonzalez, 06 mayo, 2021

Última actualización: 06 mayo, 2021

El puerperio es el plazo de tiempo en el que el cuerpo de la madre comienza a retornar a su estado previo al embarazo. Durante este periodo se pueden presentar varias complicaciones que ponen en riesgo la vida de la madre. ¿Te interesa conocer 5 síntomas anormales que indican que algo no va bien en el posparto? A continuación te los contamos.

Una vez la madre da a luz y expulsa la placenta, el organismo comienza a recuperar su estado fisiológico no gestante. Este periodo suele durar entre 6 y 8 semanas.

En la actualidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), fallecen más de 1500 mujeres al día producto de complicaciones del parto y del embarazo. Ante la aparición de síntomas anormales en el posparto se debe realizar un abordaje inmediato para evitar complicaciones graves.

Síntomas anormales que te alertan problemas en el posparto

En el puerperio es común que la madre experimente cansancio, fatiga y algunas molestias en la parte baja del abdomen. No obstante, existen síntomas que no son propios de la recuperación posparto y que deben ser vigilados en detalle.

La mayoría de la complicaciones puerperales se producen en las primeras 24 horas posteriores al parto. Por lo que se debe controlar de forma rutinaria el estado de la vagina, la temperatura corporal, el fondo uterino, las contracciones restantes, la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

1. Sangrado vaginal abundante

La salida de sangre por la vagina en pequeñas cantidades es normal en las primeras horas del puerperio. Esto es resultado de la expulsión de los loquios o restos placentarios. Los mismos comienzan a disminuir luego en cantidad, tornándose de color marrón y amarillo pálido para desaparecer a los 14 días.

Por otro lado, la expulsión de abundante sangre roja rutilante, acompañada o no de coágulos y que perdura en el tiempo, es un signo de alarma que requiere abordaje médico inmediato. Por lo general, la madre suele experimentar otros síntomas asociados a la pérdida sanguínea, como palidez de piel y mucosas, sequedad bucal, mareos y debilidad.

Se estima que la hemorragia posparto es una de las 3 complicaciones maternas con mayor mortalidad en el mundo. Esta no es más que la pérdida de sangre en gran cantidad posterior a un parto vaginal o una cesárea. La pérdida o ausencia de tono uterino es la causa más frecuente de este síntoma, siendo responsable de más del 80 % de los casos.

Sangrado en el puerperio.
El sangrado en el puerperio es esperable, pero si se acompaña de dolores intensos y es de una cantidad considerable, constituye un signo de alarma.

2. Fiebre

En el primer y segundo día del puerperio suele presentarse una pequeña elevación de la temperatura corporal como resultado del procedimiento obstétrico.

Sin embargo, la presencia de una temperatura superior a 38 grados centígrados que perdure más allá de este periodo de tiempo suele ser uno de los principales síntomas anormales del posparto. En la mayoría de los casos, la fiebre se relaciona con la entrada de agentes patógenos e infecciosos al cuerpo de la madre.

Algunos estudios establecen que la infección del endometrio es la causa más frecuente de fiebre puerperal. De igual forma, suele ser producto de infecciones de incisiones quirúrgicas u obstétricas, así como de las mamas, del piso pélvico o del tejido renal.

3. Dolor en el abdomen

Durante el posparto, algunas madres pueden experimentar dolor en el abdomen, similar a las contracciones uterinas, pero de menor intensidad, siendo más frecuente en las pacientes que han tenido embarazos previos. No obstante, la presencia de dolor intenso que paraliza a la madre debe ser considerado un signo de alarma.

Este síntoma anormal suele ser indicativo de que algo no va bien. En la mayoría de las madres el dolor abdominal intenso, punzante o tipo cólico, que no disminuye con medicamentos, se asocia con pérdida de sangre e infecciones del aparato digestivo o genitourinario.

4. Hipertensión arterial

La elevación de la tensión arterial en el posparto suele ser una manifestación que indica la afección del aparato cardiovascular de la madre. Se habla de hipertensión posparto cuando se evidencian cifras tensionales superiores a 140/90 milímetros de mercurio, que se mantienen hasta por 12 semanas posteriores al parto.

La mayoría de las las pacientes con hipertensión arterial, luego de dar a luz, manifiestan otros síntomas como dolores de cabeza, palpitaciones, alteraciones visuales y fatiga. La presencia de estos signos anormales debe aumentar la sospecha clínica de que algo no va bien en el posparto.

Por lo general, esta afección está ligada a alteraciones hipertensivas propias del embarazo, como la eclampsia y la preeclampsia. De igual forma, padecer de obesidad, diabetes mellitus y enfermedades renales aumenta el riesgo de padecer hipertensión a largo plazo.

5. Depresión

Luego del parto, algunas madres experimentan cambios en el estado de ánimo que van desde la melancolía y la tristeza hasta la irritabilidad y la ansiedad. No obstante, estas variaciones emocionales suelen ser temporales, asociándose a cambios hormonales y a factores ambientales.

Por otro lado, la pérdida de interés por situaciones o actividades que antes resultaban atractivas, el desánimo y la tristeza sostenidas en el tiempo son síntomas de alarma que deben ser vigilados en el posparto. Otros trastornos psiquiátricos asociados a la depresión en el puerperio incluyen el disturbio de pánico en el posparto y la psicosis puerperal.

Depresión posparto.
Los cambios de humor en el posparto son esperables, pero cuando configuran un cuadro depresivo deben atenderse de forma médica.

¿Cuándo acudir al médico ante los síntomas del posparto?

Por lo general, las complicaciones que se originan en el posparto pueden controlarse si se identifican de forma temprana. De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) se debe buscar ayuda médica de forma inmediata si se presentan los siguientes signos y síntomas de alarma:

  • Dolor de cabeza intenso que no cede con medicamentos o descanso.
  • Alteraciones de la visión.
  • Sangrados abundantes acompañados o no de coágulos.
  • Fiebre mayor a 38 grados centígrados.
  • Perdida de la conciencia o convulsiones.
  • Sensación de asfixia o dificultad respiratoria.
  • Fatiga y cansancio extremo sin explicación.
  • Dolor opresivo en el pecho.
  • Vómitos continuos.
  • Dolor en el abdomen de alta intensidad que no cede con medicamentos.
  • Pensamientos de lastimarse a si misma o lastimar al recién nacido.

Prioriza tu salud posparto

El posparto debe ser un periodo de control y cuidado de la salud del recién nacido y la madre de forma integral. La mujer se enfrenta a cambios en su organismo que no deben ser subestimados o infravalorados con el fin de evitar complicaciones en el puerperio.

El sangrado abundante, la fiebre prolongada, el dolor abdominal, la elevación de las cifras tensionales y la depresión son síntomas anormales que deben abordarse de forma oportuna. La atención médica especializada es la única vía capaz de brindar el protocolo terapéutico adecuado.

Te podría interesar...
Hábitos para manejar el estrés y la depresión posparto
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Hábitos para manejar el estrés y la depresión posparto

Es vital seguir unas pautas básicas de autocuidado durante y después del embarazo para prevenir y tratar la depresión posparto .



  • Cedeño-Burbano A, Galeano-Triviño G, Fernández-Bolaños D, Chito-Castro K, Coronado-Abella V. Hipertensión postparto: una revisión de la literatura y los protocolos de manejo. Rev. Fac. Med. 2015; 62 (3): 251-258.
  • Bezares B, Sanz O, Jiménez I. Patología puerperal. Anales Sis San Navarra. 2009; 32( Suppl 1 ): 169-175.
  • Naula Espinoza L, Quiñonez Leon C, Solano Calle B, Méndez Reyes J et al. Complicaciones del puerperio inmediato en pacientes atendidas en el Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Vicente Corral Moscoso, Cuenca-2013. Revista Latinoamericana de Hipertensión. 2019; 14 (2): 205-212.
  • Karlsson H, Pérez Sanz C. Hemorragia postparto. Anales Sis San Navarra. 2009;  32( Suppl 1 ): 159-167.
  • Brousseau EC, Danilack V, Cai F, Matteson KA. Emergency Department Visits for Postpartum Complications. J Womens Health (Larchmt). 2018 Mar;27(3):253-257.
  • Paladine HL, Blenning CE, Strangas Y. Postpartum Care: An Approach to the Fourth Trimester. Am Fam Physician. 2019 Oct 15;100(8):485-491.