¿Qué síntomas puede causar el citomegalovirus que contrajo Álvaro Morata?

01 Marzo, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
El futoblista Álvaro Morata fue diagnosticado con citomegalovirus tras un desmayo con mareos que sufrió posterior a un partido. ¿Es una situación grave? Lo analizamos.

El futbolista español de la Juventus, Álvaro Morata, fue noticia por el desmayo y los mareos que sufrió tras el partido de su equipo contra el Oporto. Esto se vinculó, también, a una baja del rendimiento en el último tiempo, que se podría atribuir a síntomas de citomegalovirus.

Resulta que los informes médicos han planteado que el atleta padece una infección virósica. En concreto, sus signos estarían causados por esta partícula viral. Pero, ¿qué es la patología? Como veremos a lo largo del artículo, no sería extraño atribuir un mayor desgaste de Morata al trastorno.

¿Qué es el citomegalovirus?

El citomegalovirus que ha infectado a Álvaro Morata es una partícula de la misma familia viral que la mononucleosis y la varicela. Se trata, de hecho, de una variedad de herpes, por lo que también recibe el nombre de herpesvirus 5.

Como todos los demás miembros de esta familia, se caracteriza por infectar de manera persistente y crónica. Es decir, una vez que invade el cuerpo queda alojado allí para toda la vida. En general, lo hace de manera latente, pero si se reactiva por diversas cuestiones (como una caída en las defensas) es capaz de generar síntomas.

La prevalencia en la población general es alta. Se calcula que más del 50 % de los adultos son positivos para citomegalovirus, aunque no tengan síntomas. Se asume que su distribución es amplia en el mundo y que el contagio es relativamente sencillo.

Las vías de transmisión se basan en los fluidos corporales, siempre y cuando la infección esté activa. Tanto la sangre como la saliva y las lágrimas son medios en los que la partícula subsiste y pasa entre seres humanos. También se contagia por vía sexual y las madres lo pueden trasladar a sus hijos por la leche materna.

¿Qué síntomas puede causar el citomegalovirus que contrajo Álvaro Morata?
Las madres pueden transmitir el virus a sus hijos, lo que constituye la forma más grave de presentación, cuando adquiere la variante neonatal.

Sigue leyendo: Tipos de herpes

Síntomas que puede causar el citomegalovirus

Lo sucedido a Álvaro Morata es explicable por la infección activa de citomegalovirus. Sus síntomas se corresponden con el cuadro clínico que algunos adultos padecen al estar colonizados por la partícula viral.

De todas maneras, como veremos a continuación, cada situación es particular y la mayoría de los seres humanos lo atraviesan sin enterarse. Por dicha razón, hay un 50 % de infectados en el mundo, sin que eso represente un riesgo aumentado de mortalidad.

Síntomas del citomegalovirus en los bebés

El citomegalovirus congénito es una de las formas graves de la enfermedad. Se trata de recién nacidos que han adquirido la infección en el vientre de su madre, en el proceso de parto o a través de la leche materna.

Es posible que el nacimiento sea normal y que la primera revisación con el pediatra no arroje ninguna sospecha. Pero luego se manifiestan trastornos que son más evidentes. Una hepatitis con mal funcionamiento del hígado generará ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas) y problemas de coagulación.

Los bebés también pueden desarrollar una encefalitis por citomegalovirus, lo que constituirá un cuadro de suma gravedad. Las convulsiones suelen ser el aviso de la infección en curso.

Síntomas del citomegalovirus en pacientes inmunocomprometidos

Una persona con compromiso de su sistema inmune puede desarrollar formas graves de la infección por este virus. Esto se debe, no tanto a la virulencia de la partícula, sino más bien a su estado orgánico comprometido.

Neumonías, hepatitis, encefalitis y trastornos oculares se cuentan entre las más preocupantes complicaciones. Puede derivarse de una primera infección o de una reactivación de agentes virales que se contrajeron mucho tiempo antes y aprovechan la oportunidad de debilidad para atacar.

Síntomas del citomegalovirus en adultos sanos

Como ya adelantamos, la mayoría de las personas se infectarán y no tendrán síntomas causados por el citomegalovirus. Quizás, nunca se enteren de su contacto con la partícula, a menos que se les realice un testeo específico o que tengan una reactivación posterior por volverse inmunocomprometidos.

De todos modos, hay un cuadro clínico sin gravedad que algunos adultos sanos padecen. Este podría ser el caso de Álvaro Morata, según los datos con los que disponemos. En esta presentación hay gran similitud con cuadros gripales intensos. Se produce fiebre, la fatiga es extrema y la debilidad muscular no permite realizar casi ninguna actividad.

Hay casos en los que se acompañan estos signos de una molestia en la faringe, con dolor al tragar. Por ello, se puede confundir con un resfrío o una angina. Hasta la persona sin consultar podría pensar que tiene una gripe.

¿Cómo se tratan los síntomas del citomegalovirus?

Si la infección por citomegalovirus genera el cuadro de cansancio generalizado y leve fiebre que hemos descrito – y que podría ser el caso de Álvaro Morata -, entonces el abordaje es conservador. Se prefieren las medidas de descanso, control de la temperatura y analgesia básica.

No es necesario recetar antibióticos ni antivirales específicos. El cuerpo de un adulto saludable resolverá el problema y, en mayor o menor tiempo, la partícula volverá a su estado de latencia.

El reposo es clave, no solo porque el paciente no tiene fuerzas para concretar tareas, sino porque se agregan riesgos al realizar actividades en esas condiciones. Puede sobrevenir una deshidratación o generarse desmayos que conlleven lesiones por caídas, por ejemplo.

Distinto es el caso de los inmunocomprometidos. Estas personas requieren hospitalizaciones y administración de antivirales que reduzcan el tiempo de padecimiento. Del mismo modo, en las encefalitis o las neumonías se imponen pasos por terapias intensivas para contrarrestar los efectos deletéreos sobre los órganos.

Los recién nacidos, por su parte, merecen especial cuidado de pediatras. A veces, hay restricciones de crecimiento y desarrollo que no permiten que el cuerpo combata a la partícula viral, por lo que no se puede dejar la evolución librada al azar.

Ictericia en un neonato con citomegalovirus.
La ictericia neonatal por citomegalovirus puede requerir un paso por lámparas especiales para reducir el síntoma.

Descubre: Citomegalovirus en el embarazo: todo lo que debes saber

¿Se podría haber prevenido la situación de Álvaro Morata?

Es muy difícil prevenir la infección por citomegalovirus. Las medidas de seguridad son las básicas, que implican el lavado de manos y la correcta higiene de todos los utensilios que se empleen.

Si la partícula ya se encuentra en el cuerpo y se reactiva, es probable que haya una caída de las defensas. También es una situación complicada de prever, pues enfermedades o situaciones estresantes son capaces de habilitar la reproducción de la familia del herpes que ya se alojó.

Es muy posible que el futbolista reciba la indicación de reposo y que su sistema inmune resuelva la infección sin complicaciones. Este es el desenlace habitual de los cuadros similares.

  • Gámez, Sara Sanbonmatsu, Mercedes Pérez Ruiz, and José María Navarro Marí. "Infección por citomegalovirus humano." Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 32 (2014): 15-22.
  • Staras, Stephanie AS, et al. "Seroprevalence of cytomegalovirus infection in the United States, 1988–1994." Clinical Infectious Diseases 43.9 (2006): 1143-1151.
  • Ayestarán, O. Serrano, et al. "PE. 80. Encefalitis por citomegalovirus en niños inmunocompetentes." Anales de Pediatría. Vol. 67. No. 4. Elsevier Doyma, 2007.
  • Quispaya, Rolando, and Paola Fernandez. "Necrosis retiniana por citomegalovirus: como presentación inicial de un caso de SIDA." Gaceta Médica Boliviana 42.2 (2019): 150-152.
  • Allen, A. Alarcón, F. Baquero-Artigao, and Grupo de Estudio de la Infección por Citomegalovirus de la Sociedad Española de Infectología Pediátrica. "Revisión y recomendaciones sobre la prevención, diagnóstico y tratamiento de la infección posnatal por citomegalovirus." Anales de Pediatría. Vol. 74. No. 1. Elsevier Doyma, 2011.