Sobrepoblación de bacterias intestinales: síntomas y complicaciones

26 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Antonio Sánchez Amador
La sobrepoblación de bacterias intestinales o SIBO suele ser consecuencia de un trastorno en la motilidad intestinal. Su tratamiento es multidisciplinar.

La sobrepoblación de bacterias intestinales, desde un punto de vista médico, se conoce como SIBO —por la traducción desde el inglés de Small Intestinal Bacteria Overgrowth—. Se estima que hasta el 35 % de la población general puede sufrir esta condición, aumentando hasta un 90 % en personas con patologías gástricas previas.

En la atención primaria es común la visita de pacientes por signos gastrointestinales. Por ello, conocer las particularidades de cada patología digestiva es esencial. Si quieres conocerlo todo sobre la sobrepoblación de bacterias intestinales sigue leyendo.

Síntomas comunes en la sobrepoblación de bacterias intestinales

Como su propio nombre indica, este trastorno implica un crecimiento excesivo de microorganismos simbiontes y comensales presentes en el colon. Esto ocasiona problemas en la digestión y absorción intestinal, lo que se traduce en síntomas como los siguientes:

  • Pérdida de apetito.
  • Dolor abdominal por un exceso de gases.
  • Náuseas.
  • Hinchazón.
  • Sensación de saciedad incómoda tras la comida.
  • Diarrea o estreñimiento.
  • Fatiga y debilidad.

Tal y como indica la Clínica Mayo, la diarrea, los gases y el dolor abdominal son síntomas de muchas patologías diferentes, por lo que si duran pocos días no hay que preocuparse. Por otro lado, si se presenta sangre o pus en las heces, el malestar no desaparece en una semana o la condición se cronifica hay que acudir con rapidez al médico.

Gases intestinales en un hombre con SIBO.
La producción excesiva de gases intestinales se manifiesta con dolor tipo cólico en el abdomen.

Quizás te pueda interesar: Alimentos recomendados para el colon irritable

Causas y consecuencias del SIBO

Tal y como indican estudios científicos, la sobrepoblación de bacterias intestinales puede verse propiciada por diversas patologías. En general, el síndrome aparece cuando una cirugía o enfermedad previa dificulta y ralentiza el paso de las heces por el tubo digestivo, permitiendo que las bacterias se multipliquen sin control.

Los desórdenes en la motilidad intestinal —el síndrome del intestino irritable (SII) y la diarrea funcional, entre otros muchos— y la pancreatitis crónica son los causantes de casi el 90 % de SIBOs. Ante el sobrecrecimiento bacteriano se observan las siguientes consecuencias:

  • Malabsorción de grasas: al dañarse la mucosa intestinal se reduce la capacidad del intestino para absorber las grasas presentes en los alimentos.
  • Mala digestión de los hidratos de carbono: las bacterias degradan estos nutrientes en exceso, haciendo que exista una deficiencia a de ellos.
  • Malabsorción de proteínas: el daño en el epitelio intestinal dificulta la degradación de las proteínas en aminoácidos. Estas malabsorciones también desembocan en una peor asimilación de diversas vitaminas.

¿Cómo es su diagnóstico?

Tal y como indica el portal Empendium, muchas pruebas pueden ser realizadas, pero la más indicada es el cultivo bacteriológico del contenido intestinal. Para ello se utiliza una sonda nasoyeyunal dotada de una protección mecánica que se introduce en el intestino del paciente para obtener una muestra de la mucosa.

Esta técnica se considera como la prueba de oro a la hora de diagnosticar la sobrepoblación de bacterias intestinales. Los resultados anormales son los siguientes:

  • Bacterias anaerobias: es decir, que son capaces de desarrollarse en un medio sin oxígeno. Y otras como Bacteroides spp., Enterococcus spp., Lactobacillus spp. o E. coli, en una proporción mayor de 105 unidades formadoras de colonias (UFC) por mililitro (ml).
  • En pacientes enfermos que han pasado por procesos quirúrgicos de índole intestinal, el valor se coloca en 103 UFC/ml.

Más allá de esto, también se utilizan otras pruebas diagnósticas accesorias, como son exámenes de heces, radiografías del tracto digestivo, pruebas de laboratorio y algunos testeos respiratorios.

Tratamientos disponibles para la sobrepoblación de bacterias intestinales

El tratamiento de esta patología tan amplia debe ser multidisciplinar. En primer lugar, si existe una enfermedad subyacente que está dificultando la motilidad intestinal deberá ser abordada cuanto antes.

Una vez se haya identificado este motivo primario, se suelen recetar antibióticos al paciente para frenar el sobrecrecimiento bacteriano. Los más utilizados son la amoxicilina combinada con ácido clavulánico, el metronidazol y la rifaximina. Este último es el más prescrito, pues no es absorbido y solo trabaja a nivel intestinal.

Los antibióticos reducen la carga de bacterias anormales. Aun así, cuando se dejan de tomar, a veces pueden reaparecer. Por ello, los tratamientos son a largo plazo, alternando fármacos para evitar la adquisición de resistencia en las colonias.

Por otro lado, tal y como indica la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (SEMAL), también pueden ser necesarios complementos vitamínicos para contrarrestar la malabsorción a nivel intestinal. Los suplementos de vitamina B12, calcio y hierro son los más recetados.

Tratamiento con antibióticos para el sobrecrecimiento bacteriano intestinal.
Los antibióticos de elección para el SIBO se varían, de manera que no se propicie la resistencia bacteriana.

Consejos para la dieta

Fuentes ya citadas aconsejan que se reduzca la ingesta de carbohidratos fermentables (FODMAPS) y de alimentos con lactosa, pues se puede desarrollar cierta intolerancia a ella durante el sobrecrecimiento bacteriano intestinal. A día de hoy se continúa investigando el beneficio de introducir probióticos y prebióticos en los pacientes con este cuadro clínico.

Quizás te pueda interesar: ¿Qué es la resistencia a los antibióticos?

La sobrepoblación de bacterias intestinales causa dolor

Como habrás podido comprobar, son muchos los problemas que pueden desembocar en una sobrepoblación de bacterias intestinales. Desde cirugías a síndromes poco conocidos, hay eventos que pueden hacer que la motilidad intestinal se deteriore, lo que se traduce en un crecimiento exponencial de microorganismos comensales.

Si tienes algún dolor abdominal esporádico, no te preocupes, pues es habitual. En general, se considera acudir al médico cuando persiste por más de unos días, sobre todo si va acompañado de vómitos, náuseas, sangre en las heces y una pérdida de peso no intencionada.

  • Sobrecrecimiento Bacteriano (SIBO): Definición, diagnóstico y dieta, https://www.centrojuliafarre.es/blog/sobrecrecimiento-bacteriano/
  • Sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, MayoClinic. Recogido a 8 de enero en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/small-intestinal-bacterial-overgrowth/symptoms-causes/syc-20370168#:~:text=El%20sobrecrecimiento%20bacteriano%20en%20el%20intestino%20delgado%20com%C3%BAnmente%20se%20produce,de%20cultivo%20para%20las%20bacterias.
  • Pimentel, M. (2017). Small intestinal bacterial overgrowth: Clinical manifestations and diagnosis. Erişim:(https://www. uptodate. com/contents/small-intestinal-bacterialovergrowth-clinical-manifeastations-and-diagnosis). Erişim tarihi, 27.
  • Síndrome de sobrecrecimiento bacteriano, Empodium. Recogido a 8 de enero en https://empendium.com/manualmibe/chapter/B34.II.4.12.
  • Sobrecrecimiento bacteriano: un gran problema para el intestino, SEMAL. Recogido a 8 de enero en https://www.semal.org/es/prensa-tv/sobrecrecimiento-bacteriano-un-gran-problema-para-el-intestino