¿Qué es un sociópata y cómo se diferencia de un psicópata?

¿El sociópata se hace y el psicópata nace? Las diferencias entre un trastorno de la personalidad y el otro no son fáciles de determinar. Pero en este artículo vamos a intentar arrojar algo de luz al respecto.
¿Qué es un sociópata y cómo se diferencia de un psicópata?
Elena Sanz

Revisado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 23 junio, 2022

La sociopatía y la psicopatía a veces se utilizan como sinónimos. Sin embargo, ambos términos aluden a dos condiciones diferentes. De manera muy breve, podríamos decir que el sociópata se hace, mientras que el psicópata nace. Por lo tanto, conviene tratar cada uno de estos dos conceptos por separado, porque no son tan iguales como creemos.

En lo que sí coinciden ambos diagnósticos es en que se incluyen dentro del trastorno de la personalidad antisocial (TPA). El Manual MSD lo define de la siguiente manera: “un patrón general de desprecio por las consecuencias y los derechos de los demás”. Se trata de personas que actúan de una forma particular por las causas que veremos a continuación.

Infancias rotas y la sociopatía

Empecemos por comprender la mente de una persona que es sociópata. Para ello, vamos a revisar el caso real de una niña: Beth Thomas.

Fueron varios los estudios e investigaciones hechos al respecto. Es que esta niña, junto con su hermano, sufrió abusos sexuales por parte de su padre. Beth terminó con unos padres adoptivos, con quienes empezó a mostrar actitudes muy extrañas.

La niña le hacía daño a los animales y a su propio hermano (sobre todo en los genitales). Tenía casi siempre una actitud desafiante y se masturbaba en público.

Beth era tan solo una niña, cuya infancia había quedado destrozada por la violencia que su padre había ejercido contra ella desde muy tierna edad. Este es el vídeo sobre una entrevista que le hicieron y que es muy reveladora.



Pero, ¿pudo tener Beth Thomas una vida normal? La verdad es que sí.

Como hemos mencionado al principio, la sociopatía se hace y puede tratarse. Actualmente, Beth es enfermera y lleva una vida normal. Ha tenido que acudir a terapia para aprender a gestionar las actitudes desafiantes y los comportamientos que tenía con otras personas.

Un sociópata no deja de ser una persona que tiene un problema de salud mental, sobre el que puede recibir tratamiento para vivir en sociedad sin dificultades. Todos esos problemas de conducta, si se tratan desde un primer momento, en la vida adulta no tienen por qué estar presentes.

La terapia es fundamental y ser consciente de que se es sociópata también.

¿Cómo es un sociópata?

Después de esto, podemos explicar que un sociópata es una persona inestable emocionalmente que actúa por impulsos. No tiene nada planeado; ni hacerle daño a otra persona ni a un animal.

La mayoría de los sociópatas lo son porque han vivido experiencias traumáticas en la infancia, como Beth Thomas. Por lo tanto, esto deja en evidencia lo importante que es la infancia en el desarrollo de todo ser humano.

Psicopatía: cuando el cerebro es diferente

Ya hemos hablado de cómo es un sociópata, ¿pero qué ocurre en el caso de los psicópatas? En estas situaciones nos encontramos con personas que tienen un cerebro diferente.

Algunas investigaciones y estudios, como el de Asimetrías cerebrales en la psicopatía, explican que hay fallos en el funcionamiento del hemisferio izquierdo y dificultades para procesar el lenguaje.

También hay fallos en la corteza prefrontal, lo que hace que el cerebro sea diferente desde el primer instante en el que un ser humano nace. Por lo tanto, diríamos que el psicópata nace; no necesita vivir una infancia traumática, ya que es su cerebro el que presenta determinadas características.

Esta es la principal diferencia entre un sociópata y un psicópata.
Cerebro de un psicópata es diferente al de un sociópata.
Las imágenes de resonancia magnética de diferentes estudios han certificado que el cerebro de los psicópatas es diferente en estructura y en función.

¿Cómo es un psicópata?

Ahora que sabemos todo esto, podemos determinar que un psicópata es una persona que tiene una acusada ausencia de empatía. Por lo tanto, utiliza a los demás para sus propios beneficios.

Es incapaz de establecer relaciones de amistad real. Además, planea cada paso que da. No hay cura, aunque la terapia cognitivo conductual puede ser eficaz hasta cierto punto.



¿Es asesino un sociópata y un psicópata?

Debido al desconocimiento, muchas veces se confunde la sociopatía y la psicopatía con personas que son capaces de cometer un asesinato. Sin embargo, estar diagnosticado con estos trastornos no significa ser alguien que pueda matar a otro ser humano. No obstante, esto no quiere decir que no haya casos en los que sí pueda suceder.

Tengamos en cuenta la impulsividad del sociópata y la carencia de empatía del psicópata. Esto puede llevarles a matar en determinadas circunstancias, pero no todos los sociópatas y psicópatas son asesinos; ni todos los asesinos tienen alguno de estos dos trastornos.

Los sociópatas y psicópatas no deben darnos miedo. Hay personas que no tienen ninguno de estos dos trastornos y también manipulan, tienen muy poca empatía, son impulsivas o hacen daño a animales y personas.

Conocer este tipo de trastornos de la personalidad antisocial nos ayuda a entender por qué hay quienes actúan de una determinada manera.

Te podría interesar...
Trastorno límite de la personalidad
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Trastorno límite de la personalidad

Trastorno límite de la personalidad. Definición de la patología. Síntomas más comunes (conducta, cambios de humor y disociaciones). Tipos de tratam...



  • Cajal, M., Irurzún, JI., Nadal, Z., Solimena, N., Widensky, BS., Reyes, P., & Díaz Videla, M. (2018). Psicopatía, criminalidad y maltrato animal. Antrozoología, multidisciplinario campo de investigación, 112-133.
  • Ericksen, L., & do Nascimento, M. C. L. M. (2018). PSICOPATIA, INFÂNCIA E (IR) REVERSIBILIDADE. Revista FIDES9(1), 77-100.
  • Macedo, F. L., & Masnini, L. A. (2019). Psicopatia e sociopatia: uma revisão da literatura. Revista InterCiência-IMES Catanduva1(3), 52-52.