Sueño en los bebés: todo lo que debes saber

Durante los dos primeros años de vida del bebé sus necesidades y patrones de sueño van evolucionando. Te contamos lo que debes saber al respecto.
Sueño en los bebés: todo lo que debes saber
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 06 noviembre, 2020.

Última actualización: 06 noviembre, 2020

Es importante recordar que el sueño en los bebés es distinto al de los adultos. Por ello, comprender sus necesidades nos ayudará a sobrellevar esta etapa inicial de sus vidas de la mejor forma posible.

Cuando un niño nace, el descanso es uno de los asuntos que más preocupa a los progenitores. Es común ver a padres, primerizos y experimentados, preguntarse por qué su bebé duerme tanto o tan poco, por qué se despierta y cómo pueden ayudarle a regular sus ciclos.

Es indudable que con un bebé en casa el sueño de toda la familia se ve afectado. Los adultos tendrán que adaptarse a los ritmos del niño y enseñarle, con paciencia y amor. No obstante, si sabemos qué esperar estaremos mejor preparados para afrontar esta tarea sin desánimo ni desesperación.

¿Cuáles son los requerimientos de sueño en los bebés?

Desde el nacimiento hasta los dos años de edad, el sueño de los bebés se transforma y va estabilizándose. Así, en cada etapa las necesidades de descanso serán diferentes.

En un inicio el bebé pasará la mayor parte del tiempo durmiendo, repartiendo las horas de forma más o menos equitativa entre el día y la noche. De forma paulatina, sus horas totales de sueño irán disminuyendo, pero el descanso nocturno aumentará, lo que supondrá un alivio para los agotados padres.

De esta manera, los recién nacidos suelen dormir aproximadamente entre 16 y 18 horas diarias. Hacia los tres meses de edad su necesidad de descanso no se habrá reducido en exceso (aún necesitarán un mínimo de 15 horas), sin embargo, el sueño diurno habrá descendido a unas 4 horas.

Este patrón continuará su progresión hasta que el niño cumpla 2 años, momento en el que 13 horas de sueño serán suficientes. Llegados a este punto, el descanso nocturno será de unas 11 horas y durante el día bastará con una siesta.

Madre pasea a un bebé para que duerma.
Los horarios de los bebés son diferentes y eso altera la dinámica dentro del hogar.

¿Cómo es el sueño en los bebés?

Como dijimos al principio, el sueño en los bebés es diferente al de los adultos. Cambian los tiempos, pero también la dinámica neurológica y la forma de descansar. Veamos más en detalle algunas características.

Despertares frecuentes

Como ya comentamos, el sueño en los bebés es muy diferente al nuestro porque estamos acostumbrados a dormir largos periodos seguidos y hacerlo casi exclusivamente durante la noche. En los más pequeños esto no es posible, ya que necesitan despertar con frecuencia para alimentarse. Su estómago tiene un tamaño muy reducido, por lo que han de ingerir alimento cada poco tiempo y en pequeñas cantidades.

Así, los recién nacidos no suelen dormir más de una o dos horas de forma continua. Luego serán capaces de permanecer más tiempo dormidos, sin alimentarse, de modo que hacia los seis meses de edad muchos bebés logran conciliar el descanso por seis a ocho horas por las noches.

Ansiedad por separación

No obstante, hemos de tener en cuenta que en esta etapa, cuando termina la necesidad de alimentarse de forma constante, surge otro asunto a tener en cuenta: la ansiedad por separación. Alrededor de los siete meses de edad el niño comienza a comprender que es un ser independiente de su madre (hasta ese momento, para él, ambos eran uno).

Sin embargo, aún no tiene desarrollado el concepto de permanencia. Es decir, no comprende bien que los objetos y las personas siguen existiendo aún cuando él nos los ve, los oye o los siente.

Todo esto conduce a que el niño experimente una enorme angustia cuando sus padres salen de su campo de percepción. Para él es como si hubieran desaparecido, como si nunca fueran a volver y esto resulta aterrador.

Por lo mismo, en estos meses el bebé puede tener dificultades para conciliar el sueño o mantenerse dormido si no está junto a sus padres. Además, puede despertarse llorando de forma desgarradora si no los siente cerca.

Madre practica colecho con bebé.
La práctica o no del colecho es una decisión personal que muchos padres implementan para favorecer el descanso.

Claves para favorecer el sueño en los bebés

Lo más importante que has de tener en cuenta si tienes un bebé en casa es que vas a tener que modificar tus patrones de sueño para adaptarte a los suyos. Esto es un hecho ineludible. Por tanto, ármate de paciencia y amor para afrontar esta etapa y trata de dormir cuando lo haga tu hijo.

Por otro lado, la decisión de dormir junto al bebé o colocarlo en su propia habitación es personal y depende de las preferencias de cada familia. No obstante, ten en cuenta que dormir junto al niño facilitará que puedas alimentarlo o consolarlo cuando se despierte de forma más rápida. Pero, sobre todo, si vas a cambiarlo a su propia habitación evita que este momento coincida con la ansiedad de separación.

Por último, si el bebé se despierta y llora, atiéndele. No lo estás malcriando, no le estás impidiendo aprender a dormir de forma autónoma. Solo le estás asegurando que cuando se despierte solo y en la oscuridad, indefenso y atemorizado, podrá contar contigo. El afecto y la seguridad son un derecho fundamental de todo infante y son la base del vínculo de apego.

Te podría interesar...
Por qué es mejor que el bebé no duerma en la silla del coche
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Por qué es mejor que el bebé no duerma en la silla del coche

No puedes evitar que el bebé se duerma en la silla del coche mientras van de un sitio a otro. Pero, por su seguridad vigila sus posturas mientras d...