¿Qué es la terapia EMDR y cómo funciona?

La terapia EMDR se ha destacado por ser una de las alternativas más efectivas para tratar los traumas. En este espacio te contamos de qué se trata.
¿Qué es la terapia EMDR y cómo funciona?
Andrés Carrillo

Escrito y verificado por el psicólogo Andrés Carrillo el 25 junio, 2021.

Última actualización: 25 junio, 2021

La terapia de desensibilización y reprocesamiento mediante movimientos oculares (EMDR) es un procedimiento que se aplica para tratar diversos tipos de traumas. Algunas de las afecciones en las que se emplea con regularidad son los trastornos de estrés postraumático. No obstante, también es útil en situaciones cotidianas que no representan un trauma severo, como el temor a hablar en público.

Las bases sobre las que se fundamenta este modelo terapéutico parten desde las funciones de los dos hemisferios cerebrales, y se complementa con técnicas cognitivas. En este sentido, entendemos que se trata de un proceso holístico entre aspectos orgánicos y psicológicos. Su efectividad es tanta, que la Asociación Estadounidense de Psicología (APA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconocen como la técnica con mayor nivel de eficacia.

¿Cómo funciona la terapia EMDR?

Lo que se busca con la terapia EMDR es disminuir la actividad cerebral destinada a proteger a las personas de sus traumas. Es decir, por medio de la estimulación ocular se consigue relajar los procesos mentales que operan como mecanismos de defensa en la psique. De este modo, el paciente consigue liberar la carga emocional que representa el trauma.

Además de los movimientos oculares, también se emplean otras técnicas de estimulación bilateral. De la misma forma que ocurre con los ojos, la audición y el tacto también están involucrados en procesos fisiológicos que conducen a un mejor procesamiento de los recuerdos traumáticos.

En resumen, la idea de esta terapia es relajar la tensión mental por medio de estimulación sensorial. Se ha comprobado que los sentidos desempeñan un papel determinante en el procesamiento de la información, tanto para aprender cosas como para reestructurar esquemas mentales disfuncionales.

¿Qué es la terapia EMDR y cómo funciona?
La terapia EMDR se considera eficaz para ayudar a afrontar traumas del pasado o eventos traumáticos repentinos.

¿Cuándo se recomienda la terapia EMDR?

De acuerdo con las directrices de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), la terapia EMDR se recomienda en casos de traumas. Asimismo puede ser empleada como recurso terapéutico ante problemas cotidianos. Por ejemplo, es efectiva en casos de rupturas amorosas.

En general, los traumas pueden ser producto de situaciones cotidianas; todo depende del estilo de afrontamiento y la interpretación subjetiva de los acontecimientos. Tal es el caso del bullying, donde algunos jóvenes requieren de asistencia psicológica para superarlo mientras que otros no se ven afectados de forma tan intensa.

De manera similar ocurre con los procesos de duelo. Algunas personas tienen los estilos de afrontamiento adecuados para sobreponerse a un duelo por la pérdida de un ser querido, en contraposición a quienes ameritan de un terapeuta para cerrar ciclos dolorosos.

En los casos anteriormente mencionados, la terapia EMDR resulta efectiva y se recomienda su aplicación. Es importante tener en cuenta que, para poder conseguir los resultados esperados, el terapeuta debe tener las credenciales necesarias; ser un profesional de la salud mental formado en esta terapia.



Fases de la terapia EMDR

Durante una sesión en la que se emplea la terapia EMDR se debe llevar a cabo un proceso estructurado. A continuación, vamos a revisar un listado con todas las fases que deben cumplirse para completar el proceso terapéutico de forma satisfactoria.

1. Diseño de plan

Durante esta fase primaria se hace el llenado de la historia clínica del paciente. Es importante conocer los antecedentes en profundidad; desde las creencias particulares que pueda tener, hasta si existe alguna hipersensibilidad sensorial.

En este primer momento también se habla con el paciente respecto al procedimiento. La idea es que no existan vacíos de información respecto al proceso. Mientras más cómodo y convencido esté el paciente, mayores serán las probabilidades de éxito.

2. Preparación del paciente

El especialista procede a darle información al paciente respecto a la teoría que sustenta los métodos de la terapia. Durante la explicación del procedimiento, es recomendable incentivar a la persona para que haga las preguntas que desee.

A medida que se vayan desarrollando las explicaciones, la persona irá ganando cada vez más confianza en la terapia EMDR. Es fundamental generar un ambiente seguro para que, llegado el momento, el afectado se sienta más libre de expresar sus traumas.

3. Fase de evaluación

Durante esta fase se debe identificar cuál es exactamente el recuerdo traumático que perturba la estabilidad emocional. Una vez que esté claro, se le deberá pedir a la persona que ilustre con una imagen dicho recuerdo. Naturalmente, las primeras sensaciones serán desagradables para el paciente, pero se debe continuar.

A medida que la persona avanza en la descripción de la imagen y el relato general del recuerdo, el examinador debe anotar todas las reacciones físicas que observe, como su lenguaje corporal, temblores, necesidad de huir, etcétera. Para dar cierre al relato, se debe hacer una declaración positiva en relación al recuerdo.

4. Desensibilización

Este es el punto más álgido del procedimiento. Se trata de guiar al paciente en distintas asociaciones referentes a su trauma. Es la propia persona la que deberá iniciar con la asociación libre. Lo ideal es que no se tarde demasiado tiempo entre un escenario hipotético y otro. El terapeuta debe ayudarle a que agote todos los casos posibles.

Durante el relato de las asociaciones, es indispensable que la estimulación bilateral esté presente en todo momento. Es decir, que el paciente esté siguiendo el dedo índice del terapeuta con su mirada, de un lado al otro, hasta que las sensaciones de incomodidad disminuyan.

5. Reestructuración positiva de la cognición

En esta fase se mantiene el procedimiento de estimulación bilateral. El objetivo es cambiar los esquemas mentales que mantienen el trauma y reemplazarlos por patrones de pensamiento adaptativos. En ese sentido, se busca que el paciente fortalezca la declaración positiva que hizo sobre el evento traumático.

Si apelamos a un ejemplo, sería fortalecer la certeza de que ya se tiene control sobre la situación. Durante la superación de eventos traumáticos es necesario que las personas le quiten poder a sus pensamientos negativos.

Cuando los pacientes asumen el evento traumático como parte de su historia de vida, obtienen un aprendizaje significativo. Es decir, son capaces de seguir adelante. En este punto, se da por terminada la estimulación bilateral.



6. Examen corporal

Durante la fase del examen corporal se intenta disminuir en gran medida la tensión residual física. De nuevo, se menciona la escena original del trauma, pero esta vez el terapeuta se encarga de relacionarla con el aprendizaje que la persona hizo consciente en las fases anteriores.

Podría ocurrir que el paciente experimente nuevas sensaciones incómodas. Si esto llegase a ocurrir, se debe retroceder hasta la fase de desensibilización para abordar de nuevo los escenarios que producen el malestar.

7. Cierre de la sesión

Para dar un cierre adecuado a la sesión se debe restablecer la estabilidad emocional del paciente. Esto se conseguirá por medio de una premisa de control; se le indica al paciente que él tiene el control respecto a su proceso y, por tanto, el trauma no lo debe perturbar de forma constante. 

Un ejercicio que se recomienda aplicar es el de la escritura terapéutica. De forma eventual, las personas necesitarán validar de nuevo sus emociones. Con ese objetivo, el terapeuta dará las instrucciones para el llenado de un diario en el cual se escribirán los pensamientos intrusivos. 

8. Fase de reevaluación

En cada sesión se deben realizar todas las fases en el mismo orden. La intención de realizar una reevaluación es que se puedan constatar los cambios conductuales del paciente, además de comprobar que no queden alteraciones emocionales latentes.

Fases de la terapia
La terapia EMDR finaliza cuando el terapeuta comprueba que la persona ya puede controlar las emociones derivadas de su trauma.

Beneficios de la terapia EMDR

Revisemos algunos de los beneficios más importantes que se pueden conseguir con la aplicación correcta de esta terapia. Resulta lógico pensar que los cambios no llegarán de inmediato, estos beneficios comenzarán a notarse en el mediano plazo. Veamos de qué se trata.

1. Mejora la autoestima

Una vez superado el trauma, es posible experimentar una revalidación en la valoración personal. La autoestima está vinculada al control que las personas tienen sobre su vida en general. Por eso, cuando se recupera el control sobre los aspectos emocionales, se consigue una mejoría en las condiciones de vida.

2. Provee nuevos estilos de afrontamiento

A medida que la superación del evento traumático se hace efectiva, se aumentan los recursos para afrontar situaciones de la vida. En otras palabras, lo aprendido durante las sesiones de terapia EMDR se puede extrapolar a todos los ámbitos.

3. Mejora la capacidad de introspección

En general, todos somos capaces de evaluarnos a nivel personal. Sin embargo, no siempre llegamos a ser totalmente honestos con dicha evaluación. Es común que algunos sesgos nos impidan valorar de manera objetiva nuestra realidad. En este sentido, las sesiones de EMDR contribuyen a mejorar la autoevaluación realista.

¿Cuántas sesiones de terapia EMDR son necesarias?

El número de sesiones es indeterminado, pero en promedio se requieren de 1 a 3 sesiones para ver resultados que perduren en el tiempo. En los casos de traumas severos, es posible extenderlo hasta por 1 año completo. 

Te podría interesar...
Salud mental, ¿qué terapias pueden mejorarla?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Salud mental, ¿qué terapias pueden mejorarla?

La salud mental es tan importante como la física. En este artículo te explicamos una serie de consejos y terapias que pueden ayudarte a mejorarla.



  • Ayala, Kati. “La Terapia EMDR.” Temas de Psicoanálisis 10 (2015): 1–27. Temas de Psicoanálisis. Web.
  • Beer, R. “Eficacia de La Terapia EMDR En Niños Con TEPT: Una Revisión de La Literatura.” Psicologosmadrid.Eu (2013): 1–37. Psicologosmadrid.Eu. Web.
  • Jarero, Ignacio et al. “Intervenciones Humanitarias Para La Recuperación Del Trauma Con Terapia EMDR En Latinoamérica y El Caribe.” Journal of EMDR Practice and Research 9.2 (2015): 69E-78E. Journal of EMDR Practice and Research. Web.
  • Mosquera Barral, Dolores, and Ana Isabel González Vázquez. “Terapia EMDR En El Trastorno Límite de Personalidad.” Acción psicológica 10.1 (2013): 85–96. Acción psicológica. Web.
  • GONÇALVEZ BOGGIO, Luis. Estudio de técnicas energéticas y de estimulación bilateral para el abordaje del estrés postraumático :investigación en una población de emigrantes uruguayos retornados. Tesis de maestría. Universidad de la República (Uruguay). Facultad de Psicología. Montevideo:2017. [Fecha consulta: 24 de Junio 2021].