Terapia integral de pareja: ¿en qué consiste?

Cuando los problemas de pareja parecen no tener solución, no está de más buscar ayuda profesional. A continuación detallamos los principios y técnicas de un estilo de terapia de pareja que ha resultado ser efectiva.
Terapia integral de pareja: ¿en qué consiste?
Maria Alejandra Morgado Cusati

Escrito y verificado por la filósofa Maria Alejandra Morgado Cusati el 10 febrero, 2021.

Última actualización: 10 febrero, 2021

La terapia integral de pareja fue desarrollada por Andrew Christensen y Neil S. Jacobson durante la década de 1990. Se trata de una intervención que promueve la aceptación del otro, la apertura emocional y el cambio. Además, pertenece a las terapias de la tercera generación y está basada en evidencia.

Esto significa que la terapia integral de pareja propicia el cambio de uno mismo, tomando en cuenta el contexto del problema más que el comportamiento problemático. Además, se considera la evidencia para mejorar la efectividad y eficacia del tratamiento.

En este artículo te contamos en qué consiste este tipo de terapia de pareja, cómo funciona y cuáles son sus intervenciones.

¿En qué consiste la terapia integral de pareja?

La mayoría de los conflictos de pareja tienen que ver con el desarrollo de incompatibilidades. De esta forma, este tipo de terapia asume que el problema no son dichas diferencias (las que resultan inevitables), sino cómo se manejan.

Un mal manejo de las incompatibilidades propicia que la pareja interprete que el problema es lo que el otro hace o deja de hacer. En consecuencia, se intenta modificar la forma de actuar o de ser del otro. Así aumenta la polarización y distancia entre ambos.

Dicho esto, la terapia integral de pareja promoverá la aceptación entre ambos, alcanzada cuando los miembros dejan de luchar por cambiar a su compañero en función de sus deseos.

Para trabajar la aceptación esta terapia se centra en la empatía, la comunicación asertiva y la tolerancia. Los objetivos serán unir en torno al problema; ver el conflicto como una oportunidad para generar más intimidad y transformar las conductas negativas del compañero en menos dolorosas.

Pareja con problemas que necesita terapia integral.
El enfoque de la terapia integral de pareja es distinto al de otros abordajes y propicia la solución de problemas sin cambiar al otro.

¿Cómo funciona la terapia integral de pareja?

Antes que nada, el terapeuta debe realizar una formulación del problema y compartirla con la pareja. Es decir, durante las primeras sesiones se evaluarán las múltiples dimensiones de la relación y se generará una explicación que refleje el por qué se ha llegado hasta la situación actual.

Dicha formulación no es estática. Es decir, puede modificarse a medida que la intervención avanza. Lo ideal es que sea útil para la pareja y los ayude a superar la problemática. Se incluyen tres componentes que veremos a continuación.

1. El tema

Se trata de la temática principal sobre las que versan los conflictos de la pareja. Es decir, refleja el eje central de las discusiones. Los tópicos más habituales son las dicotomías de “proximidad vs distancia”, “control vs responsabilidad”, “actitud convencional vs actitud alternativa” o “actitud artista vs actitud científica”.

Para comprender mejor, diremos que en la primera dicotomía el problema subyace a que ambos conciben un nivel distinto de intimidad conveniente para la relación. Por lo que las discusiones suelen deberse a que hablan poco en el día a día o uno quiere hacer alguna actividad, mientras que el otro quiere pasar más tiempo juntos.

2. El proceso de polarización

Hace referencia a las interacciones que tienen lugar cada vez que aparece el conflicto. Es importante tener en cuenta que el malestar no es causado por las diferencias o el desacuerdo con la pareja, sino por las formas de responder.

En la polarización, las incompatibilidades se interpretan como deficiencias del otro. Además, la pareja empieza a analizar sus conflictos y concluye que el otro miembro es el culpable, tachándolo de “malo”, “egoísta” o “inmaduro”.

3. La trampa mutua

Es el resultado del proceso de polarización. Se caracteriza por el hecho de que cada miembro se siente atrapado y desesperanzado con respecto a la situación conflictiva. Suponen que no deben dejar de recriminar el comportamiento molesto del otro, pero que tampoco pueden aceptarlos sin más. Creen que la relación ya no va a mejorar, a pesar de sus intentos.

Tipos de intervenciones de la terapia integral de pareja

Esta terapia incluye tres estrategias de intervención que ahora analizamos.

1. Estrategias de aceptación

Son herramientas para trabajar y aceptar las diferencias, incluyendo las que parecen irreconciliables. Hay que tener en cuenta que la aceptación no significa resignarse ante la forma actual de la relación o rendirse ante el status quo. En este contexto, aceptar al otro implica considerar y adoptar alternativas sanas para manejar y solventar el problema.

Estas estrategias permiten que los problemas sean asumidos como oportunidades para mejorar la intimidad y la proximidad. Además, logran que la pareja renuncie a la idea de que las diferencias son negativas y a la pretensión de moldear al otro en función de un ideal de hombre o mujer.

Las técnicas más utilizadas para lograr la aceptación son las siguientes:

  • Unión empática: implica que los miembros de la pareja aprendan a expresar su dolor y molestias sin acusar y sin temor a ser acusados.
  • Separación unificada: ayuda a la pareja a distanciarse de sus conflictos y discusiones mediante un análisis racional del problema y diálogos sin cargas emocionales. Esto propicia el afrontamiento del problema en conjunto.

2. Estrategias de tolerancia

Suelen usarse cuando las estrategias de aceptación no han resultado como se esperaba. La meta es lograr que la pareja se recupere lo más pronto posible del conflicto y que no le afecte tanto.

El objetivo es que ambos toleren, lo más que se pueda, el comportamiento del otro. Las técnicas utilizadas para promover la tolerancia son las siguientes:

  • Enfocarse en los aspectos positivos de un comportamiento negativo.
  • Practicar las conductas negativas en la sesión y fingirlas en la casa.
  • Fomentar el autocuidado de cada miembro.
Terapia de pareja integral.
Las estrategias de la terapia de pareja integral son variadas y el terapeuta se vale de ellas para mejorar la relación.

3. Técnicas de cambio

Las técnicas de cambio en la terapia integral de pareja consisten en el entrenamiento de habilidades comunicativas y de resolución de problemas. La finalidad es incrementar o disminuir determinados comportamientos, mejorar la comunicación y la toma de decisiones en conjunto.

Tipos variados para elegir

Existen diferentes tipos de psicoterapias para parejas cuyas intervenciones dependerán de la formación que haya recibido el terapeuta. La presentada en este artículo se enmarca dentro del paradigma conductual y ha demostrado ser efectiva.

Al decidir qué psicoterapia es la mejor opción para solventar la problemática, lo ideal es conocer la formación del profesional y qué intervenciones trabaja. La pareja debe decidir con quién acudir tomando en cuenta sus necesidades.

Te podría interesar...
4 momentos en los que deberíais acudir a terapia de pareja
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
4 momentos en los que deberíais acudir a terapia de pareja

¿Has comenzado a sospechar que necesitáis ayuda? ¿No tienes del todo claro si acudir a terapia de pareja es lo que necesitáis?