¿Qué es la terapia narrativa y para qué se usa?

La terapia narrativa busca construir historias alternativas que acerquen a las personas a sus objetivos y deseos. Te la explicaremos en detalle a continuación.
¿Qué es la terapia narrativa y para qué se usa?
Maria Fatima Seppi Vinuales

Escrito y verificado por la psicóloga Maria Fatima Seppi Vinuales.

Última actualización: 26 diciembre, 2022

La terapia narrativa es un estilo de psicoterapia cuyo objetivo es «empoderar» a las personas para que reescriban su narrativa de una forma más compasiva. Consiste en tomar consciencia de cómo las historias que se cuentan a lo largo de la vida influyen en el bienestar y en la autopercepción.

Y es que, por lo general, cada experiencia e interacción recibe un significado que influye en cómo alguien se ve a sí mismo y al mundo. Partiendo de esto, este modelo terapéutico propone crear historias que puedan reforzar la autoestima, la vida profesional, las relaciones y las habilidades. ¿Quieres saber más al respecto?

¿Qué es la terapia narrativa?

La terapia narrativa surge de la mano de Michael White y David Epston. Su desarrollo es cercano a la evolución que se da en el ámbito de la terapia familiar y sistémica en los años 80 y 90. Una de las ideas más fuertes tiene que ver con la idea de que la persona no está sola, sino siempre en relación a un contexto.

White y Epston estaban muy interesados en el modo en que nos contamos a nosotros mismos, nuestra vida y nuestra identidad. Consideraban que a través de dichos relatos no solo estamos describiendo nuestra vida, sino también constituyéndola.

De allí la importancia de conocer los significados, los valores y las creencias detrás de dichas historias. Sentidos que tienen no solo un anclaje individual, sino que están fuertemente determinados por el contexto y lo social.

La terapia narrativa es un tratamiento conversacional que se caracteriza por el trabajo conjunto del terapeuta y la persona (coautor) en la construcción de nuevas historias —desde un enfoque colaborativo— orientadas hacia aquello que se quiere lograr.

Parte de la idea de que la persona cuenta con recursos y habilidades para hacerlo, mientras que el rol del terapeuta es el de acompañar o guiar en el camino hacia el conocimiento.

Tiene una fuerte base en el construccionismo social. Postula que las creencias, las ideas, los valores, las normas, las prácticas y los discursos no están allí desde siempre, sino que son construcciones desde las cuales nos posicionamos para interpretar el mundo.



Principios de la terapia narrativa

Para la construcción de nuevos relatos o de narraciones alternativas, la terapia narrativa se basa en diferentes principios y herramientas. Destacamos las principales a continuación.

Las metáforas narrativas

La terapia narrativa y los psicólogos
Es importante estructuras las historias de la forma más abierta y transparente posible para que la terapia sea de ayuda.

Las historias que contamos son una selección de hechos secuenciados, que se van conectando a través del tiempo. Estas narraciones nos aportan un sentido de nosotros mismos y de lo que nos rodea, y también nos sirven como referentes para actuaciones futuras.

Sin embargo, una historia es justamente una sola forma de contar las cosas. Por eso, a través de la terapia narrativa se invita a crear narraciones alternativas en las que se incluyan aspectos o detalles que habían sido omitidos con anterioridad.

Bautizar el problema 

En las primeras sesiones, la narración suele presentarse más desordenada, como si fuera una catarata de episodios. Sin embargo, a medida que la persona se va expresando, ese flujo se va ordenando.

En este momento el terapeuta busca que el paciente le ponga un nombre a aquello que lo aqueja o que lo define. Puede hacerlo a través de una palabra o de alguna frase breve. De este modo, se pretende «externalizar el problema», otro de los principios.

Al nombrarlo, es necesario cuidar diversos aspectos en relación al lenguaje; que el paciente elija las palabras que mejor describan la situación (que no sean impuestas) y que dichas palabras no refuercen la situación que sostiene el problema. Asimismo, el terapeuta, en sus devoluciones, trata de emplear el lenguaje del consultante.

La externalización del problema

A través de esta estrategia se busca volver el problema más concreto y manejable. De lo que se trata es de despatologizar al paciente, anclado a un diagnóstico o etiqueta.

La externalización se emplea como técnica para que las personas puedan tomar distancia del conflicto y no reconocerlo como inherente a la personalidad. Así, al poner el problema afuera, se empieza a debilitar la idea de uno mismo como débil o inútil.

Considerar el contexto y las circunstancias

Los problemas y las historias no se dan en el vacío, sino en un contexto social e histórico determinado, en los que están presentes distintas relaciones de poder.

Tener en cuenta estas circunstancias, explicitarlas y compartirlas con la persona ayuda a entender que muchas situaciones tienen una relación directa con ellas. A su vez, esto permite alivianar el peso de la culpa.

Por ejemplo, la obsesión con cuerpos delgados y esbeltos tiene como trasfondo una cultura que constantemente refuerza esas ideas.

Preguntarse por los efectos del problema

El terapeuta guía al paciente para que identifique de qué modo el problema ha influido en su vida; cuáles fueron los «trucos» o las «voces» mediante las cuales el problema se ha establecido, sus comienzos y el contexto en el que aparece.

Pero también se anima a que la persona explore su problema e identifique cuál ha sido su rol en el mantenimiento del problema. Esto es lo que se conoce como «preguntas de influencia recíproca».

La identidad es social 

La terapia narrativa parte de una visión constructivista o del posestructuralismo. Considera que la identidad no es algo que debamos descubrir en nuestro interior. No se trata de un «hallazgo» o de algo fijo, sino por el contrario, White afirmaba que es relacional y contextual.

Con ello se abre un abanico de posibilidades, en el que la persona tiene capacidad de construir su «identidad intencional», con foco en sus deseos, sus motivaciones, sus creencias, etcétera.



¿Para qué se utiliza la terapia narrativa?

La terapia narrativa tiene varios beneficios sobre la salud
Si se busca crecimiento personal, autoconocimiento y estabilidad mental es válido intentar con la terapia narrativa.

La terapia narrativa se puede emplear tanto en trabajo individual, como familiar, de pareja y también a nivel comunitario. Si bien se establece un encuadre de trabajo y se respeta la confidencialidad, existe cierta flexibilidad que se consensua con la persona.

Es posible invitar a las sesiones a las personas significativas que hayan sido afectadas o partícipes en el malestar del paciente.

A través de la «escucha deconstructiva» el terapeuta se vale de aquellos vacíos o ambigüedades en el relato para sacar a luz aquellos aspectos poco explorados o ignorados y que pueden facilitar una nueva versión de la historia.

De este modo, esta terapia ayuda a desandar los discursos dominantes que se postulan como verdades únicas e inalterables, e invita a los pacientes a construir una versión de la historia más afín a sus objetivos y deseos.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia narrativa?

Entre sus múltiples beneficios, la terapia narrativa permite construir una historia alternativa, abrir otros caminos y posibilidades que resulten más funcionales y saludables.

Por otro lado, como resultado de la externalización, las personas pueden separarse del problema y enfocarse en sus recursos y habilidades, y en lo que pueden hacer para producir un cambio en la situación que les aqueja.

Al enfocar el problema en relación con su contexto, se habilita a construir una nueva mirada sobre él. Asimismo, se refuerza el autoconocimiento y la persona se empodera de su vida.

El problema es el problema; la persona no es el problema…

Este es uno de los principios claves sobre los que se sustenta la terapia narrativa. De allí que trabaje sobre la externalización para eliminar el efecto estigmatizante de ciertas etiquetas.

Este modelo de psicoterapia entiende que el significado de un acontecimiento no es «producto de la mente», sino una construcción. Desde allí se opera el cambio.

En sí, amplía las versiones de un mismo hecho y permite que cada uno recupere un rol proactivo y protagonista en las diferentes decisiones de su vida.

Te podría interesar...
¿Necesitas un psicólogo? 4 razones que responderán tu pregunta
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Necesitas un psicólogo? 4 razones que responderán tu pregunta

El apoyo de un psicólogo resulta fundamental cuando atravesamos por determinadas situaciones. ¿Necesitas uno? Descúbrelo en este artículo.



  • Wallis, J., Burns, J., & Capdevila, R. (2010). What is narrative therapy and what is it not? The usefulness of Q methodology to explore accounts of White and Epston’s (1990) approach to narrative therapy. In Clinical Psychology & Psychotherapy (Vol. 18, Issue 6, pp. 486–497). Wiley. https://doi.org/10.1002/cpp.723
  • Hutto, D. D., & Gallagher, S. (2017). Re-Authoring narrative therapy: Improving our selfmanagement tools. In Philosophy, Psychiatry, & Psychology (Vol. 24, Issue 2, pp. 157–167). Project Muse. https://doi.org/10.1353/ppp.2017.0020
  • López De Martín, Silvia Roxana (2011). Terapias breves: la propuesta de Michael White y David Epston. III Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVIII Jornadas de Investigación Séptimo Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.
  • Moreno, A. (2014). Terapia narrativa. En A. Moreno: Manual de terapia sistémica. Principios y herramientas de intervención. Bilbao: Desclèe De Brouwer. Págs. 468-69.
  • Payne, Martín (2002) Terapia Narrativa. Una introducción para profesionales. Buenos Aires. Paidos.

Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar cualquier procedimiento.