¿Qué es la terapia de protones para el cáncer de mama?

La terapia de protones es una alternativa a la radioterapia convencional en casos de cáncer de mama con riesgo incrementado de afección cardíaca. Te contamos todo sobre esta novedosa opción.
¿Qué es la terapia de protones para el cáncer de mama?
Mariel Mendoza

Escrito y verificado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 14 noviembre, 2022

La terapia de protones, protonterapia o radioterapia con protones para el cáncer de mama es una forma avanzada de radioterapia que se utiliza para eliminar las células oncológicas de forma dirigida. La diferencia entre la terapia de protones y la radioterapia convencional es que la primera usa partículas cargadas denominadas protones, en lugar de la radiación ionizante o rayos X.

Ello permite que la terapia sea dirigida de forma más precisa hacia el sitio con las células malignas. Se protege, de esta manera, a los tejidos sanos circundantes.

¿En qué consiste la terapia de protones?

La administración de la terapia de protones para el cáncer se realiza mediante un dispositivo que se denomina ciclotrón. Este dispositivo envía un haz de protones de alta energía que se coloca, a través de la piel, dirigido hacia el tumor.

El uso de un haz de protones, al igual que sucede con la radioterapia convencional, produce daño en el ADN de las células. Esta terapia penetra directamente hacia el tumor y permite una mejor dosificación y profundidad, reduciendo el riesgo de efectos secundarios vinculados con el daño por radiación a los tejidos normales.

Es por ello que, particularmente en el cáncer de mama, la terapia de protones previene el daño por radiación en el corazón y en los pulmones. Se constituye como una alternativa útil en casos particulares de pacientes que poseen mayor riesgo de afectación cardiaca, ya sea por sus características particulares como por sus antecedentes patológicos personales.

Esto tiene una ventaja adicional. Permite emplear una dosis más alta de la terapia de protones para aumentar las posibilidades de destruir las células malignas.

Mujer con cáncer de mama.
Algunas pacientes tendrán un riesgo aumentado de efectos adversos cardiacos. En ellas, la terapia con protones podría ser beneficiosa.

¿Cómo se administra la terapia de protones?

Antes de la instauración del tratamiento, se debe realizar una tomografía computarizada o una resonancia magnética para concretar un mapa tridimensional del tumor. Luego, con programas informáticos y software especializado, los oncólogos se encargan de calcular cómo administrar el tratamiento en las dosis justas y en el lugar preciso.

El sitio ideal para aplicar el tratamiento se marca en la piel, de modo que pueda identificarse en las sesiones sin error.

La terapia de protones se realiza en una habitación adecuada para ello. La persona se debe mantener en una posición exacta sobre la mesa de tratamiento, de modo que se pueda dirigir el haz de protones.

La sesión es bastante rápida y dura alrededor de 30 minutos. Se suelen realizar 5 aplicaciones semanales por un lapso de 6 semanas.

No es doloroso.

Efectos adversos asociados

En general, los efectos secundarios más frecuentes de la terapia de protones comprenden los mismos asociados a la radioterapia convencional:

  • Fatiga.
  • Pérdida de peso.
  • Dolor en la zona de aplicación.
  • Enrojecimiento de la piel alrededor de la región de incidencia del haz.

Todo lo que debes saber sobre Cáncer de mama


Beneficios de la terapia de protones en el cáncer de mama

En el cáncer de mama, quienes más se benefician de la terapia de protones son aquellas pacientes que poseen mayor riesgo de efecto de la radiación sobre el corazón y los vasos coronarios. Estas mujeres reúnen alguna de las siguientes características:

  • Mastectomía previa.
  • Antecedente de enfermedad cardiaca.
  • Radiación anterior en ganglios linfáticos regionales.
  • Tumores del lado izquierdo o en el cuadrante inferior de las mamas.

Por otro lado, la terapia de protones se indica en casos de cáncer de mama que se diagnostiquen como alguno de los siguientes tipos:

La terapia de protones aparece como especialmente útil en estadios tempranos del cáncer de mama, sobre todo cuando hubo una cirugía conservadora antes. En dichas pacientes, se podría evitar la recurrencia o la extensión de las células cancerosas con este abordaje.

Por otro lado, también se utiliza en las recurrencias. Es una buena alternativa para aquellas personas que ya han recibido antes radioterapia convencional en una zona próxima a la que denota una reaparición del tumor.

Mamografía para el diagnóstico de cáncer de mama que recibirá terapia de protones.
Los métodos de imagen permiten delimitar la extensión del tumor. Luego, la biopsia establece si es un grado de enfermedad que se beneficiaría de la terapia con protones.


¿La protonterapia por si sola es suficiente?

No, por lo general, la terapia de protones es solo una parte del abordaje, que también incluye cirugía (mastectomía con o sin extracción de ganglios linfáticos), radioterapia convencional, quimioterapia y terapia hormonal, biológica o dirigida.

Además, esta técnica se usa en otros tipos de cáncer y no solo en el de mama. Se la emplea en las siguientes variantes oncológicas:

Debido a que la terapia de protones penetra directamente hacia el tumor, reduce el riesgo de efectos secundarios por radiación en tejidos sanos. En el caso del cáncer de mama, previene el daño al corazón y a los pulmones. Además de permitir una dosis más alta de aplicación.

Es un tratamiento no invasivo, conveniente para volver a la actividad diaria más rápido. Ofrece resultados similares o superiores a la radioterapia convencional y reduce el riesgo de propagación o recurrencia del cáncer.

Te podría interesar...
Estadios del cáncer de mama
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Estadios del cáncer de mama

El cáncer de mama es una enfermedad grave en la que se producen alteraciones en las células de este tejido, que se dividen de forma incontrolada.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.