Terapia sustitutiva de nicotina

La terapia sustitutiva de nicotina aporta nicotina, pero no las sustancias químicas de los cigarrillos que son perjudiciales para la salud. ¿En qué consiste? ¿Cuáles son las opciones? Te lo contamos.
Terapia sustitutiva de nicotina
María Vijande

Escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande el 11 junio, 2020.

Última actualización: 11 junio, 2020

La terapia sustitutiva de nicotina es un tratamiento para el tabaquismo. Con este tratamiento aportas la nicotina en forma de chicles, parches, sprays o pastillas para chupar. Las diferentes opciones de terapia sustituva aunque aportan nicotina, tienen la ventaja de que evitan las sustancias químicas de los cigarrillos y de su combustión, que son muy dañinas para la salud.

¿Cómo funciona la terapia sustitutiva de nicotina?

La terapia sustitutiva puede ayudarte con los síntomas de abstinencia y con las ganas de fumar que experimentas al abandonar el consumo de tabaco. Generalmente, los fumadores necesitan varios intentos antes de conseguir dejar el hábito definitivamente. 

La mayoría de los fumadores vuelve a recaer en el primer mes, sobretodo por los síntomas que experimenta como consecuencia del síndrome de abstinencia de nicotina. La terapia sustitutiva  trata solo los aspectos de dependencia física, por lo tanto, es probable que tengas que añadir estrategias para superar la dependencia psicológica.

Los estudios llevados a cabo sobre la terapia sustitutiva revelan que, cuando se combina esta terapia sustitutiva de nicotina con el apoyo psicológico, las probabilidades de conseguir dejar de fumar son mucho mayores.

indicación de vareniclina para dejar de fumar

La terapia sustitutiva de nicotina es una de las opciones terapéuticas para calmar los síntomas que se producen tras dejar de fumar.

Tipos de terapia sustitutiva de nicotina

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), ha aprobado diferentes formas de terapia para poder abandonar el hábito de fumar:

1. Parches

Se trata de una forma de administrar la nicotina a través de la piel, proporcionan una dosis adecuada a cada persona de nicotina. A medida que vaya pasando el tiempo los parches se van cambiando a dosis menores y tu dependencia de nicotina también va disminuyendo.

  • Parche de 16 horas: son los adecuados para las personas que fuman poco. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no proporcionan nicotina por la noche y no te servirá como tratamiento si tienes síntomas de  abstinencia por la mañana temprano. 
  • Parche de 24 horas: con el uso de parches de esta dosis de nicotina la aportación es constante, evitando los síntomas de abstinencia.

Los parches se cambian cada día por la mañana pegándolo en una zona de la piel limpia y seca. Entre los posibles efectos secundarios del parche de nicotina se encuentran las irritaciones de la piel, mareos, dolor de cabeza, náuseas o dificultad para dormir

2. Chicles

Chicles de nicotina
El consumo de estos chicles debe hacerse máximo por seis meses. Además, no deben comerse más de 24 al día.

Si utilizas chicles de nicotina la absorción es a través de la mucosa bucal. Los chicles están disponibles en concentraciones de 2 mg y 4 mg y se mastican muy lentamente hasta que notes su sabor.

Luego, manténlo en un lado de tus mejillas dentro de la boca hasta que ya no percibas el sabor. Después, vuelve a repetir el proceso cambiando de lado de la boca, hay que repetir el proceso de masticación durante una hora.

Como la nicotina se absorbe por la mucosa bucal, los alimentos y bebidas pueden afectar a su absorción. Por este motivo es mejor no comer ni beber al menos un cuarto de hora antes de masticar el chicle. 

No es conveniente que consumas más de 24 chicles al día, ni que prolongues el tratamiento más de de seis meses. Lo ideal es utilizarlos entre dos y cuatro meses. Como posibles efectos secundarios puede aparecer mal sabor de boca o irritación de garganta, entre otros.

3. Spray nasal de nicotina

El spray de nicotina es un tratamiento que hace que llegue nicotina rapidamente a la sangre porque se absorbe por la mucosa nasal. Es de utilidad para alviar rápidamente los síntomas del síndrome de abstinencia ayudando a controlar las ganas de fumar.

La FDA recomienda su empleo durante de tres meses, y no más de seis. Los efectos secundarios más comunes derivados del uso del spray nasal de nicotina incluyen irritación de garganta y nariz. Después de un par de semanas de haber dejado de utilizar el spray, estos efectos desaparecen.

4. Comprimidos de nicotina

Los comprimidos de nicotina se presentan con dos dosis diferentes para cubrir las necesidades de nicotina de cada furmador. La  concentración puede ser de 2 y 4 mg, y los fumadores optan por la que mejor cubra sus necesidades de nicotina.

Normalmente se recomienda chupar un comprimido cada 1 a 2 horas durante mes y medio, luego se pasa a uno cada 2 a 4 horas durante casi dos meses y por último uno cada 4 a 8 horas durante tres meses. 

Al igual que ocurre con los chicles, los comprimidos de nicotina se absorben por la mucosa bucal y por tanto no conviene comer ni beber al menos un cuarto de hora antes de chupar un comprimido, o mientras lo estés haciendo. Tienes que chupar el comprimido hasta su completa disolución, alrededor de la media hora.

Conclusión

Ningún tipo de terapia sustitutiva de nicotina es mejor que otra. Simplemente hay acertar en la elección de la que  mejor se ajuste a tu estilo de vida y forma de fumar.

Te podría interesar...
3 terapias naturales para la dependencia a la nicotina
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
3 terapias naturales para la dependencia a la nicotina

Superar la dependencia a la nicotina es algo difícil de conseguir. Pero ¿y si las terapias naturales pudiesen ayudar? Hoy descubriremos algunas.



  • Bello, S. (2011). Tratamiento del Tabaquismo. Revista Chilena de Cardiología. https://doi.org/10.4067/s0718-85602011000300007
  • PG, M., & HA, L. (1992). Una evaluación de los chicles de nicotina como un complemento a la libertad de las clínicas para dejar de fumar. Addictive Behaviors.
  • Ciencias, F. D. E., & Sociología, P. Y. (2012). eficacia de la terapia cognitivo conductual, las parches de nicotina y su combinación para dejar de fumar. Uni Complutense de Madrid.