Tía: segunda mamá disfrazada de amiga

Las tías son una de las personas más fundamentales en la vida de los jóvenes. Descubre en este artículo todas las ventajas que aportan.
Tía: segunda mamá disfrazada de amiga

Escrito por Nicolas Forero Sabogal, 10 octubre, 2021

Última actualización: 10 octubre, 2021

Las tías son fundamentales en la vida de los sobrinos porque siempre están dispuestas a brindar un cariño y una atención especial. De esa manera, se convierten en una guía incondicional que le transmite las mejores enseñanzas a los niños.

Una tía es la segunda madre de los niños, pues siempre está disponible para acompañarlo en todos los momentos que lo necesite. Así, participa de manera activa en la crianza, la educación  y el desarrollo óptimo.

El vínculo que se forma entre las tías y los sobrinos es tan estrecho, que ellas se transforman en uno de sus modelos a seguir. Debido a ello, realizan acciones que los ayudan a ser mejores personas y a cuidar sus emociones.

Estas mujeres se encargan de dar un cariño sincero e irrompible. Por esa razón, hacen sentir importantes a los niños, les enseñan a tener confianza en sí mismos y les fortalecen cada vez más su autoestima.

Las tías son las mujeres en las que los niños siempre pueden buscar un refugio. A causa de ello, desde la infancia se entiende que con ellas es posible sincerarse, desahogarse y encontrar las motivaciones suficientes para creer que todo va a estar bien.

Tía compartiendo con su sobrina

Es así como, aparte de ser la segunda madre, las tías son una de las mejores amigas de sus sobrinos. Pues los escuchan con atención, les siguen la mayoría de los caprichos y les brindan los consejos justos.



Más beneficios que aportan las tías

A estas amorosas mujeres les encanta compartir tiempo de calidad con sus sobrinos. Por ello, los invitan a jugar, los acompañan a los planes preferidos y les hacen estar en un ambiente en el que se respiran las mejores sensaciones del mundo.

También siempre tienen detalles inesperados que hacen felices a los sobrinos. De esa manera, les trasmiten que en todo momento los tienen presentes en sus mentes y que son parte fundamental de sus vidas.

Son esas amigas que identifican cuando un niño está con el ánimo bajo y se animan a colaborarles a encontrar la mejor solución posible. Además, con el tono indicado les hacen caer en cuenta de sus errores para que no comprometan en ningún momento el bienestar.

Sobrino feliz con su tía

Las tías son una persona en la que los niños pueden confiar sus temores. Pues ellas nunca los ponen en vergüenza, sino que les hacen caer en cuenta de sus habilidades y los impulsan a vencer todas las debilidades.

De igual modo, tranquilizan a los niños en los momentos angustiantes y les ayudan a encontrar la mejor manera para que le comuniquen la situación a los padres. De esa manera, son una confidente incondicional en la que los niños se apoyan para sentirse mejor.

Lo mejor de todo es que ese vínculo dura para toda la vida. Por lo tanto, en las edades avanzadas la tía sigue siendo esa gran amiga con la que el joven siempre se divierte, se siente protegido y se apoya.



A tener en cuenta

Al lado de una tía siempre se van a vivir momentos que enriquecen al ser humano, pues ella siempre quiere lo mejor para sus sobrinos. Además, es una persona clave para encontrar la plenitud porque su finalidad es transmitir sensaciones positivas.

Tía de vacaciones con su sobrino

Ser tía refuerza la relación con los hermanos porque el trato se vuelve más cercano. Debido a ello, se fomenta la importancia de la unión familiar y los vínculos afectivos sanos.

Te podría interesar...
Claves para la gestión de las emociones en familia
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Claves para la gestión de las emociones en familia

La gestión de las emociones requiere de enseñanza y de práctica, lo que encuentra en la familia el lugar para dar sus primeros pasos.



  • Yáñez Gallardo, Rodrigo, Ahumada Figueroa, Luis, Cova Solar, Félix, Confianza y desconfianza: dos factores necesarios para el desarrollo de la confianza social. Universitas Psychologica [Internet]. 2006;5(1):9-20.