¿Qué son las tinturas herbales y para qué se utilizan?

Daniela Andarcia·
21 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
20 Noviembre, 2020
Para preparar una tintura herbal solo necesitas hierbas (secas o frescas) y alcohol. Te mostramos cómo hacerlo, qué son y para qué sirven estos extractos líquidos, muy empleados en la medicina natural.

Las tinturas herbales, a menudo consideradas suplementos, son extractos de hierbas que se pueden realizar con un número reducido de ingredientes. En general, se necesita un poco de hierba, bien sea fresca o seca, y alcohol alimentario. Este último es el encargado de extraer los ingredientes activos de las plantas, de modo que se concentren como un líquido.

De acuerdo a un estudio publicado en The Novartis Foundation Series, algunas plantas pueden tener propiedades medicinales y provechosas para la salud, lo que ha hecho que extractos líquidos como las tinturas hayan existido durante milenios y sean fundamentales para la medicina tradicional. Te mostramos todo lo que debes saber al respecto.

¿En qué se diferencian del aceite esencial?

A pesar de que tanto las tinturas herbales como los aceites esenciales son usados como paliativos caseros de algunas enfermedades, existen diferencias tácitas entre ambas.

1. Su elaboración

El método para elaborar una tintura consiste en la maceración de la planta o algunas de sus partes en un elevado volumen de alcohol de calidad alimentaria por varias semanas. Transcurrido el tiempo, el alcohol absorbe las propiedades medicinales de la planta, su sabor y hasta su olor, como en el caso de la vainilla que usa para los postres.

Por su parte, la extracción de un aceite esencial se puede lograr a través de varias técnicas, como la destilación por vapor, el prensado, el rozamiento y, en caso de hacerlo por maceración, con el aceite vegetal. Estos procesos también preservan los principios activos de las plantas medicinales.

Aceite esencial de orégano.
La extracción de aceites esenciales se vale de diversas técnicas que se adaptan a la planta en cuestión.

2. Su uso

Por sus componentes, la tintura resulta inofensiva al ser ingerida. Este extracto líquido se caracteriza por su sabor amargo. Por esta razón, no se ingiere con ligereza, sino con la ayuda de un gotero o una jeringa pequeña. La vía oral hace posible la absorción rápida de las propiedades de la tintura a través del torrente sanguíneo.

De este modo, se coloca el líquido debajo de la lengua, dejándolo allí por unos segundos para luego ser tragado. Se recomienda enjuagar la boca luego de esto. También puedes añadirlo a tus alimentos. La dosis precisa a tomar dependerá de varios factores, como la edad, la concentración del extracto y el peso.

Debido a que las partículas de los aceites esenciales alcanzan fácilmente las vías aéreas, por lo general se inhalan y de este modo llegan al torrente sanguíneo. La rapidez y efectividad dependerá de la intensidad con la que se inhalen las fragancias del aceite o de la saturación de oxígeno en el organismo.

Ahora, si lo que buscas es darte un masaje, debes considerar que los aceites esenciales de buena calidad tienen un nivel de concentración muy elevado, por lo que se deben rebajar con aceite vegetal al momento de ser usados de manera tópica. No se recomienda ingerirlos, ya que pueden resultar tóxicos.

Lee también: Aceites esenciales para las patologías invernales

¿Para qué son usadas las tinturas herbales?

Las tinturas herbales han resultados ser muy versátiles, gracias a que son múltiples las plantas que se pueden someter al proceso de maceración. Los beneficios dependerán de las propiedades de cada una. Se utilizan en ámbitos culinarios (saborizantes para postres o bebidas) o con exclusivo uso medicinal.

Algunas ideas para intentar

Si buscas aprovechar las propiedades de las plantas medicinales por medio de las tinturas, pero eres nuevo en este asunto, intenta usando extracto de plantas conocidas. Presta atención a los síntomas que presentas luego de ingerir este remedio natural.

Según estudios, las plantas más comunes que se usan para tinturas y podrían ser beneficiosas para la salud son las siguientes:

  • Raíz de ajo: de acuerdo a un análisis, el ajo es eficiente para reducir el colesterol malo y el colesterol total cuando es usado por más de dos meses. Sin embargo, aún falta más investigación que logre soportar tal hipótesis.
  • Flor de manzanilla: sirve para reducir la inflamación, calmar la ansiedad y curar heridas, de acuerdo a un estudio publicado en Molecular Medicine Reports.
  • Raíz de valeriana: aunque no hay estudios concluyentes, se cree que la valeriana puede ayudar a conciliar el sueño.
  • Jengibre en raíz: una investigación publicada en Obstetrics & Gynecology sugiere que disminuye las náuseas y los vómitos producidos durante el embarazo.
  • Hoja de la matricaria: desde hace tiempo las personas han usado la matricaria para bajar la fiebre. También existe una creencia popular de que la planta sirve para tratar la artritis y prevenir la migraña, sin embargo, no hay estudios concluyentes que puedan aseverar tal hipótesis. Hay investigaciones que sí sugieren que podría tener potencial para tratar el dolor y la rosácea.
  • Flor u hoja de la hierba de San Juan: tiene potencial para tratar síntomas de depresión, según una investigación.
  • Hoja de gingko: una revisión de estudios sugiere que esta planta podría prevenir la demencia y estimular la función cerebral, sin embargo aún faltan resultados concluyentes.
  • Raíz de ginseng: de acuerdo a investigaciones, el ginseng podría abordar la diabetes como adyuvante.

¿Cómo se elaboran las tinturas herbales?

Lo primero que debes saber es que el uso de licor como disolvente es necesario, ya que con este se extraen resinas y alcaloides de las plantas que no son solubles en agua. Usualmente se usa el vodka neutro; de este modo se preserva el sabor original de la hierba.

Algunas personas usan vinagre, glicerina o agua para macerar, pero el resultado obtenido es un extracto, mas no una tintura. Si bien es cierto que las tinturas son extractos, no todos los extractos llegan a ser tinturas. Esto se debe al tipo de disolvente usado. Veamos cómo hacerlas en casa.

Ingredientes

  • Frasco de vidrio con tapa hermética, esterilizado.
  • Cualquier parte útil de la hierba de tu preferencia (frutos, raíz, flores, corteza u hojas frescas o deshidratadas). Lávalas y trocéalas. Ten presente que las tinturas de calidad usan hierbas frescas.
  • Alcohol de 40 a 70 grados o vinagre de manzana. De tu elección dependerá el resultado: tintura o extracto.
  • Papel pergamino para cubrir la abertura del frasco.
  • Embudo y gasa.

Preparación

  1. Llena el frasco de vidrio con las hierbas de tu preferencia hasta cubrir 3/4 partes. Sigue este orden: con hojas, raíces secas, cortezas y bayas de la misma hierba llena la mitad del frasco, luego cubre la parte que falta, dejando 1/4 del recipiente, usando más raíces secas, corteza o bayas y excluyendo las hojas.
  2. En este punto, vierte el alcohol sobre las hierbas hasta llegar al borde del frasco. Recuerda cubrirlas por completo.
  3. Ahora tapa con el pergamino la abertura del frasco para cerrarlo con su respectiva tapa.
  4. Déjalo macerar por 8 semanas en un lugar fresco y oscuro. Agita de vez en cuando.
  5. Transcurrido el tiempo, cuela la tintura usando un embudo cubierto con una gasa.
  6. Descarga las hierbas y conserva el líquido.
  7. Identifica tu frasco con información de la tintura: nombre de la hierba, si la planta estaba fresca o deshidratada, el tipo de solvente y la fecha de elaboración.

Hay quienes mezclan hierbas para hacer tinturas, pero esto resulta algo de mucho cuidado, debido a que algunas partes llegan a ser tóxicas cuando se ingieren o aplican. Por ello, se recomienda informarse bien sobre qué partes debes usar para tu preparación antes de elaborar tu tintura casera.

Gotero con tintura herbal.
El uso con goteros de las tinturas herbales permite manejar con mayor precisión la dosis.

Contraindicaciones y recomendaciones de las tinturas herbales

El ser un remedio a base de hierbas no implica que el uso de tinturas herbales no produzca efectos secundarios negativos. Sin embargo, al contrastarse con algunos fármacos, resultan ser tolerables. Algunas consideraciones que debes tener en cuenta son las siguientes:

  • En Estados Unidos, la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) no tiene un control sobre la elaboración de este tipo de remedios alternativos. Si esto para ti es importante, averigua si en tu país existe algún tipo de regulación para la creación de tinturas.
  • En caso de usar medicamentos prescritos por un médico, consulta con él tu interés de ingerir tinturas. Puede que exista alguna reacción adversa o interacción.
  • En algunos casos se han detectado reacciones alérgicas (fiebre, urticaria, inflamación). También puede haber descenso de la presión arterial. Los problemas gastrointestinales tampoco son inusuales, con diarrea, acidez, flatulencias o estreñimiento.

Sin detrimento de lo expuesto, estos efectos dependen de la planta que se use para la elaboración de la tintura herbal. No todos los extractos conllevan las mismas reacciones.

Descubre: La terapia de las flores de Bach

Infórmate bien sobre las tinturas herbales antes de utilizarlas

Si buscas reducir la irritación que te puede estar generando tu tintura, intenta ingerirla de otra forma. Puede ser a través de una infusión, para lo que solo necesitas agua caliente en una taza y agregar dos goteros llenos de tu extracto herbal.

Ten cuidado con lo que compras. Algunas tinturas herbales tienen una pureza por debajo de lo aceptable y esto se debe a la falta de regulación en su fabricación. Infórmate bien, tanto si buscas elaborar tu tintura en casa como si la vas a comprar.

Es necesario que sepas las propiedades de la planta, sus efectos negativos y positivos y el tipo de disolvente que se utilizó. Ten presente que algunas tinturas herbales solo son de uso tópico.

  • Ernst E. (2007). Herbal medicines: balancing benefits and risks. Novartis Foundation symposium, 282, 154–218. https://doi.org/10.1002/9780470319444.ch11
  • Ried, K., Toben, C., & Fakler, P. (2013). Effect of garlic on serum lipids: an updated meta-analysis. Nutrition reviews, 71(5), 282–299. https://doi.org/10.1111/nure.12012
  • Srivastava, J. K., Shankar, E., & Gupta, S. (2010). Chamomile: A herbal medicine of the past with bright future. Molecular medicine reports, 3(6), 895–901. https://doi.org/10.3892/mmr.2010.377
  • Bent, S., Padula, A., Moore, D., Patterson, M., & Mehling, W. (2006). Valerian for sleep: a systematic review and meta-analysis. The American journal of medicine, 119(12), 1005–1012. https://doi.org/10.1016/j.amjmed.2006.02.026
  • Vutyavanich, T., Kraisarin, T., & Ruangsri, R. (2001). Ginger for nausea and vomiting in pregnancy: randomized, double-masked, placebo-controlled trial. Obstetrics and gynecology, 97(4), 577–582. https://doi.org/10.1016/s0029-7844(00)01228-x
  • Di Cesare Mannelli, L., Tenci, B., Zanardelli, M., Maidecchi, A., Lugli, A., Mattoli, L., & Ghelardini, C. (2015). Widespread pain reliever profile of a flower extract of Tanacetum parthenium. Phytomedicine : international journal of phytotherapy and phytopharmacology, 22(7-8), 752–758. https://doi.org/10.1016/j.phymed.2015.05.006
  • Weinkle, A. P., Doktor, V., & Emer, J. (2015). Update on the management of rosacea. Clinical, cosmetic and investigational dermatology, 8, 159–177. https://doi.org/10.2147/CCID.S58940
  • Lin, M., Bi, H., Yan, Y., Huang, W., Zhang, G., Zhang, G., Tang, S., Liu, Y., Zhang, L., Ma, J., & Zhang, J. (2017). Parthenolide suppresses non-small cell lung cancer GLC-82 cells growth via B-Raf/MAPK/Erk pathway. Oncotarget, 8(14), 23436–23447. https://doi.org/10.18632/oncotarget.15584
  • Linde, K., Ramirez, G., Mulrow, C. D., Pauls, A., Weidenhammer, W., & Melchart, D. (1996). St John's wort for depression--an overview and meta-analysis of randomised clinical trials. BMJ (Clinical research ed.), 313(7052), 253–258. https://doi.org/10.1136/bmj.313.7052.253
  • Tapsell, L. C., Hemphill, I., Cobiac, L., Patch, C. S., Sullivan, D. R., Fenech, M., Roodenrys, S., Keogh, J. B., Clifton, P. M., Williams, P. G., Fazio, V. A., & Inge, K. E. (2006). Health benefits of herbs and spices: the past, the present, the future. The Medical journal of Australia, 185(S4), S1–S24.
  • Kiefer D, Pantuso T. Panax ginseng. American Family Physician. 2003 Oct;68(8):1539-1542.