Todo lo que debes saber sobre la atresia biliar

La atresia biliar produce daño hepático y afecta a diversos procesos que permiten el funcionamiento normal del organismo.
Todo lo que debes saber sobre la atresia biliar
María Vijande

Escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande el 13 mayo, 2021.

Última actualización: 13 mayo, 2021

La atresia biliar es un problema hepático crónico y progresivo. Se hace evidente poco tiempo después del nacimiento. Los conductos biliares se bloquean y la bilis no puede salir del hígado. Debido a esto, el hígado se daña y afecta a diversas funciones vitales.

Si no se trata, es una enfermedad que pone en peligro la vida de la persona que la sufre. Conozcamos más sobre ella en este artículo.

¿Qué causa la atresia biliar?

 

No se conoce con certeza cuál es la causa de la atresia biliar. Muchos expertos opinan que los bebés nacen con atresia biliar, lo que implica que la alteración de los conductos biliares se produce durante el embarazo. Como se indica en un artículo publicado en la Revista Electrónica de las Ciencias Médicas en Cienfuegos: “se presenta con una frecuencia de 1 por cada 10 000 – 15 000 nacidos vivos”.

Sin embargo, otras opiniones sugieren que la enfermedad aparece después del nacimiento, debido a una exposición a sustancias tóxicas o infecciosas. No está vinculada con medicamentos que haya tomado la madre ni con enfermedades que haya tenido durante el embarazo.

En la actualidad, se desconoce si hay un vínculo genético para la atresia biliar. En general, no es probable que la enfermedad se repita más de una vez en una familia.

Recién nacido llorando tras el parto.

¿Cuáles son los síntomas de la atresia biliar?

Los bebés afectados por atresia biliar suelen parecer sanos al nacer. No obstante, los síntomas se desarrollan entre las dos semanas y los dos meses de vida. Los síntomas de la atresia biliar pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos.

Entre los síntomas que aparecen se incluyen:

  • Orina oscura y heces claras.
  • Abdomen hinchado y pérdida de peso.
  • Ictericia: es una coloración amarilla de la piel y de las partes blancas de los ojos. Se produce debido a niveles elevados e irregulares de bilirrubina en sangre que pueden atribuirse a una inflamación, a otras anomalías de las células del hígado o a una obstrucción de los conductos biliares.

¿Cuál es el diagnóstico de la atresia biliar?

Para llegar al diagnóstico de la enfermedad se realizan distintas pruebas y análisis de sangre. 

Qué es un hemograma

Análisis de sangre

En la analítica sanguínea se solicitan la medida de los siguientes parámetros:

  • Enzimas hepáticas: los niveles elevados de enzimas hepáticas pueden alertar sobre un daño o una lesión hepática. Sin embargo, cuando esto ocurre, las enzimas pasan a la sangre.
  • Bilirrubina: la bilirrubina que produce el hígado se excreta a la bilis. Los niveles altos de bilirrubina suelen indicar una obstrucción del flujo biliar o un defecto en el procesamiento de la bilis por parte del hígado.
  • Albúmina y proteína total: los niveles por debajo de lo normal se asocian a trastornos hepáticos crónicos.
  • Estudios de coagulación: se evalúan el tiempo de protrombina y el tiempo de protrombina parcial, que miden el tiempo que tarda la sangre en coagular. El daño de las células hepáticas y la obstrucción del flujo biliar pueden interferir en el proceso de coagulación de la sangre.
  • Cultivo de sangre: con esto se verifica si hay una infección en la sangre producida por una bacteria que pueda afectar al hígado.

Diagnóstico por imagen

Las pruebas por imagen que se suelen emplear son los siguientes:

  • Ecografia abdominal: es una técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia. No obstante, las ecografías permiten obtener imágenes sobre el estado del hígado, la vesícula biliar y los conductos biliares.
  • Gammagrafía hepatobiliar (HIDA): se inyecta un isótopo de baja radiación en vena. Si el isótopo pasa del hígado al intestino, los conductos biliares se abren y se confirmará que no hay atresia biliar.
  • Biopsia del hígado: se toma una muestra del tejido del hígado, que luego se examina y sirve para distinguir la atresia biliar de otros problemas hepáticos.

¿Y si se confirma el diagnóstico?

De acuerdo con un artículo titulado Manejo terapéutico de la atresia de vías biliares, el tratamiento debe ser completamente personalizado y con un correcto manejo interdisciplinar (cirujanos pediátricos, trasplantadores, digestólogos, pediatras, etc.). Por ende, la atención médica será imprescindible.

Te podría interesar...
5 consejos para mejorar la función del hígado y la vesícula biliar
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
5 consejos para mejorar la función del hígado y la vesícula biliar

Descubre con nosotros 5 formas de cuidar de la salud de tu hígado y la vesícula biliar. Mejora tu bienestar general con estos consejos tan sencillo...



  • Cauduro, S. M. (2005). Atresia biliar extra-hepática: métodos diagnósticos. Jornal de Pediatria. https://doi.org/10.1590/s0021-75572003000200004
  • Crehuet Gramatyka D, Navarro Rubio G. Manejo terapéutico de la atresia de vías biliares. Rev Pediatr Aten Primaria. 2016;18:e141-e147.
  • Donat Aliaga, E., Polo Miquel, B., & Ribes-Koninckx, C. (2003). Atresia de vías biliares. Anales de Pediatria. https://doi.org/10.1157/13042982
  • Latinoamericana de Pediatría Hepatología Trasplante Hepático Pediátrico, A., Margarita Ramonet, D., & Mirta Ciocca Fernando Álvarez, D. (2014). Atresia biliar: una enfermedad grave Biliary atresia: a severe illness. Arch Argent Pediatr. https://doi.org/10.5546/aap.2014.542