Toxoplasmosis: ¿Sabes cómo prevenirla?

Si tienes cualquier duda sobre la toxoplasmosis, consulta a tu médico; sobre todo, si tienes inflamación de los ganglios del cuello, dolor de cabeza, fiebre, dolor muscular o de garganta.
Toxoplasmosis: ¿Sabes cómo prevenirla?
Maricela Jiménez López

Escrito y verificado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 07 abril, 2022

La toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria causada por el Toxoplasma gondii. Un parásito común en los animales, sobre todo, en los gatos. Estudios afirman que entre un tercio y un cuarto de la población mundial ha padecido toxoplasmosis.  Es una enfermedad que suele ser asintomática en personas con un sistema inmune sano. 

Sin embargo, no debemos subestimar a la toxoplasmosis, ya que puede originar graves complicaciones para el feto si se adquiere durante el embarazo. Afortunadamente, si la madre ya ha tenido la enfermedad, el feto no podrá contagiarse. Además, si se contrae en las últimas semanas de gestación las consecuencias no serán tan graves.

La toxoplasmosis también es peligrosa para las personas de edad avanzada y para aquellas personas con el sistema inmunológico debilitado. Conocer acerca de esta enfermedad es el primer paso para prevenir su contagio y futuras complicaciones.

Toxoplasmosis

¿Cómo se puede contraer esta enfermedad?

La toxoplasmosis puede contraerse principalmente por las siguientes causas:

  • El contacto con heces de gatos u otros felinos. Estos animales pueden infectarse fácilmente cuando comen aves, roedores o pequeños animales infectados. Así, el parásito pasa a sus heces y podemos contagiarnos al estar en contacto con ellos. El toxoplasma se elimina en las heces hasta por 3 semanas después de la infección del gato.
  • Consumir y tocar carne cruda o poco cocida. Asimismo, usar tablas o utensilios de cocina que hayan estado en contacto con este tipo de carne.
  • Vegetales o frutas mal lavadas.
  • Ingerir agua contaminada.
  • Recibir un trasplante de órganos o una transfusión de sangre infectados.

Síntomas de la toxoplasmosis

En personas que tienen el sistema inmunológico normal, la toxoplasmosis no suele provocar muchos síntomas. De hecho, en muchas personas pasa inadvertida, ya que puede ser similar a una gripe y presentarse con los siguientes síntomas:

  • Malestar general.
  • Dolor en las articulaciones y músculos.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Debilidad y fatiga.

Sin embargo, según un estudio en mujeres embarazadas, si el parásito pasa al feto a través de la placenta, puede provocar malformaciones graves. Algunas afecciones que causa la toxoplasmosis en los recién nacidos son los siguientes:

  • Microcefalia.
  • Coriorretinitis.
  • Convulsiones.  
  • Meningitis y encefalitis.
  • Discapacidad intelectual. 
  • Ictérica.
  • Aumento del bazo y el hígado.
  • Problemas cardiacos y pulmonares.

Además, la toxoplasmosis también es peligrosa en personas inmunocomprometidas, ya que puede provocar encefalitis caracterizada por confusión, alteraciones visuales y alteración de la coordinación.

¿Qué se puede hacer para evitar esta enfermedad durante el embarazo?

Las mujeres embarazadas deben tomar medidas especiales con los alimentos que consumen. En este sentido, tienen que asegurarse de consumir la carne, el pescado y los huevos perfectamente cocidos. La temperatura por encima de 70 grados por más de 10 minutos garantiza la eliminación del parásito.

Por otro lado, es recomendable separar los alimentos crudos de los cocidos. Los juegos de las carnes crudas infectadas por toxoplasma pueden contaminar otros alimentos frescos. Además, no olvides mantener estos productos con una refrigeración adecuada.

De igual forma, se deben lavar con sumo cuidado los vegetales y las frutas antes de comerlos. A pesar de lo que se cree, los alimentos son la principal fuente de infección de toxoplasmosis. Las verduras y frutas no lavadas o el lavado con agua contaminada podría aumentar el riesgo de infección.

También hay que ser cuidadosos con los utensilios de cocina y tener especial precaución con que no estén contaminados por carne cruda. Es conveniente usar un tipo de herramientas (ollas, cubiertos, tablas…) diferentes al resto de la familia. En este caso, toda precaución es poca si se trata de la salud de un familiar.

Mujer lavando tomates y verduras

Medidas generales de prevención para la toxoplasmosis

En la medida de lo posible se recomienda consumir agua filtrada para asegurarse de que no se produzca ningún tipo de contaminación. Por otro lado, si se suelen consumir lácteos, estos deben estar pasteurizados.

Por supuesto, hay que tener mucho cuidado con tocar tierra o cualquier elemento que pueda estar contaminado con ella. Muchas veces en la tierra o en las plantas se encuentran bacterias o parásitos que son nocivos para el bebé, como el toxoplasma.

Con respecto a los gatos: un gato que vive en el interior de la casa y no sale al jardín no suele infectarse. De igual forma, asegúrate de cambiar el arena de gatos diariamente, utilizando guantes de un solo uso. Si estás embarazada, pídele a otra persona que cumpla esta tarea.

No olvides lavarte las manos al estar en contacto con tu mascota o manipular objetos que han estado al aire libre. Además, recuerda cubrir el arenero de juegos de tus hijos para evitar que se convierta en fuente de contaminación.

Entonces, ¿para qué exponerse? Y dado que no se sabe con certeza si el gato está o no infectado, lo mejor es prevenir: si se convive con un gato y se está embarazada, es mejor evitar el contacto con el felino.

En estos casos, lo recomendable es acudir a un especialista para que analice la situación personal de cada uno y recomiende el tratamiento más oportuno según el caso; incluso cuando se tienen sospechas, ya que en ocasiones el parásito puede permanecer en estado latente.

Te podría interesar...
¿Cuáles son los diferentes tipos de embarazo?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿Cuáles son los diferentes tipos de embarazo?

¿Sabías que desde el punto de vista médico, existen tres tipos de embarazo? Básicamente dependen del punto donde anidó el embrión y cómo se desarro...



  • Flegr, J., Prandota, J., Sovičková, M., & Israili, Z. H. (2014). Toxoplasmosis – A global threat. Correlation of latent toxoplasmosis with specific disease burden in a set of 88 countries. PLoS ONE. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0090203
  • Baldwin, K. J. (2014). Toxoplasmosis. In Encyclopedia of the Neurological Sciences. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-385157-4.00397-3
  • Dubey, J. P., Lago, E. G., Gennari, S. M., Su, C., & Jones, J. L. (2012). Toxoplasmosis in humans and animals in Brazil: high prevalence, high burden of disease, and epidemiology. Parasitology. https://doi.org/10.1017/S0031182012000765
  • Weiss, L. M., & Dubey, J. P. (2009). Toxoplasmosis: A history of clinical observations. International Journal for Parasitology. https://doi.org/10.1016/j.ijpara.2009.02.004
  • Furtado JM, Smith JR, Belfort R, Gattey D, Winthrop KL. Toxoplasmosis: A global threat. In: Journal of Global Infectious Diseases. 2011.
  • Berthélémy S. Toxoplasmosis and pregnancy. Actualites Pharmaceutiques. 2014.
  • Suzuki Y. Immunopathogenesis of Cerebral Toxoplasmosis. J Infect Dis. 2002;
  • "Toxoplasmosis en el recién nacido - Salud infantil." Manual MSD versión para público general. Web. Mar 2, 2020 <https://www.msdmanuals.com/es/hogar/salud-infantil/infecciones-de-los-reci%C3%A9n-nacidos/toxoplasmosis-en-el-reci%C3%A9n-nacido>.
  • Dupont CD, Christian DA, Hunter CA. Immune response and immunopathology during toxoplasmosis. Seminars in Immunopathology. 2012.
  • Hussain MA, Stitt V, Szabo EA, Nelan B. Toxoplasma gondii in the food supply. Pathogens. 2017;