Transferencia embrionaria: ¿cómo y por qué se realiza?

La transferencia embrionaria es uno de los pasos más importantes en los tratamientos de reproducción asistida. Se debe elegir el momento correcto y emplear la técnica adecuada.
Transferencia embrionaria: ¿cómo y por qué se realiza?
Leonardo Biolatto

Revisado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 03 agosto, 2022

La transferencia embrionaria es uno de los puntos críticos en los procesos de reproducción asistida. Constituye el paso final en los tratamientos de fecundación in vitro (FIV) efectuados en forma convencional o por inyección intracitoplasmática de espermatozoides.

En el marco de la reproducción asistida, se realiza la fecundación del óvulo y el espermatozoide en un laboratorio. Esto debe dar lugar a embriones aptos para ser implantados en el útero de una mujer. A este paso concreto se le llama transferencia embrionaria.

Para que tenga éxito se debe elegir el momento correcto. El embrión ha debido alcanzar cierto desarrollo y el útero de la mujer debe estar listo para recibirlo.

Definiendo la transferencia embrionaria

La transferencia embrionaria es el proceso mediante el cual se depositan los embriones generados en un laboratorio, dentro del útero de la mujer. Lo que se espera es que el embrión se implante y dé lugar a un embarazo.

El éxito de la transferencia embrionaria depende de dos factores. Por un lado, de la calidad de los embriones. Por otro, del estado y de la receptividad del endometrio. Ambos elementos son decisivos.

Además, el proceso debe realizarse en el momento correcto y aplicando la técnica de una forma adecuada. Uno de los pasos más importantes es la verificación de que el embrión no se quedó en la cánula de transferencia.



Tipos de transferencia

La transferencia embrionaria es el último paso y, quizás, el más decisivo de la fecundación in vitro (FIV). No siempre se concreta inmediatamente después de haber conseguido la fecundación en el laboratorio.

En algunas ocasiones, los embriones se vitrifican. O sea, se congelan para su preservación y posterior uso.

Todo esto da lugar a dos tipos de transferencia embrionaria:

  • En fresco: cuando los embriones se transfieren sin haber sido congelados.
  • Diferida: cuando los embriones han sido congelados con anterioridad. También se le llama criotransferencia.
Embriones para transferencia.
Los embriones desarrollados en laboratorio tienen que reunir ciertas características que los hagan aptos para transferirse.

¿Cuándo se lleva a cabo?

Antes de hablar del momento correcto para hacer la transferencia embrionaria, recordemos cuáles son las etapas del desarrollo del embrión. Primero se produce la fecundación, que es la unión efectiva del óvulo con el espermatozoide. Así se forma el cigoto.

El cigoto comienza a dividirse. Da lugar a dos células; cada una de ellas se divide en otras dos y así sucesivamente.

Al tercer día ya hay ocho células y entonces se habla de la existencia de un embrión. Al cuarto día hay una mórula, que es una estructura con gran cantidad de células compactadas entre sí.

Entre el quinto y el sexto día, el embrión alcanza un estado llamado blastocisto. Es cuando existe una estructura con células de distintas clases que conformarán el feto.

Lo usual es que la transferencia embrionaria se haga cuando el embrión se encuentra en esta fase.

Un estudio llevado a cabo en 2009 encontró que hay más probabilidad de éxito cuando la transferencia embrionaria se lleva a cabo en el quinto día, con el embrión en estado de blastocisto. Sin embargo, el tema sigue siendo objeto de discusión.

¿Cómo se realiza?

La transferencia embrionaria es un procedimiento sencillo, rápido y no requiere sedación. En algunos casos se aprovecha el ciclo menstrual natural de la mujer, cuando las hormonas femeninas preparan el endometrio cada el embarazo.

Otras veces, se le recetan a la mujer medicamentos para provocar cambios favorables al embarazo. Una vez están listos los embriones y preparado el endometrio, se lleva a cabo el procedimiento.

Lo habitual es que se le pida a la mujer acudir con la vejiga llena y sin maquillaje.

Para adelantar el procedimiento, se emplea visión ecográfica abdominal. Una vez en el quirófano, se cumplen los siguientes pasos:

  1. Colocación de un espéculo estéril en la vagina.
  2. Limpieza del área con suero fisiológico.
  3. Limpieza del cérvix y aspiración del moco cervical.
  4. Carga de los embriones en un catéter o cánula de transferencia.
  5. Introducción del catéter por la vagina hasta llegar al útero.
  6. Depósito de los embriones en el útero con lentitud.
  7. Retiro del catéter con cuidado.
  8. Verificación de que los embriones no se hayan quedado en la cánula.

Lo que se debe tener en cuenta luego

Una vez que se ha completado la transferencia embrionaria, la mujer debe permanecer en reposo en la clínica durante 20 o 30 minutos. Después puede hacer una vida normal, pero se le recomienda lo siguiente:

  • Beber agua en abundancia.
  • No hacer esfuerzos excesivos.
  • Evitar los baños de inmersión, ya que pueden provocar infecciones.
  • No tener relaciones sexuales hasta que se haga una prueba de embarazo.

Si no se consigue un embarazo exitoso, se puede volver a intentar en el siguiente ciclo. En el laboratorio habrá más embriones disponibles y estos se conservarán hasta que la mujer termine su edad fértil.

En algunas ocasiones, se detecta un leve sangrado después de la transferencia embrionaria, pero no debe ser motivo de preocupación. También es posible que se experimenten dolores o molestias similares a las premenstruales.

Prueba de embarazo para confirmar la transferencia embrionaria.
La prueba de embarazo para confirmar la transferencia es la misma que se utiliza siempre.

¿Qué es la transferencia embrionaria simulada?

Es muy habitual que antes de hacer la transferencia real se lleve a cabo una o varias simuladas. Este es un medio para que el médico perfeccione la técnica y, de esta manera, aumenten las probabilidades de éxito.

Mediante la transferencia embrionaria simulada, el profesional logra medir la longitud desde el cuello uterino hasta la zona del útero a la que se pretende llegar. También se detectan posibles obstáculos para el procedimiento, como un fibroma.

El tema suscita ciertos desacuerdos entre los especialistas. Sin embargo, la mayoría concuerdan en que este tipo de simulaciones aumentan la tasa de éxito.



Una técnica siempre en progreso

En materia de reproducción asistida, como en tantos otros casos, no se ha dicho la última palabra. Aunque subsisten ciertas desavenencias, hay suficientes estudios que avalan la conveniencia de realizar la transferencia embrionaria en el estadio de blastocisto y no de mórula.

Hasta hace un tiempo, lo usual era que se hiciera la transferencia de varios embriones. Sin embargo, en la actualidad se considera más recomendable transferir un único embrión para evitar el riesgo de embarazos múltiples no deseados.

Te podría interesar...
Reproducción asistida: en qué consiste y cuáles son sus técnicas
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Reproducción asistida: en qué consiste y cuáles son sus técnicas

La reproducción asistida se basa en la obtención de embriones en un laboratorio. Pero, más allá de eso ¿De qué trata? ¿Cómo se logra?



  • Salas, S. P. (2021). Aspectos éticos respecto de embriones humanos producidos en el laboratorio. Revista médica de Chile, 149(4), 652-653.
  • Guerif F, Lemseffer M, Bidault R, Gasnier O, Saussereau MH, Cadoret V, Jamet C, Royere D. Single Day 2 embryo versus blastocyst-stage transfer: a prospective study integrating fresh and frozen embryo transfers. Hum Reprod. 2009 May;24(5):1051-8. doi: 10.1093/humrep/dep018. Epub 2009 Feb 13. PMID: 19218575.
  • De Acosta, O. M., & Valdés, N. A. (2020). Fertilización in vitro (FIV) y transferencia de embriones (TE) en el humano, consideraciones éticas, científicas y utilidad. Revista Cubana de Medicina, 24(8).