Transfusión sanguínea, ¿en qué consiste?

La transfusión sanguínea permite salvar la vida de numerosas personas con hemorragias, problemas en la médula ósea o enfermedades congénitas.
Transfusión sanguínea, ¿en qué consiste?
Leonardo Biolatto

Escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto el 07 Diciembre, 2020.

Última actualización: 07 Diciembre, 2020

La transfusión sanguínea se ha convertido en uno de los pilares de la medicina actual. Es un procedimiento que permite salvar un gran número de vidas, ya que ayuda a reemplazar la sangre que se ha perdido por alguna lesión.

La primera transfusión de sangre humana que se conoce se hizo en el siglo XVII. Sin embargo, no fue hasta el siglo XX cuando se identificaron los diferentes tipos de grupos sanguíneos. Por ello, hasta entonces las transfusiones podían ser mortales.

El grupo sanguíneo es una clasificación de la sangre según las características de los glóbulos rojos y el suero de la misma. Cuando una persona se expone a un grupo sanguíneo que no es el suyo, se pueden producir reacciones de incompatibilidad que pueden causar la muerte.

Esta idea fue clave en el desarrollo de la transfusión sanguínea y hace posible que, actualmente, se trate de un procedimiento seguro y efectivo. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre ella.

¿En qué consiste la transfusión sanguínea?

La transfusión sanguínea se ha convertido en un procedimiento rutinario en la medicina. Consiste en que un paciente recibe sangre, o alguno de sus derivados, de otra persona. La sangre contiene los siguientes elementos:

  • Los glóbulos rojos (hematíes), que se encargan de transportar el oxígeno y ayudan a eliminar los desechos.
  • Los glóbulos blancos, que ayudan al cuerpo a combatir infecciones.
  • Las plaquetas, que son las que participan en la coagulación de la sangre.
  • El plasma, que es la parte líquida.

Para poder realizar una transfusión sanguínea, es necesario que, primero, una persona haya donado la sangre. El donante es una persona voluntaria que no recibe ningún tipo de remuneración por este gesto.

Podría interesarte: Tipos de sangre

¿Cómo se realiza la donación de sangre?

Donar sangre ayuda a salvar vidas.

La donación es un procedimiento muy sencillo que puede ayudar a salvar la vida de una persona. Para poder ser donante, se necesita tener un buen estado de salud, pesar más de 50 kilogramos y no tener anemia ni otros problemas sanguíneos.

Para realizar la donación, debes acudir a un centro especializado o aprovechar las campañas sanitarias que suelen realizarse en los lugares públicos, como las facultades o los ayuntamientos.

Allí, te sientas con el brazo extendido sobre un apoyabrazos. La persona encargada te medirá la presión arterial y comprobará que estás en condiciones óptimas para donar. Después, te colocan un torniquete alrededor del brazo.

Con el torniquete es más fácil encontrar la vena e insertar una aguja en ella. La aguja debe ser estéril, y también deben haberte limpiado la piel de la zona previamente. Una vez te han pinchado con la aguja, la sangre se va recogiendo en una bolsa de unos 470 ml.

El procedimiento es más sencillo de lo que parece. Es indoloro y dura unos diez minutos. Después te proporcionarán un pequeño aperitivo para que te repongas. No suele haber ninguna complicación.

Algunos estudios afirman que cada año se donan 92 millones de unidades de sangre. Sin embargo, aún existe déficit de 22 millones de unidades en todo el mundo. Por eso, todos deberíamos animarnos a ser donantes.

¿Para qué sirve la transfusión sanguínea?

La transfusión sanguínea se utiliza para tratar a pacientes que tienen déficit de alguno de los componentes sanguíneos. Por ejemplo, se emplea en enfermos que, debido a un problema en su médula ósea, no pueden fabricar las células sanguíneas.

Este procedimiento tiene numerosas indicaciones, como por ejemplo el tratamiento de la hemofilia, para conseguir que estos enfermos puedan llevar a cabo el proceso de coagulación de forma adecuada. Otros de sus usos son:

¿Qué riesgos tiene este procedimiento?

Generalmente, la transfusión sanguínea es un procedimiento seguro. No obstante, aunque el riesgo sea bajo, también pueden producirse complicaciones. Las más comunes son reacciones alérgicas leves, que causan urticaria y fiebre.

Por otra parte, es importante saber que es complicado que se produzcan infecciones en la actualidad. Hoy en día, la sangre de los donantes se analiza para descartar cualquier infección transmisible como el VIH o la hepatitis.

Sin embargo, es cierto que algunos casos se producen reacciones inmunitarias frente a la transfusión sanguínea. Esto provoca que el sistema inmune ataque a los glóbulos rojos transfundidos.

En conclusión

La transfusión sanguínea es un procedimiento que puede salvar la vida de muchas personas. Es importante que nos concienciemos y que todas las personas sanas participemos siendo donantes. Algún día quizá seas tú el que necesite la sangre de un donante.

Te podría interesar...
Sangre artificial para transfusiones ¿en qué consiste?
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Sangre artificial para transfusiones ¿en qué consiste?

¿Es posible crear sangre artificial para salvar vidas? En este artículo descubriremos si esto puede ser posible, ya que sería un gran avance.