Tratamiento para el sobrecrecimiento bacteriano

09 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Marta Guzmán
Llevar una dieta FODMAP, controlar los antibióticos y regenerar la flora son algunas de las opciones para el tratamiento del sobrecrecimiento bacteriano. ¿Qué más debes saber al respecto? Aquí lo detallamos.

¿Padeces de síntomas gastrointestinales como dolor abdominal o diarrea? Puede ser que padezcas de sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado. Esta condición no es normal, aquí te explicamos cuál es el tratamiento y los errores más típicos que se cometen.

Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

El sobrececimiento bacteriano intestinal o sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado (SIBO), es un síndrome heterogéneo producido por un número excesivo o una alteración en el tipo de bacterias presentes en el intestino delgado.

Los síntomas gastrointestinales que puede producir son diversos e inespecíficos, como por ejemplo:

  • Distensión
  • Flatulencias
  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Dispepsia (malestar después de las comidas)
  • Pérdida de peso

Lo que hace tan particular a este síndrome es que, a diferencia del intestino grueso, en el intestino delgado no debe haber un gran número de bacterias. Se supone que las pocas bacterias que se alojan en él, se encuentran allí desde nuestro nacimiento, viviendo en simbiosis con nuestro intestino.

Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado
Un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado puede derivar en varios problemas gastrointestinales.

Poco a poco vamos conociendo mejor esta relación, y comprendiendo que es vital para conseguir un proceso digestivo normal, una buena actividad del sistema inmunitario y un desarrollo óptimo de nuestro intestino.

El problema llega cuando estas bacterias crecen en exceso. Una de las razones de este sobrecrecimiento bacteriano puede ser la ingesta excesiva de alimentos ricos en FODMAPs.

Para mantener un buen ecosistema de microorganismos a lo largo del tubo digestivo, y evitar de este modo un sobrecrecimiento bacteriano, el cuerpo humano utiliza mecanismos antibióticos como:

  • El ácido clorhídrico del estómago
  • La producción de bilis y enzimas digestivas (que también son altamente antibióticas)
  • Cambios en el pH
  • La oxigenación del intestino

Lee también: Alergia, intolerancia, aversión e intoxicación alimentaria: conoce las diferencias

¿Cómo se diagnostica?

Una buena prueba de diagnóstico complementario es el test de gases espirados. Esta prueba se basa en el hecho de que ciertos gases, como el hidrógeno o el metano humano, se producen por la fermentación de los carbohidratos que realizan las bacterias intestinales. Si la exhalación de estos gases ocurre demasiado rápido, podemos hablar de un sobrecrecimiento bacteriano.

El tratamiento del sobrecrecimiento bacteriano

El tratamiento convencional incluye la identificación de las condiciones que provocan la sintomatología y el tratamiento con antibióticos. Sin embargo, no nos podemos olvidar de una parte fundamental: controlar nuestra alimentación. Para ello, es conveniente:

  • Evitar antinutrientes que boicoteen la función digestiva.
  • Disminuir en una primera fase el consumo de alimentos ricos en FODMAP.
  • Aportar alimentos antimicrobianos: orégano, tomillo, te de Lapacho, grasa de coco, entre otros.
  • Recuperar la acidez del estómago.
  • Recuperar la función de la bilis y del páncreas exocrino mediante el consumo de complementos nutricionales a base de enzimas digestivas.

Es interesante: Big MAC: carbohidratos accesibles a la microbiota

Errores típicos en el tratamiento

El tratamiento del sobrecrecimiento bacteriano
Uno de los errores que interfieren en el tratamiento del sobrecrecimiento bacteriano en el intestino es un mal diagnóstico.

1. Realizar un solo diagnóstico

Si sufres de distensión abdominal y esteatorrea (grasa en las heces), los terapeutas suelen diagnosticar de padecer sobrecrecimiento bacteriano. Pero estos mismos síntomas pueden estar causados por:

  • Insuficiencia pancreática exocrina.
  • Un sobrecrecimiento de levaduras.
  • Una infección por parásitos.
  • Una hipoclorhidria.

Por lo tanto, lo importante es realizar un buen diagnóstico, basado no solo en los síntomas, sino en todos aquellos procesos que te han llevado a padecer el cuadro clínico que presentas.

2. Tratar con antibióticos demasiado tiempo

Usar durante demasiado tiempo tratamientos antibióticos, aunque sean naturales, puede afectar a las bacterias simbióticas, perjudicando a la diversidad de la flora y dificultando que la persona pueda vivir sin tratamiento, pues es la propia variedad de especies de nuestra microbiota la que regula el sobrecrecimiento.

3. Realizar dietas demasiado restrictivas durante demasiado tiempo

En una primera fase, es conveniente realizar una dieta FODMAP, ya que nos ayudará a controlar el sobrecrecimiento. Pero debemos recordar que la fibra es el alimento de todas las bacterias de nuestro cuerpo, son nuestros prebióticos. Restringirlos durante demasiado tiempo también puede afectar a la diversidad de la flora.

4. Dar por finalizado el tratamiento cuando los síntomas desaparecen

Una vez solucionado el sobrecrecimiento bacteriano, debemos centrarnos en recuperar los mecanismos de control que han llevado este sobrecrecimiento. Daremos por concluido el tratamiento cuando: la hipoclorhidria, la insuficiencia pancreática o la necesidad de antiácidos estén solucionados, y no sólo cuando los síntomas hayan desaparecido.

Resumiendo

El tratamiento del sobrecrecimiento bacteriano se hace, en primer lugar, reduciendo la ingesta excesiva de alimentos ricos en FODMAPs. Además, puede incluir antibióticos y otras opciones terapéuticas. En todo caso, el éxito del mismo depende en gran medida de un buen diagnóstico por parte del médico.

  • Miazga A, Osiński M, Cichy W, Żaba R. Current views on the etiopathogenesis, clinical manifestation, diagnostics, treatment and correlation with other nosological entities of SIBO. Adv Med Sci. 2015 Mar;60(1):118-24.
  • Chedid V, Dhalla S, Clarke JO, Roland BC, Dunbar KB, Koh J, Justino E, Tomakin E, Mullin GE. “Herbal therapy is equivalent to rifaximin for the treatment of small intestinal bacterial overgrowth.” Glob Adv Health Med. 2014 May;3(3):16-24. doi: 10.7453/gahmj.2014.019.
  • Quigley EM. Small intestinal bacterial overgrowth: what it is and what it is not. Curr Opin Gastroenterol. 2014 Mar;30(2):141-6.
  • Gibson, P. R., & Shepherd, S. J. (2010). Evidence based dietary management of functional gastrointestinal symptoms: The FODMAP approach. Journal of gastroenterology and hepatology, 25(2), 252-258.