Causas, síntomas y tratamientos para la tendinitis

Carolina Betancourth·
16 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas al
19 Noviembre, 2018
La inflamación de los tendones puede ser muy dolorosa. En esta ocasión te damos las causas, síntomas y algunos tratamientos para la tendinitis.

¿Has tenido una lesión y quieres conocer más acerca de los tratamientos para la tendinitis para mejorarte y retomar tu rutina? En ese caso, sigue leyendo todo lo que vamos a comentarte a continuación.

La tendinitis es la inflamación de un tendón que puede estar cerca de las articulaciones de la rodilla, el tobillo, el hombro, la muñeca o el codo. “Algunos nombres populares de las tendinitis son el codo de tenista, el codo de golfista, el hombro de nadador o la rodilla de saltador”, indican los expertos.

Hay quienes considera que afecta principalmente a los jóvenes, pues muchos de ellos pueden hacer un esfuerzo indebido que genere la debilitación de los tendones.

Debido a la degeneración que causa, se está cambiando el término “tendinitis” por “tendinopatías”.

¿Cuáles son las causas de la tendinitis?

La tendinitis es el resultado de un esfuerzo repetitivo o sobrecarga sobre una zona determinada del cuerpo. Este esfuerzo provoca que algunos músculos trabajen más duro que otros, debilitando la zona de los tendones. Entre sus principales causas están las siguientes:

  • Infecciones en la zona afectada.
  • Sufrir de enfermedades reumáticas.
  • Golpes o lesiones que afectan el tendón.
  • Trabajo excesivo del músculo, lo cual lleva a forzar más el tendón.
  • Esfuerzo muscular constante como, por ejemplo, el que realizan los deportistas o el que requiere algunos tipos de trabajos.
  • La edad puede influir en la pérdida de elasticidad en el tendón, lo que hace más susceptible a la persona para desarrollar este problema.

Síntomas de la tendinitis

  • Cuando una persona tiene tendinitis experimenta dolor e inflamación que puede aumentar al intentar estirar la zona afectada.
  • Solo en algunos casos la persona puede presentar cierta rigidez en la zona afectada.
  • Por lo general el dolor aumenta en horas de la noche.

Lo más recomendado si tienes estos síntomas es consultar al médico, ya que muchas veces se confunden con los de los esguinces o fisuras en el hueso.

Tratamientos para la tendinitis: formas naturales de combatirla

De acuerdo con el Manual MSD, “el tratamiento consiste en reposo, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, y a veces inyecciones de corticoides“. Por esto mismo, es indispensable acudir al médico y seguir sus instrucciones.

En el ámbito popular, hay remedios caseros y cuidados en el hogar que a menudo se califican como tratamientos para la tendinitis y que podrían ser útiles para complementar el que haya pautado el profesional. Su objetivo principal es contribuir con el alivio durante el periodo de recuperación. Si tu médico te autoriza a utilizarlos, procura hacerlo siguiendo sus recomendaciones.

Nota: en general, los tratamientos para la tendinitis se pueden aplicar mientras la lesión no implique la rotura del tendón. Es decir, si el diagnóstico no es tan grave, entonces podemos usar remedios caseros para tratar la tendinitis.

Inmovilizar la zona afectada

El más importantes de los tratamientos para la tendinitis es el reposo. Para recuperarse de esta enfermedad, es importante evitar esforzar la zona afectada para no agravar el problema. Muchas veces el médico toma la decisión de inmovilizar al paciente con la aplicación de un yeso, pero casi siempre la recomendación es guardar reposo.

Infusión de sauce

Infusión natural de perejil y menta

El sauce tiene un compuesto llamado salicina, que es principio de la aspirina. Por esto, se recomienda como uno de los tratamientos para la tendinitis; para aliviar el dolor y relajar la zona afectada. Se ha demostrado que el sauce tiene propiedades antiiflamatorias.

Para esto, agrega 2 gramos de la corteza de sauce seca en un vaso con agua hirviendo y bebe dos o tres tazas de la infusión. No está recomendada para personas alérgicas a la aspirina y no se debe exceder su consumo porque puede causar irritación del estómago.

Infusión de equinácea

La equinácea se caracteriza por tener efecto antiinflamatorio que resulta muy útil en los tratamientos de lesiones en los músculos y los tendones, principalmente cuando están producidos por estiramientos o movimientos repetitivos.

Para preparar la infusión simplemente debes mezclar una cucharada de esta planta seca en una taza de agua y ponerla a hervir.

Compresas frías y calientes

Siempre hay que envolver las compresas frías en una gasa esterilizada o bien un paño de tela fina. Esto ayuda a prevenir quemaduras en la piel.

Las compresas frías y calientes son otro de los tratamientos para la tendinitis. Cuando el dolor comienza se recomienda la aplicación inmediata de hielo para reducir la inflamación.

Después, es aconsejable colocar sobre la zona afectada compresas húmedas y calientes sin llegar a quemar la piel. Según los expertos de Mayo Clinic, se recomienda usar el calor después de los primeros tres días. Este ayuda a relajar los músculos y aliviar el dolor.

Árnica

La árnica es una de las plantas conocidas por sus efectos antiinflamatorios, que se consideran ideales para tratar inflamaciones musculares y del tendón. Se recomienda aplicar en la zona afectada una loción o ungüento de esta planta. Este tipo de productos se pueden encontrar hoy en día en herbolarios, supermercados y tiendas naturistas.

Licopodio o Lycopodium clavatum

Otro de los remedios o tratamientos para la tendinitis es el licopodio porque se le atribuyen propiedades medicinales varias, entre ellas, antiinflamatorias. Para aprovecharlo se aplica la planta seca en la zona afectada y se cubre con una gasa para dejarla actuar durante toda la noche.

Aloe vera

Según la sabiduría popular, la pulpa de la aloe vera también puede funcionar como tratamiento casero para la inflamación de los tendones. Para usarlo se debe extraer la pulpa de aloe vera, licuarla muy bien y aplicar el jugo resultante sobre la zona afectada. Luego se cubre con un vendaje. Es necesario dejar actuar media hora y aplicar dos veces al día.

*El aloe vera puede estar contraindicado en algunas pieles, por lo que es importante informarse bien al respecto y consultar con el dermatólogo o médico tratante.

Ejercicios de estiramiento

Aunque inicialmente hay que guardar reposo para no empeorar el problema, sí se recomienda practicar algunos ejercicios de estiramiento que nos ayudan a fortalecer la zona sin forzar los tendones.

De hecho, en el tratamiento que realizan los fisioterapeutas se hacen casi siempre diferentes tipos de ejercicios de estiramiento. Lo más recomendable es que consultes a un especialista para que te recomiende algunos ejercicios que puedas hacer en casa. 

Si sientes alguno de los síntomas de tendinitis, consulta a tu médico y sigue todas sus indicaciones para que puedas recuperarte. Adicionalmente, mantén un estilo de vida saludable. Recuerda que es la suma de buenos hábitos lo que ayuda a que cualquier tratamiento sea efectivo.

  • Bass, E. (2012). Tendinopathy: Why the difference between tendinitis and tendinosis matters. International Journal of Therapeutic Massage and Bodywork: Research, Education, and Practice. https://doi.org/10.3822/ijtmb.v5i1.153
  • Carcia, C. R., Martin, R. L., & Wukich, D. K. (2010). Achilles Pain, Stiffness, and Muscle Power Deficits: Achilles Tendinitis. Journal of Orthopaedic & Sports Physical Therapy. https://doi.org/10.2519/jospt.2010.0305
  • Clain, M. R., & Baxter, D. E. (1992). Achilles tendinitis. Foot and Ankle. https://doi.org/10.1177/107110079201300810
  • STANISH, W. D., RUBINOVICH, R. M., & CURWIN, S. (1986). Eccentric Exercise in Chronic Tendinitis. Clinical Orthopaedics and Related Research. https://doi.org/10.1097/00003086-198607000-00014
  • Tiberio, D. (2001). Tendinitis: Its Etiology and Treatment. Physiotherapy Theory and Practice. https://doi.org/10.1080/09593980151143264