Tratamientos para el dolor de espalda

Jamás debemos realizarnos masajes a nosotros mismos sin autorización. Es importante que sea un fisioterapeuta el que nos brinde las indicaciones pertinentes.
Tratamientos para el dolor de espalda
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López.

Última actualización: 25 enero, 2022

Todos el mundo ha padecido alguna vez dolor de espalda. Lo más normal es que este se pase por sí solo, pero hay veces que el dolor persiste en el tiempo más de lo debido. En estos casos, lo más recomendable es acudir al médico y seguir el tratamiento que este nos indique.

El dolor de espalda puede ser causado por muchos factores. A veces, puede deberse a un mal golpe o a una mala postura; otras, por ejemplo, a dolencias como la osteoartritis o a alguna torcedura.

Como ya se ha mencionado, hay situaciones en las que se necesita asistencia médica, pero, por lo general, suele tratarse de algo pasajero. En un par de días, la persona afectada mejora considerablemente, siempre y cuando se mantenga en reposo y trate de estar tranquila.

¿Qué debemos hacer ante un dolor de espalda?

Masaje en el lugar afectado

Este tipo de tratamiento solo debe proporcionarlo un fisioterapeuta. Jamás debe realizarse por cuenta propia o en manos de una persona que no sea profesional de la fisioterapia. Si el dolor es leve, se puede probar a administrar alguna crema hidratante, aunque es recomendable mantener el reposo y no tocar la espalda.

Mantener una buena hidratación

La hidratación debe ser constante. Según este estudio realizado por la Sociedad Española de Nutrición Básica y Aplicada, la deshidratación podría ser la causante del dolor de espalda, así como de otras patologías.

Ejercitarse

Natacion

las actividades como la natación fortalecen las articulaciones y promueven la relajación de los músculos. 

Prevención ante todo

Aunque no se sienta dolor de espalda, es recomendable la precaución. El ritmo de vida actual puede propiciar problemas en ciertas zonas del cuerpo, más cargadas de lo habitual. Por ello, se deben seguir unas sencillas pautas.

Por ejemplo, cada vez que se vaya a recoger algún objeto pesado, se pueden doblar las rodillas para evitar movimientos que comprometan la salud de la espalda. Si el trabajo exige estar en una sola posición durante todo el día, hay que tratar de estirarse de vez en cuando, para que los músculos se muevan y circule la sangre con mayor fluidez.

Estiramientos

Antes de realizar ejercicio físico o, simplemente, como costumbre, hay que realizar estiramientos. Uno de ellos consiste en acostarse en la cama boca a arriba, con las rodillas elevadas hacia el pecho. Después de mantener la postura unos segundos, se vuelve a la anterior posición y se descansa.

Practicar la meditación

yoga

especialmente en personas de la Tercera Edad.este estudio realizado por la Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba.

Reposar

Esta pauta es muy importante para aliviar el dolor de espalda. Sin embargo, guardar reposo también lo es, ya que se debe descansar para no exigirle mayor esfuerzo a la zona afectada. Así, el tiempo permitirá disminuir la inflamación y la zona se restablecerá por sí sola.

Es recomendable comenzar con los ejercicios de fortalecimiento únicamente cuando lo ordene el fisioterapeuta. Cualquier otra decisión personal podría ser contraproducente.

Infusiones que podrían aliviar el dolor de espalda

Existen infusiones, si bien no curan esta afección, podrían ayudar a disminuir el dolor de espalda. Antes de ingerirlas, eso sí, se debe comprobar que no se sufre ningún tipo de alergia o intolerancia.

  • Se deben hervir dos cucharadas de hojas de salvia en un litro de agua, durante 15 minutos. Después, se retira del fuego y se pasa por el colador. Después, hay que dejar que se enfríe.
  • Se hierve una cucharada de manzanilla en un litro de agua, luego se retira el fuego y se deja que esta se enfríe un poco.

Como nota final

No se debe olvidar que se debe visitar al médico si el dolor es persistente, sobre todo si se siente un cosquilleo repetitivo, un dolor intenso que no se alivia; dificultad para orinar; excesiva debilidad; dolor de piernas; fiebre, o una pérdida excesiva de peso. En estos casos, podría tratarse de otra patología más grave.

Si simplemente se trata de un dolor de espalda pasajero, no hay de qué preocuparse: en unos días todo irá mejor. Solo hay que tratar de reposar y no hacer esfuerzos.

Te podría interesar...
Cómo combatir dolores musculares de manera natural
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
Cómo combatir dolores musculares de manera natural

Si normalmente tienes dolores musculares, lee el siguiente artículo para aprender cómo combatir tu dolor de manera natural.




Los contenidos de esta publicación se redactan solo con fines informativos. En ningún momento pueden servir para facilitar o sustituir diagnósticos, tratamientos o recomendaciones de un profesional. Consulta con tu especialista de confianza ante cualquier duda y busca su aprobación antes de iniciar o someterte a cualquier procedimiento.