Trombocitopenia o recuento bajo de plaquetas

La trombocitopenia es un trastorno de la sangre que se caracteriza por una disminución anormal de las plaquetas, responsables de la coagulación de la sangre. Eso da origen a hemorragias y a otros problemas que deben ser tratados por especialistas.
Trombocitopenia o recuento bajo de plaquetas
Maricela Jiménez López

Revisado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 20 mayo, 2021.

Escrito por Edith Sánchez, 16 octubre, 2017

Última actualización: 20 mayo, 2021

Se denomina trombocitopenia a cualquier trastorno en el cual se da una disminución anormal del número de plaquetas en la sangre. Lo usual es que haya un número entre 140 000 a 440 000 plaquetas por microlitro de sangre. Cuando el recuento se sitúa por debajo de este rango, se habla de una condición anormal.

Las plaquetas son células incoloras, cuya principal función es contribuir con la coagulación de la sangre. Gracias a ellas, se forman tapones que detienen el sangrado cuando hay una lesión. Si no hay un número suficiente, esta función se vuelve defectuosa.

Si se tiene menos de 50 000 plaquetas por microlitro de sangre, es posible que se produzca una hemorragia aun en pequeñas lesiones. Cuando hay 20 000 o menos, el sangrado puede producirse incluso si no hay lesión o contusión.

Causas de la trombocitopenia

trombocitopenia

La trombocitopenia suele estar acompañada por otros trastornos de salud, siendo sus causas principales las siguientes:

  • Producción insuficiente de plaquetas en la médula ósea.
  • Incremento de la descomposición de las plaquetas en la sangre.
  • Incremento de la descomposición de las plaquetas en el hígado o el bazo.

A su vez, cada una de estas tres condiciones es la consecuencia de otras enfermedades, o el efecto secundario de algunos medicamentos o sustancias. Luego, los factores que inciden en la baja producción de plaquetas dentro de la médula son los siguientes:

  1. Cirrosis.
  2. Leucemia.
  3. Deficiencia de folato.
  4. Algunos tipos de anemia.
  5. Infecciones en la médula.
  6. Síndrome mielodisplásico.
  7. Deficiencia de vitamina B12.
  8. Infecciones virales como la hepatitis C o el VIH.

Asimismo, hay ciertas condiciones que precipitan la descomposición de plaquetas. Las más comunes son inflamación del bazo, trombocitopenia inmunitaria, púrpura trombocitopénica trombótica, síndrome urémico hemolítico, bacterias en la sangre o embarazo.

Síntomas de la trombocitopenia

Cuando la trombocitopenia es leve, causa muy pocos signos o síntomas. Por lo tanto, solo es detectable mediante exámenes clínicos. Uno de los síntomas principales son los sangrados superficiales en la piel. Estos se ven como pequeñas erupciones de puntos que tienen un color que va de rojizo a morado.

Cabe destacar que dichos sangrados no alcanzan más que el tamaño de la cabeza de un alfiler y generalmente salen en la parte inferior de las piernas. Por otra parte, si la trombocitopenia se encuentra en un estadio más avanzado, generalmente se evidencian al menos uno o más de los siguientes síntomas en el paciente:

  • Fatiga.
  • Ictericia.
  • Incremento en el tamaño del bazo.
  • Sangrado en las encías o por la nariz.
  • Tendencia a que se formen hematomas.
  • Flujo menstrual anormalmente abundante.
  • Residuos de sangrado en la orina o en las heces.
  • Si hay una lesión por corte, el sangrado es muy prolongado.

La velocidad en la aparición de los síntomas varía, dependiendo del factor que cause la trombocitopenia. En algunos casos se presentan súbitamente, mientras que en otros tienen una aparición gradual y progresiva.

Diagnóstico de la enfermedad

hemograma

Lo usual es que un médico haga una evaluación física y ordene un análisis de sangre cuando se sospecha de la presencia de trombocitopenia. Mediante un hemograma completo se determinará la cantidad de plaquetas que hay por cada microlitro de sangre. Si el resultado indica que hay menos de 150 000, se habla de trombocitopenia.

El profesional de la salud también hará una inspección física. El objetivo es encontrar signos de sangrado bajo la epidermis. Así mismo realizará una palpación de abdomen para determinar si hay agrandamiento del bazo.

Finalmente, se hará una exploración del historial clínico. Se orienta a establecer el tipo de enfermedades que ha padecido el paciente, el tipo de medicamentos que está utilizando y algunos aspectos generales acerca de su estilo de vida.

Complicaciones

La principal complicación de la trombocitopenia es la presencia de un sangrado profuso e incontenible. Solo cuando el número de plaquetas es inferior a las 10 000 se presentan los sangrados internos, que también son muy peligrosos.

La trombocitopenia puede dar origen a sangrados gastrointestinales. Se detecta la presencia de estos porque hay vómito o heces que contienen restos de sangre. No son, en todo caso, muy frecuentes.

En algunas pocas ocasiones se produce sangrado en el cerebro, que es la más peligrosa de todas las complicaciones, ya que puede llevar a la muerte. Cuando la causa de la trombocitopenia es la enfermedad llamada púrpura trombocitopénica trombótica, se forman pequeños coágulos internamente. Los efectos de esto son evidentemente mortales.