Trucos para limpiar el cristal y la puerta del horno

A la hora de limpiar el cristal y la puerta del horno hay dos ingredientes que no deben faltar en la despensa para facilitar la tarea: vinagre y bicarbonato. Descubre aquí cómo utilizarlos.
Trucos para limpiar el cristal y la puerta del horno

Escrito por Ana Núnez, 15 febrero, 2021

Última actualización: 15 febrero, 2021

La fachada del horno siempre está expuesta a la vista de propios y visitantes. Es fundamental en nuestra cocina y en su aspecto se puede reflejar la intensidad del uso. Por esa razón, su aseo y apariencia es una tarea que no podemos descuidar. Te presentamos en este artículo algunos trucos para limpiar el cristal y la puerta del horno que son económicos y prácticos.

Conociéndolos y llevándolos a cabo, seguro podremos alcanzar uno de los placeres estéticos del arte culinario: contemplar en el interior iluminado el avance del plato. Pues para que podamos velar la perfecta evolución de los detalles, el cristal del horno debe estar resplandeciente. Así que tomemos nota.

Cómo limpiar el cristal y la puerta del horno

La puerta y el cristal del horno acumulan importantes cantidades de grasa. Si la capa es muy gruesa puede generar dificultades extras a la hora del mantenimiento.

Para evitarlo, mejor es hacerlo con regularidad. Pero tanto como si ha pasado mucho tiempo como si lo acostumbras con frecuencia, ciertos productos naturales resultan exitosos.

1. Limpieza con vinagre

Las propiedades antibacterianas y desinfectantes del vinagre lo convierten en la primera elección para una limpieza natural y segura. El vinagre blanco es un sustituto de los químicos convencionales que se usan para desinfectar y desengrasar.

Ha sido demostrado que, con una concentración del 4 % y un tiempo de actuación de escasos 3 minutos, funciona con igual eficacia.

El procedimiento es el siguiente:

  1. Preparamos una solución de 3/4 partes de agua por 1 de vinagre en una botella con spray o atomizador.
  2. Rociamos la superficie del cristal y la puerta del horno con el líquido.
  3. Dejamos accionar por 20 minutos y luego retiramos con un trapo húmedo.

Aunque el olor a vinagre desaparece rápido, para asegurarnos de no tener aromas desagradables es menester dejar la puerta del horno abierta unos minutos mientras se evapora.

Vinagre y bicarbonato de sodio para la limpieza del hogar.
Tanto el vinagre como el bicarbonato de sodio son productos accesibles con gran potencial de limpieza y desinfección.

2. Limpieza con bicarbonato

Si nos toca dar cuenta de la suciedad acumulada de mucho tiempo, la opción ideal es el bicarbonato. Se trata de un poderoso desengrasante, desincrustante y no causa daño alguno en las superficies.

Una forma sencilla de emplearlo es la siguiente:

  1. Ponemos en un recipiente 1/2 taza de bicarbonato de sodio y vertemos 2 cucharadas de agua tibia. La mezcla adquirirá una consistencia pastosa. Por supuesto, la cantidad que preparemos dependerá de la superficie que necesite ser tratada.
  2. El producto lo aplicamos sobre el cristal que antes hemos limpiado con un paño empapado en agua tibia. Este procedimiento retira la grasa menos resistente.
  3. Dejamos echada la mezcla durante 2 horas. Pasado este tiempo la eliminamos con un paño húmedo.
  4. Hecho lo anterior, se recomienda volver al atomizador de agua y vinagre para tratar los excedentes de bicarbonato que queden. Vinagre y bicarbonato reaccionan creando una espuma que es fácil de sacar con un trapo húmedo.

Para llegar a la grasa adherida en lugares difíciles, como las ranuras, espolvoreamos el bicarbonato y lo dejamos la noche entera. Al otro día, con el spray, la mezcla de agua y vinagre y un paño húmedo lo retiramos con los restos de la acción abrasiva.

3. Limpieza con productos comerciales

También puede suceder que la suciedad esté tan impregnada que no ceda a las soluciones naturales. De modo que si nos decantamos por el uso de productos comerciales, debemos revisar las etiquetas para verificar que están diseñados para el cuidado de hornos.

Si el producto está contraindicado es posible dañar de manera irreversible la puerta o el cristal. Revisemos también el manual de uso del producto para saber qué tiempo debe durar el efecto sobre la grasa. Ya que si empleamos agentes químicos, debemos proteger el piso con papel periódico, ventilar la habitación, usar guantes y, de ser posible, mascarilla.

Para absorber la sustancia desengrasante y la suciedad desprendida empleemos una esponja remojada en agua tibia frotando con relativa fuerza las superficies. Los restos los quitamos con papel de cocina.

Y en cuanto a los olores tóxicos, los evitamos encendiendo el horno a unos 50 grados de 10 a 15 minutos. Luego dejamos la puerta abierta por espacio de una hora.

¿Cómo limpiar el cristal interior?

Limpiar el horno para sacar la grasitud.
La limpieza del horno es demandante porque suele tener grasa pegada, lo que dificulta la tarea.

Al iniciar la limpieza del cristal interior tengamos a mano el manual con las instrucciones para el desmontaje de la puerta. Como se trata de una maniobra que se debe realizar con alguna frecuencia, seguro estará descrita con claridad. Algunos hornos vienen diseñados para que no tengamos necesidad de desarmar.

Asegurémonos de que el horno está desconectado de la electricidad y que se encuentra ligeramente tibio, pues así la grasa estará más suave. En vez de confiar todo a la memoria, tomemos fotos de la posición de las piezas. Y como vamos a tratar con láminas de cristal templado, con anterioridad dispongamos de un paño extendido para colocar la puerta ya desprendida.

Si la grasa está muy pegada hará falta una rasqueta o algo que haga las veces para raspar y desprenderla. Al usar una herramienta con esta función hagámoslo con cuidado para no rayar la superficie. Desprendida la grasa más fuerte rociemos la mezcla de agua y vinagre, sequemos con un paño y repitamos tanto como sea necesario.

En caso de que estemos ante un problema de grasa mayor, probemos el bicarbonato. Esparcimos la pasta de agua y bicarbonato sobre la grasa y la dejamos actuar por 2 horas. A continuación la retiramos con un paño humedecido con agua y vinagre.

Después de usar, limpiar el cristal y la puerta del horno es la clave

Una vez que sabemos que lo más difícil es desprender la mugre si la dejamos acumular, es preferible entonces que, al terminar de hornear, esperemos que se enfríe para limpiar el cristal y la puerta del horno. Bastaría apenas un paño con agua y vinagre para retirar la película de grasa producto de la actividad reciente.

Después del paño tomemos un papel absorbente y con movimientos de la mano en una sola dirección sequemos de manera exhaustiva. Al finalizar, es recomendable encender el horno unos 10 minutos para que se seque y no guarde olores indeseables.

Te podría interesar...
4 desengrasantes para cocina que puedes hacer en casa
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
4 desengrasantes para cocina que puedes hacer en casa

Preparar tus propios desengrasantes para cocina es muy fácil y económico. En esta oportunidad te compartimos 4 efectivas recetas.



  • Benassatti, H. E., Marfil, L. M., & Occhionero, M. (1994). Ácido acético: su capacidad desinfectante. Acta bioquím. clín. latinoam, 411-9. Disponible en: https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/lil-141641
  • Arias Flores, A. I. (2019). Evaluación a nivel laboratorio, de la acción desinfectante y desengrasante del vinagre sintético blanco al 4%, con vida de anaquel caducada, como sustituto a productos químicos comunes (Doctoral dissertation, Universidad de San Carlos de Guatemala).