Tumor de Wilms o nefroblastoma: ¿en qué consiste?

El tumor de Wilms o nefroblastoma es un cáncer que afecta al riñón. Es poco frecuente y lo padece la población pediátrica, sobre todo menores de 5 años de edad.
Tumor de Wilms o nefroblastoma: ¿en qué consiste?
Galo Flores

Escrito y verificado por la médica Galo Flores el 09 marzo, 2021.

Última actualización: 09 marzo, 2021

El tumor de Wilms o nefroblastoma es un tumor maligno que afecta al riñón. Es poco frecuente y se concentra en la población pediátrica. Consiste en la proliferación anormal de células parecidas a las de un riñón de embrión. Por esta razón se considera un tumor embrionario.

Es la tumoración abdominal más frecuente en los niños. Ocupa el quinto lugar en frecuencia de las lesiones malignas que aparecen en la infancia. Se calcula que hay 1 caso por cada 200 000 niños.

8 de cada 10 casos de tumor de Wilms son en niños menores de 5 años. Aparecen con muy poca frecuencia en mayores de 15. Afecta a ambos sexos por igual y es muy raro que se presente en adultos.

¿Por qué se produce?

Hasta la fecha se desconoce la causa precisa del tumor de Wilms. Este tipo de cáncer que afecta a los riñones parece tener factores hereditarios.

Las alteraciones genéticas se heredan de uno de los padres al hijo. Aunque en la mayoría de los casos no es posible determinar que sea un caso hereditario como tal. Cuando hay casos familiares de tumor de Wilms es probable que en esa misma familia se presenten más.

Síntomas del tumor de Wilms

Dolor abdominal en niño con tumor de Wilms.
El dolor abdominal infantil puede tener diferentes orígenes, pero en el caso del nefroblastoma la localización es difusa.

Los síntomas del tumor de Wilms son muy diversos y algunos niños no presentan signo alguno. La mayoría de los infantes con este cáncer desarrollan algo de los siguiente:

  • Una masa palpable y dolorosa en el abdomen.
  • Dolor abdominal no específico: cabe resaltar que cuando hay dolor, este suele ser difuso. Esto significa que no tiene una clara localización en el abdomen.
  • Aumento de tamaño de su vientre.
  • Fiebre.

Otros datos clínicos que pueden acompañar a los síntomas anteriores son los siguientes:

  • Pérdida de apetito.
  • Estreñimiento.
  • Náuseas o vómitos.
  • Presencia de sangre en la orina.

Cuando el tumor ha alcanzado un tamaño considerable se puede producir dificultad para respirar. Por mala fortuna, es común que la tumoración sea de gran tamaño al momento del diagnósticoAlgunos pequeños también pueden tener la presión arterial alta por el exceso de algunas sustancias producidas en el órgano.

Factores de riesgo

No hay formas de prevención para evitar el tumor de Wilms. Existen algunos factores de riesgo para que un niño presente este tipo de cáncer.

El tumor de Wilms tiene una mayor incidencia en pequeños con ciertas características o síndromes al nacimiento, entre los que destacan los siguientes:

  • Aniridia: cuando el iris de los ojos no está completo o está ausente.
  • Hemihipertrofia: una parte o un lado del cuerpo es más grande que el otro, por lo que hay asimetría corporal.
  • Alteraciones urinarias: en 2 de cada 10 niños con tumor de Wilms hay otras malformaciones congénitas de las vías urinarias.

Se ha observado que los niños afroamericanos tienen un riesgo discretamente mayor para presentarlo. En cambio, los de origen asiático parecen tener un riesgo menor.

Los infantes con factores de riesgo para desarrollar un tumor de Wilms deberán tener un seguimiento más cercano. Por ejemplo, el médico puede solicitar ultrasonidos cada 3 meses hasta los 6 o 7 años de edad. Cuando se estima un riesgo más elevado es necesario continuar durante más tiempo con las revisiones.

¿Cómo se diagnostica el tumor de Wilms?

Después de conocer los datos clínicos del niño, el médico solicitará algunas pruebas. Estas incluyen análisis generales de laboratorio y un ultrasonido abdominal. Es importante señalar que aproximadamente 7 % de los casos tienen tumores bilaterales.

Para delimitar con mayor precisión al crecimiento anormal se realiza una tomografía computarizada del abdomen. Con este estudio se puede conocer el tamaño casi exacto. Además, sirve para observar si hay ganglios abdominales o metástasis en el hígado.

Pueden ser necesarias las imágenes por resonancia magnética o una gammagrafía ósea. Estos métodos buscan determinar si el cáncer se propagó fuera de los riñones (metástasis).

Te puede interesar: El pH de la orina, ¿qué es?

¿Qué opciones de tratamiento existen?

Tomografía en niños con tumor de Wilms.
Los estudios de imágenes permiten determinar el tamaño del tumor y si existen o no metástasis.

Una vez que se ha llegado al diagnóstico definitivo de un tumor de Wilms se debe decidir un tratamiento. Este dependerá de varios factores.

El más importante es el estadio del tumor y el tipo de las células cancerosas. En general, el abordaje comprende cirugía y quimioterapia. En algunos casos, también se puede indicar el uso de radioterapia.

El tratamiento quirúrgico puede ser para extirpar todo el riñón afectado o solo una parte de él. La cirugía también sirve para confirmar, a veces, el diagnóstico. El tejido obtenido en la operación será enviado al laboratorio para análisis de anatomía patológica

Aproximadamente, el 95 % de los tumores de Wilms tienen una histología favorable, lo que significa que tienen una alta probabilidad de cura. El pronóstico de los pacientes depende del estadio tumoral y del tamaño del tumor.

El tumor de Wilms es tratable

La mayoría de los niños con tumor de Wilms sobreviven y podrán llevar una vida normal y sana. A diferencia de otros tipos de cáncer, los niños que recibieron tratamiento para el nefroblastoma no tendrán restricciones especiales.

Los padres deberán estar pendientes de una recidiva o reaparición. Cuanto más tiempo pase será mejor. Aunque la reaparición tardía no es muy frecuente, es una buena señal que el niño permanezca sin síntomas los 2 primeros años después del diagnóstico.

Te podría interesar...
Tratamiento de la creatinina baja en orina
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Tratamiento de la creatinina baja en orina

La creatinina baja en orina se detecta con pruebas de filtración glomerular en laboratorio. La causa más peligrosa es la insuficiencia renal.



  • Illade L, Hernandez-Marques C, Cormenzana M, Lassaletta Á, Catalán MA, Ruano D, Fioravantti V, López LM. Tumor de Wilms: revisión de nuestra experiencia en los últimos 15 años. In Anales de pediatria 2018 Mar 1 (Vol. 88, No. 3, pp. 140-149). Elsevier Doyma.
  • Wawrocka, Anna, and Maciej R. Krawczynski. "The genetics of aniridia—simple things become complicated." Journal of applied genetics 59.2 (2018): 151-159.
  • Aldrink JH, Heaton TE, Dasgupta R, Lautz TB, Malek MM, Abdessalam SF, Weil BR, Rhee DS, Baertschiger R, Ehrlich PF; American Pediatric Surgical Association Cancer Committee. Update on Wilms tumor. J Pediatr Surg. 2019 Mar;54(3):390-397.
  • Gómez-Piña JJ, Flores-Azamar AM. Tumor de Wilms. Medicina interna de México. 2019 Feb;35(1):177-82.
  • Quirós Mata M, Gamboa-Chaves AY. Tumor de Wilms en niños de Costa Rica. Acta Médica Costarricense. 2018 Mar;60(1):15-20.
  • Calderin YP, Jackson EV, Martínez AM, Gómez YR, Rivera JA. TUMOR DE WILMS BILATERAL Y HERENCIA, A PROPÓSITO DE UN CASO. UNESUM-Ciencias. Revista Científica Multidisciplinaria. ISSN 2602-8166. 2020 Nov 1;4(3):133-40.
  • Seminara, Claudia, et al. "Tumor de Wilms: experiencia de 15 años en un Hospital de niños, Córdoba, Argentina." Arch Argent Pediatr [Internet] 117.4 (2019): 263-270.