Usos y propiedades de la raíz de apio

La raíz de apio es un vegetal poco conocido. Sin embargo, se puede agregar con facilidad a la dieta, ya que su ingesta regular aporta diferentes beneficios. Descubre más a continuación.
Usos y propiedades de la raíz de apio
Florencia Villafañe

Escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe el 06 julio, 2021.

Última actualización: 06 julio, 2021

La raíz de apio, apio nabo o apio pomo, como también se la nombra, es un vegetal poco conocido. Sin embargo, hoy en día su popularidad está en aumento.

Este alimento contiene diversos nutrientes y compuestos que son beneficiosos para el organismo. Tiene su origen en el Mediterráneo y pertenece a la misma familia de plantas que las zanahorias y el perejil.

Además, es fácil de incorporar en la alimentación gracias a su versatilidad en la cocina. Así pues, es una alternativa a los tubérculos y se puede consumir triturada, horneada, asada o hervida.

Características de la raíz de apio

El nombre científico de esta verdura es Apium graveolens var. rapaceum. Una de sus particularidades más destacables es que tiene una apariencia extraña, ya que se parece a un nabo deforme de color blanquecino, con superficie rugosa y con nudos. Sumado a ello, posee raíces diminutas que lo cubren, su pulpa es lisa y se asemeja a una papa.

Con respecto a su sabor, se puede decir que es un toque dulce y cuando está cruda tiene una textura crujiente, lo que la convierte en un ingrediente perfecto para ensaladas. De hecho, en algunos países del este y norte de Europa se la usa de esta manera.



Propiedades nutricionales

Un aspecto a destacar de esta verdura es que posee un alto valor nutricional. Así pues, contiene una variedad importante de vitaminas, minerales, compuestos antioxidantes y carbohidratos de calidad, entre otros elementos.

En relación a esto, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) señala que 100 gramos de apio nabo crudo proporcionan el siguiente contenido de nutrientes:

  • 42 calorías.
  • 1,5 gramos gramos de proteína.
  • 0,3 gramos de grasa.
  • 9,2 gramos de carbohidratos.
  • 1,8 gramos de fibra.
  • 8,2 miligramos de vitamina C.
  • 41 miligramos de vitamina K.
  • 300 miligramos de potasio.
  • 115 miligramos de fósforo.

Nutrientes según la técnica de cocción

La raíz de apio es particularmente rica en vitaminas C y K. Es importante tener en cuenta que el proceso de cocción puede causar cierta pérdida de nutrientes.

Si se la hierve u hornea, por ejemplo, puede reducir su contenido de vitamina C en al menos un 50 %. Por ello, tanto para esta verdura como para otros vegetales, lo ideal sería comerla en crudo o preferir métodos de cocción al vapor.

Cocción de vegetales al vapor.
La cocción al vapor conserva mejor las propiedades nutricionales de los vegetales.

Beneficios atribuidos a la raíz de apio

Debido a su suministro de nutrientes y antioxidantes, el consumo de apio nabo dentro de una alimentación saludable y equilibrada puede ofrecer una variedad de beneficios para la salud. Así pues, alguno de ellos son los siguientes.

Mejorar la digestión

Como este alimento es fuente de fibra, es ideal para ayudar a la digestión y a las evacuaciones intestinales. Sumado a ello, diferentes investigaciones han evidenciado que esta sustancia puede proteger contra ciertas enfermedades.

Regular el azúcar en la sangre

Además de mejorar la digestión, la fibra ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre. Esto se debe a que este componente ralentiza la absorción de glucosa en el intestino. De esta manera, ayuda a prevenir picos y caídas repentinas de la glucemia.

Prevenir enfermedades inflamatorias

Este vegetal también contiene un número destacable de antioxidantes. Lo que quiere decir este término es que los componentes de la misma protegen contra la inflamación crónica, porque actúan como barrera frente a los radicales libres.

En relación a esto, hay diversos estudios científicos que señalan que los antioxidantes pueden prevenir afecciones como las patologías cardíacas y el alzhéimer. Incluso, tendrían acciones antienvejecimiento.

Beneficiar la salud del corazón

Además de lo mencionado en el apartado anterior, este vegetal tiene un alto contenido de potasio y de vitamina K. El primero ayuda a regular la presión arterial al neutralizar los efectos negativos de la ingesta de sodio. De hecho, un metanálisis de 16 estudios observacionales determinó que una mayor ingesta de potasio se asocia con una reducción del 13 % en el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Por otra parte, la vitamina K puede reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca porque evita que el calcio se acumule en los vasos sanguíneos. Además, varios estudios sugieren que la vitamina C mejora la función de los vasos sanguíneos.

Potenciar el sistema inmunitario

La acción conjunta de todos los componentes que tiene la raíz de apio puede mejorar de forma notoria el sistema inmunitario. La vitamina C, por ejemplo, destaca por su acción antioxidante y su papel en varias funciones corporales. Por otra parte, la fibra tiene un papel clave en la alimentación de las bacterias intestinales beneficiosas, las que son necesarias para la protección contra la infecciones.

Ayudar a la salud ósea

Quizás la función más conocida que tiene la vitamina K es la de la coagulación de la sangre, sin embargo, este micronutriente también es esencial cuando se trata de salud ósea. En concreto, es necesaria para el correcto funcionamiento de la osteocalcina, una hormona que ayuda a la absorción del calcio.

¿Cómo se puede preparar la raíz de nabo?

Este ingrediente es versátil y se puede comer crudo o cocido. Asimismo, puede usarse como guarnición o como parte de un plato principal.

De hecho, puedes aprovecharlo de varias maneras:

  • Crudo en cubos, en rodajas o rallado para ensaladas.
  • Asado u horneado, como alternativa a las papas o las batatas.
  • Hervido o salteado para salsas, sopas o guisos.

Ensalada tibia de raíz de nabo y rúcula

Si quieres empezar a innovar en tus recetas de siempre, puedes preparar una deliciosa ensalada en pocos minutos. Para que aprendas a hacerla, más abajo te detallamos los ingredientes que vas a necesitar y el paso a paso.

Ingredientes

  • 5 tomates cherry.
  • 10 hojas de rúcula.
  • 2 raíces medianas de apio.
  • Sal y pimienta negra a gusto.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 2 cucharadas de nueces tostadas.
  • 1/2 cucharadita de tomillo picado.
  • 1 cucharada de vinagre de manzana.
Rúcula.
Preparada con la raíz de apio, la rúcula permite elaborar una ensalada fresca y nutritiva.

Paso a paso de la receta

  1. Para comenzar, lava todos los ingredientes y déjalos a mano. Luego pela la raíz de apio y córtala en cubos de igual tamaño.
  2. En una fuente mezcla los cubos con sal, pimienta y el aceite de oliva. Enciende el horno a 190 grados centígrados y al cabo de 10 minutos introduce la fuente para que se empiece a cocinar.
  3. Mientras esperas que la verdura se ponga dorada, pica las nueces, corta los tomates en mitades y pica las hojas de rúcula. Coloca todos estos ingrediente en un bol y añade vinagre.
  4. Una vez que al apio nabo esté dorado y con una textura crujiente, apaga el horno e introduce el contenido de la fuente dentro del bol. Mezcla todos los ingredientes y espolvorea el tomillo por encima.


Incorpora la raíz de apio en tu alimentación

Este vegetal puede aportar diferentes nutrientes a tu alimentación e influir de forma positiva en tu salud. Por supuesto que sus beneficios solo aparecerán si se lo consume dentro de una alimentación saludable y variada.

Además, si quieres empezar a utilizarlo, ten en cuenta que puedes agregarlo en diferentes recetas con facilidad. Anímate a descubrir su delicioso sabor y sorpréndete con este nuevo ingrediente.

Te podría interesar...
Jugo de apio para la dieta: beneficios y contraindicaciones
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
Jugo de apio para la dieta: beneficios y contraindicaciones

¿Has usado el jugo de apio en tus dietas? Sabías que mucha gente y famosos lo recomiendan. Pero, ¿es realmente la mejor manera de consumirlo?



  • E Obrenovich, M., Li, Y., Parvathaneni, K., B Yendluri, B., H Palacios, H., Leszek, J., & Aliev, G. (2011). Antioxidants in health, disease and aging. CNS & Neurological Disorders-Drug Targets (Formerly Current Drug Targets-CNS & Neurological Disorders)10(2), 192-207.
  • Vilcanqui-Pérez, F., & Vílchez-Perales, C. (2017). Fibra dietaria: nuevas definiciones, propiedades funcionales y beneficios para la salud. Revisión. Archivos Latinoamericanos de Nutrición67(2), 146-156.
  • Vinceti, M., Filippini, T., Crippa, A., de Sesmaisons, A., Wise, L. A., & Orsini, N. (2016). Meta‐analysis of potassium intake and the risk of stroke. Journal of the American Heart Association5(10), e004210.
  • Moser, M. A., & Chun, O. K. (2016). Vitamin C and heart health: a review based on findings from epidemiologic studies. International journal of molecular sciences17(8), 1328.
  • USDA. Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. Disponible en: https://fdc.nal.usda.gov/fdc-app.html#/food-details/170400/nutrients