Vida activa: ¿necesitas ir al gimnasio?

23 Febrero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por el enfermero Daniel Baldó Vela
Evitar los riesgos asociados al sedentarismo pasa por crear un estilo de vida en el que la actividad física esté integrada. ¿Cómo lograrlo? Descubre algunas recomendaciones.

La inactividad física es uno de los hábitos entre la población que acarrea más riesgos para la salud. Por esta razón llevar una vida activa se ha convertido en uno de los objetivos demandados para prevenir posibles enfermedades en un futuro.

Algunas personas toman la decisión de ir al gimnasio para conseguir este propósito. No obstante, ¿esto es suficiente para alejar el sedentarismo? A continuación te lo contamos.

¿Ir al gimnasio sirve para evitar una vida sedentaria?

El sedentarismo es contrario a una vida activa.
El sedentarismo es común en la población general, y son muchos los factores que influyen sobre esta conducta.

En España, según los datos publicados en 2018 en uno de los mayores estudios en el área, un 36,8 % de la población no practica suficiente actividad física. De hecho, lejos de mejorar, la cifra continúa empeorando; por lo que las personas están cada vez más lejos de una vida activa y saludable.

Al mismo tiempo de acuerdo a lo reflejado en el último informe anual del Mercado Europeo del Fitness y la Salud, el fitness se ha consolidado como la modalidad de ejercicio físico más practicada en Europa. En este sentido, España se encuentra entre los principales líderes del sector.

España constituye uno de los países con mayor inactividad física, al mismo tiempo que tiene una de las mayores cifras de inscritos a gimnasios.

No obstante parece que el gimnasio no es la solución para hacer que la mayoría de personas tengan una vida activa ya que, con independencia de sus posibles beneficios, no está generando la adherencia suficiente en la población.

Además la investigación establece que más allá de cumplir con las recomendaciones de actividad física diaria, para tener un estilo de vida saludable hay que evitar pasar demasiadas horas sentados.

Pérdida de interés en los gimnasios

En términos de salud, parece que ir al gimnasio es innecesario e insuficiente, ya que no solo no evita que la gente pase demasiadas horas sentados, sino que ni siquiera está sirviendo para cubrir las recomendaciones de actividad física por no promover la constancia.

Como bien explica el siguiente artículo recogido en 2012 en los Cuadernos de Psicología del Deporte, dicha falta de adherencia puede que se deba a que su práctica requiere de un tiempo del que la mayoría de personas dicen carecer.

Asimismo, a otras personas les resulta aburrido o consideran que no disponen de la información adecuada para trabajar su forma física.

Descubre: Ejercicio físico y ciclo menstrual

¿Cómo incluir la actividad física en una rutina?

Como venimos diciendo, en España y en algunos de los países occidentales existe un problema de inactividad física. Por lo tanto, para evitar los perjuicios derivados de este hábito es necesario:

  • Cumplir con las recomendaciones de actividad física diaria realizadas por los profesionales.
  • Evitar estar sentados la mayor parte del tiempo.

Según una publicación de la OMS, es recomendable realizar un mínimo de 20 minutos diarios de actividad física moderada, o lo que es lo mismo 150 minutos semanales.

Vida activa: consejos para el día a día

Con el propósito de alcanzar los 150 minutos semanales recomendados por la OMS y evitar problemas de adherencia, lo mejor será lo siguiente:

  • Ir por escaleras en lugar de coger el ascensor.
  • Ir y volver del trabajo en bicicleta o caminando.
  • Caminar para llevar o recoger a los niños del colegio.
  • Hacer la compra en el supermercado. En términos de actividad física, lo ideal sería hacer compras pequeñas a diario.
  • Evitar el uso de cualquier medio de transporte automático para trayectos inferiores a 20 minutos.
  • Optar por medios de transporte públicos.
  • Realizar las tareas del hogar.
  • Salir a caminar. Si puedes terminar el día con un pequeño paseo, además de contribuir a la salud física, estarás mejorando tu bienestar psicológico.
  • Practicar algún tipo de ejercicio físico que te resulte divertido.

Saber más: Controlar la hipertensión arterial: más allá de la sal

Vida activa: estrategias específicas para trabajos sedentarios

La vida activa debe promoverse en los lugares de trabajo.
El sedentarismo en el ambiente laboral puede traer consecuencias físicas y emocionales.

Además de lo anterior, es importante implementar estrategias dentro del centro de trabajo. ¿Por qué? Porque es el lugar en el que quizás se pasa la mayor parte del día y, por lo tanto, no ser activos dentro de él implica ser sedentarios.

Por ello, es importante que cada uno en el trabajo haga todo lo posible para mantenerse activo. De nuevo, se trata de incluir la actividad física dentro de una rutina de trabajo diaria:

  • Prueba a reunirte en lugares alejados. De esta forma, procura no organizar las reuniones en la sala de al lado.
  • Evita las reuniones sentado y anímate a hacerlas caminando.
  • Si necesitas hablar con alguien, deja de lado el teléfono y acude a su puesto de trabajo.
  • Identifica aquellas actividades que debes hacer fuera del lugar de trabajo. Después, planifica su duración para distribuirlas a lo largo del día. Lo ideal sería que cada hora tuvieses un motivo para levantarte de la silla.
  • Si haces ejercicio físico, siempre que puedas, hazlo en el momento del día en el que preveas que vas a ser más sedentario.
  • Si te sientes agobiado, aprovecha para salir a la calle y pasear durante algunos minutos. Esto, además de despejarte, te ayudará a retomar los proyectos con mayor eficiencia.

Empieza a cuidarte desde hoy

Recuerda que para evitar los riesgos asociados a la inactividad física no basta con cumplir con las recomendaciones de actividad física diaria, sino que también hay que reducir al mínimo el “tiempo sedentario” y aquí el gimnasio no puede aportar ninguna solución.

La solución radica en un construir un estilo de vida activo en el que la actividad física esté integrada dentro de nuestras rutinas diarias.

  • Ekelund, U., et al. (2015). Physicall activity and all-cause mortality across levels of general and abdominal adiposity. The European prospective investigation into cancer and nutrition study (EPIC). Soy J Clin Nutr, 101(3): 613-211. doi: 10.3945 / ajcn.114.100065
  • Guthold, R., Stevens, G.A., Riley, L.M. & Bull, F.C. (2018). Worldwide trends in insufficient physical activity from 2001 to 2016: a pooled analysis of 358 population-based surveys with 1·9 million participants. Lancet Glob Health, 6(1): e1077-e1086. Consultado el 11/12/2019. Recuperado de: https://www.thelancet.com/journals/langlo/article/PIIS2214-109X(18)30357-7/fulltext
  • Macarro Moreno, J., Romero Cerezo, C. & Torres Guerrero, J. (2010). Motivos de abandono de la práctica de actividad físico-deportiva en los estudiantes de bachillerato de la provincia de Granada. Revista de Educación, 353(1): 495-519. Consultado el 11/12/2019. Recuperado de http://www.revistaeducacion.educacion.es/re353/re353_18.pdf 
  • Martínez Baena, A.C, Chillón, P., Martín Matillas, M., Pérez López, I., Castillo, R., Zapatera, B., Vicente Rodríguez, G., Casajús, J.A., Álvarez Granda, L., Romero Cerezo, C., Tercedor, P. & Delgado Fernández, M.  (2012). Motivos de abandono y no práctica de actividad físico-deportivo en adolescentes españoles: estudio Avena. Cuadernos de Psicología del Deporte, 12(1): 45-54. Consultado el 11/12/2019. Recuperado de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1578-84232012000100005
  • Recomendaciones mundiales sobre la actividad física para la salud. Organización Mundial de la Salud (OMS). https://www.who.int/dietphysicalactivity/factsheet_recommendations/es/
  • Caminar a paso rápido de forma regular reduce hasta un 11% el riesgo cardiovascular. Fundación Española del Corazón (FEC). https://fundaciondelcorazon.com/prensa/notas-de-prensa/2604-caminar-a-paso-rapido-de-forma-regular-reduce-hasta-un11-riesgo-cardiovascular.html.