¿Qué es la videotoracoscopia?

La videotoracoscopia es uno de los métodos más utilizados por los neumólogos y cirujanos de tórax. Te contamos sus características.
¿Qué es la videotoracoscopia?
Mariel Mendoza

Escrito y verificado por la médica Mariel Mendoza.

Última actualización: 25 febrero, 2022

Cada uno de los especialistas médicos se vale de algunas herramientas para valorar a los pacientes de la mejor manera posible. En el caso de aquellos que se dedican a las enfermedades torácicas, en especial las respiratorias, la videotoracoscopia es una opción.

Se trata de un procedimiento relativamente seguro que consiste en introducir unos tubos dentro del tórax para diagnosticar y tratar enfermedades. Si te interesa conocer un poco más, a continuación hablaremos sobre sus principales características.

Generalidades de la videotoracoscopia

La videotoracoscopia es un tipo de intervención quirúrgica mínimamente invasiva que permite diagnosticar y tratar condiciones que afectan a los órganos de la caja torácica. Es practicada por neumólogos o cirujanos de tórax y consiste en la introducción de un aparato entre las dos capas de la cavidad pleural (la pleura visceral y la parietal).

Según una publicación en la Revista Chilena de Cirugía, su origen se remonta a principios del siglo XX en Suecia. El médico Hans Christiansen Jacobaeus hizo las primeras exploraciones en la cavidad torácica para evaluar a pacientes con tuberculosis; momento a partir del cual esta técnica se popularizó en Europa.

En la actualidad se le considera un método seguro y muy útil para valorar pacientes con patologías que afecten al tórax. En especial aquellas reservadas al aparato respiratorio.



Indicaciones

Como se mencionó, la videotoracoscopia permite a los médicos diagnosticar y tratar diversas enfermedades. Algunas de ellas las mencionamos a continuación:

  • Cáncer de pulmón: es una de las principales causas de morbimortalidad asociadas al cáncer en todo el mundo. Según un artículo de investigación, la videotoracoscopia se realiza para explorar de forma integral las lesiones tumorales y valorar de forma objetiva la posibilidad de resecarse.
  • Neumotórax: esta condición se caracteriza por la presencia de aire dentro de la cavidad pleural, que en condiciones normales contiene una pequeña cantidad de líquido. Existen muchos tipos de neumotórax, siendo esta técnica útil en aquellos pacientes con recidivas. En estos casos suele practicarse una pleurodesis, es decir, la obliteración del espacio pleural para evitar acumulación de líquido.
  • Nódulo pulmonar: cuando se encuentran lesiones en forma de pequeñas masas en el interior de los pulmones mediante técnicas como la tomografía computarizada de tórax (TAC), es necesario tomar una muestra. La videotoracoscopia permite esto en ciertos casos.
  • Biopsias: en cualquier caso que se sospeche malignidad, es necesario tomar una muestra de tejido para diagnosticar en el laboratorio. Al igual que lo que sucede con las endoscopias digestivas, la videotoracoscopia es el método más recomendable por su seguridad y costo.
Radiografía pulmón.
Un signo sospechoso de malignidad en el pulmón amerita complementar con una videotoracoscopia.

Contraindicaciones

A pesar de su excelente perfil de seguridad, no todos los pacientes son candidatos a realizarse una videotoracoscopia. A continuación mencionamos algunas de las contraindicaciones más comunes de este procedimiento:

  • Sínfisis pleural: es decir, cuando las dos capas que delimitan el espacio pleural ya se encuentran unidas por procedimientos anteriores.
  • Insuficiencia respiratoria: en pacientes con grave compromiso de la función pulmonar, la videotoracoscopia podría dificultar los procesos de ventilación.
  • Neumonectomía contralateral: si un paciente carece de uno de los pulmones (es decir que fue extraído durante una neumonectomía previa), tiene altas probabilidades de desarrollar complicaciones durante el procedimiento en el único pulmón que tiene.


Técnica de la videotoracoscopia

Dividiremos la técnica en 3 fases fundamentales: preparación, procedimiento y recuperación. Veamos.

1. Preparación

Como en la mayoría de los casos es un procedimiento ambulatorio y planificado, se le debe comunicar el médico tratante todos los tratamientos que se estén recibiendo. Esto es importante, ya que el uso de anticogulantes podría aumentar el riesgo de complicaciones.

La videotoracoscopia debe realizarse en un quirófano o espacio apropiado para evitar contaminación de los equipos usados. Es decir, para reducir el riesgo de infecciones. Tanto el personal de salud como el paciente deberán vestirse o cubrirse con material desechable específico.

Muchos centros hospitalarios recomiendan la hospitalización en la noche o las horas previas. Se debe garantizar un periodo de ayuno de aproximadamente 8 a 12 horas.

2. Procedimiento

La posición más común en la que se debe ubicar el paciente es decúbito lateral (es decir, de lado). Previa administración de anestesia local o general (lo que dependerá de la extensión del procedimiento y el criterio médico), el especialista realizará algunas incisiones en la pared torácica.

Luego de ello, introducirá tubos con herramientas incorporadas para resección de tejido, toma de biopsias, etc. Además, uno de los tubos tendrá una diminuta cámara de vídeo conectada a un monitor.

Cirugía para videotoracoscopia.
El espacio para realizar el procedimiento debe cumplir con los parámetros de bioseguridad.

3. Recuperación

Una vez se dé por culminado el procedimiento, el cirujano retirará los aparatos y procederá a cerrar las heridas. El paciente deberá pasar un tiempo en la sala de recuperación mientras espera que vayan los efectos de la anestesia. Las muestras recogidas serán enviadas al laboratorio.

En algunos casos es necesaria la hospitalización durante 1-3 días para vigilar la recuperación. En especial en aquellos pacientes con mayor riesgo de complicaciones.

Una técnica de utilidad para la neumonología

Como comprobaste, la videotoracoscopia es una técnica relativamente sencilla y muy útil. Se ha convertido en la herramienta preferida de muchos profesionales, gracias a su efectividad como método diagnóstico y terapéutico.

Te podría interesar...
¿En qué consiste la lobectomía pulmonar?
Mejor con Salud
Leerlo en Mejor con Salud
¿En qué consiste la lobectomía pulmonar?

La lobectomía pulmonar es un procedimiento quirúrgico para extirpar un lóbulo del pulmón con el objetivo de superar alguna patología.