¿Qué hacer si hay ansiedad durante la dieta?

14 Abril, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga deportiva Gloria Redondo Rincon
Seguir una dieta es un proceso que requiere mucha constancia y confianza para cumplirla. A pesar de esto, es normal que aparezcan sentimientos de ansiedad como consecuencia de afrontar una situación desconocida.

Uno de los cambios más significativos en el estilo de vida que puede hacer una persona es empezar una dieta. Al principio, esta genera mucha motivación y curiosidad por la novedad, pero también es normal que aparezcan sentimientos de ansiedad y malestar.

La ansiedad es una emoción negativa que puede poner en peligro los progresos conseguidos. Cuando una persona siente ansiedad, suele recurrir a conductas poco saludables para reducirla. Están quienes fuman o se muerden las uñas para calmar el estrés, pero otras personas recurren a la comida, y es ahí cuando se produce una interferencia con la dieta.

4 claves para reducir la ansiedad durante la dieta

Sabiendo lo anterior, uno de los objetivos prioritarios a la hora de empezar una dieta debe ser controlar las emociones negativas que esta puede producir. Por ello, a continuación te contamos qué hacer si hay ansiedad durante la dieta.

1. Distingue entre hambre y ansiedad

Una de las reacciones más frecuentes que produce la ansiedad es el sentimiento de hambre. Sin embargo, esta sensación no se corresponde con una falta de alimento real, sino con la necesidad de calmar el estrés a través de la comida.

Este es el origen de un fenómeno que se conoce como «hambre emocional». El hambre emocional constituye una amenaza para la dieta, ya que si la persona sucumbe a ella comerá alimentos poco saludables hasta sentirse saciada.

El hambre emocional es un síntoma de ansiedad durante la dieta.

Por tanto, para evitar que esto suceda, habrá que analizar de dónde procede el hambre. ¿Viene del estómago vacío porque se lleva mucho tiempo sin comer? ¿O tiene su origen en el malestar psicológico y es reflejo de una emoción negativa?

2. Evita los alimentos estimulantes

Muchas veces, el origen de la ansiedad es mucho más sencillo de lo que se puede imaginar. Hay alimentos como el café, té o chocolate que contienen sustancias estimulantes del sistema nervioso central.

Los estimulantes pueden inducir sensación de ansiedad, ya que generan los mismos síntomas: aumento de la tasa cardiaca, mayor tensión muscular o pensamientos de intranquilidad.

Si lo que se quiere es disminuir la ansiedad durante la dieta, una solución lógica es evitar todo aquello produzca sus síntomas. Lo inteligente en este sentido es encontrar sustitutos. Por ejemplo, en lugar de tomar café o té, se pueden tomar infusiones.

3. Mantén una rutina sistemática de ejercicio físico

El verdadero cambio significativo viene cuando la persona modifica no solo un hábito como es la dieta, sino cuando revoluciona su estilo de vida y presta atención a otros comportamientos saludables, como realizar ejercicio físico.

Se ha demostrado en un estudio publicado por Medicina de l’Esport que el ejercicio físico es una medida eficaz para disminuir los estados emocionales negativos y promocionar los positivos. De hecho, las personas que practican ejercicio de forma regular se sienten mejor que las sedentarias.

Esto tiene muchas implicaciones en el caso de que aparezca ansiedad durante la dieta. Mantener la mente ocupada en el ejercicio es un potente distractor de los pensamientos negativos que generan ansiedad.

4. Toma aire y controla la respiración

Mujer usa técnicas de respiración para el control de la ansiedad.

Por último, para controlar la ansiedad durante la dieta, no se puede subestimar el poder que tiene la respiración. Las técnicas de respiración son una herramienta básica que todo el mundo debería conocer a la hora de regular los estados emocionales negativos.

Más allá de lo que es estrictamente la dieta, la conexión entre respiración y aparato digestivo ha llamado la atención de los investigadores. Por ejemplo, expertos de la Universidad de La Laguna han diseñado un programa de intervención para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren la enfermedad de Crohn. Una de las técnicas que se contemplan es el entrenamiento en técnicas de respiración.

Controla tus emociones para progresar en la dieta

Nadie dijo que los grandes cambios fuesen fáciles. No obstante, son necesarios en la vida, y las ventajas de adoptarlos superan con creces a las desventajas.

La ansiedad que aparece durante la dieta no se mantiene igual a lo largo del todo el proceso: a medida que aumenta la fuerza del hábito, el estrés disminuye y las dudas y pensamientos negativos desaparecen.

Por todas estas razones, que la ansiedad no sea un obstáculo para hacer un cambio significativo en tu vida. Si sigues estos consejos, podrás tomar el control sobre ella.

  • López Expósito, M. I. (2020). Proyecto de intervención educativa para la gestión del estrés y la ansiedad en pacientes con la enfermedad de Crohn.
  • Olmedilla, A., Ortega, E., & Candel, N. (2010). Ansiedad, depresión y práctica de ejercicio físico en estudiantes universitarias. Apunts. Medicina de l'Esport, 45(167), 175-180.