¿Cómo hacer el remo sentado en polea baja?

Además de mejorar la composición corporal y la estética de la persona, tener una espalda musculada y fortalecida es muy importante para la salud. Pero ¿sabes bien cómo ejecutar ejercicios como el remo y sus variantes?
¿Cómo hacer el remo sentado en polea baja?
Andrés Felipe Cardona Lenis

Escrito y verificado por especialista en ciencias de la actividad física y del deporte Andrés Felipe Cardona Lenis el 28 junio, 2021.

Última actualización: 28 junio, 2021

El remo sentado en polea baja es uno de los mejores ejercicios para trabajar la espalda. Este trabajo se realiza en cualquier gimnasio convencional que cuente con esta máquina. ¿Lo conoces o lo has realizado?

La idea es que, si ya lo has hecho, vayas mucho más allá y cuentes con más variantes para trabajar la musculatura del organismo. Procura incluir este ejercicio en tu rutina semanal, pero antes, conoce más a fondo su funcionamiento y sus principales beneficios.

¿En qué consiste el remo sentado en polea baja?

Tal y como su nombre lo indica, este es un ejercicio realizado en posición de sentado que involucra una polea de agarre bajo. Su ejecución favorece el desarrollo muscular de la espalda, especialmente los dorsales y los músculos relativos a esa zona.

Aunque su ejecución parece sencilla, la técnica es fundamental para que no aumente la probabilidad de lesión y el desarrollo sea lo más adecuado posible.

¿Cómo se hace este ejercicio?

Con el fin de realizar oportunamente la técnica de ejecución del remo sentado, es necesario implementar un paso a paso. A continuación, te enseñamos los puntos más importantes para llevarlo a cabo.

Organizar el peso

El agarre neutro es mejor para hacer remo sentado en polea baja.

Antes de sentarte en la máquina de polea baja, organiza el peso que vas a levantar. La recomendación señala que sea un peso acorde a tus capacidades y necesidades.

El objetivo es conseguir un estímulo externo apropiado pero sin aumentar la probabilidad de sufrir una lesión. Por lo anterior, procura que no sean pesos exagerados o «imposibles» de alzar.

Adoptar la posición inicial

Una vez que hayas organizado el peso, debes adoptar la posición inicial para ejecutar el ejercicio. Para ello, debes apoyar la planta de los pies sobre el soporte de la máquina; en caso de que no cuente con soporte, los apoyas firmemente en el piso.

Este apoyo debe ejecutarse con las piernas flexionadas sobre la articulación de la rodilla. Por otra parte, la espalda debe encontrarse completamente recta y alineada con la cabeza.

Usar el agarre neutro de la polea

Cuando ya te encuentres en la posición inicial, puedes realizar el agarre de las anillas pertenecientes a la polea. Aunque el agarre puede ser prono o supino, se aconseja que sea neutro por cuestión de ergonomía.

Para realizar este tipo de agarre, debes asegurarte de que las palmas de las manos queden mirándose frente a frente la una de la otra. El agarre neutro de la polea debe ser a la altura del abdomen, justo debajo de los pectorales.

Ejecutar el movimiento

A partir del agarre ya comentado, extiende los brazos totalmente, pero conserva la espalda recta para evitar alguna lesión muscular o articular. Mientras realizas la flexión, procura mantener los músculos del abdomen y la espalda totalmente contraídos.

Asimismo, asegúrate de que el movimiento de los brazos sea armonioso, tanto al flexionar como al extender. No dejes caer el peso de la polea de manera brusca.

Controlar la respiración

Por obvias razones, la respiración siempre estará presente en la ejecución del ejercicio. Sin embargo, suele cometerse el error de no controlarla o contenerla por lapsos de tiempo —especialmente al realizar ejercicios de fuerza—.

Para controlar la respiración durante la ejecución del remo sentado en polea baja, se recomienda inhalar al extender los brazos y exhalar al flexionarlos. Toma el aire suficiente por la nariz mientras flexionas los brazos y llevas la polea lo más cerca posible al torso. Inmediatamente después, comienza a extenderlos en un movimiento armonioso mientras expulsas el aire por la boca.

Mujer que cuida la postura al hacer remo sentada.

Complementa la rutina con otros ejercicios

El remo sentado en polea baja es muy recomendable para trabajar los músculos de la espalda. Sin embargo, es probable que nunca lo hayas realizado y te sientas muy perdido durante su ejecución.

Aunque esto es algo muy común, lo más apropiado es complementar la rutina de espalda con otros ejercicios que conozcas más a fondo. De esta manera, irás acostumbrándote a la polea sin dejar de trabajar estos grupos musculares.

Progresa de a poco en el remo sentado con polea baja

Si trabajas con buen asesoramiento, la polea se convertirá en una gran opción para ti. Además, una buena planificación del ejercicio te llevará a que el progreso sea continuo.

Esta planificación ha de contar con el número de series y repeticiones adecuadas para ti. Por otra parte, la carga externa también tiene que ajustarse a tus capacidades físicas. En este sentido, la guía y supervisión de un profesional pueden ser de gran ayuda.

Te podría interesar...
6 beneficios poco conocidos del estiramiento
Mejor con SaludLeerlo en Mejor con Salud
6 beneficios poco conocidos del estiramiento

Los beneficios poco conocidos del estiramiento incluyen prevenir lesiones, ayudar a la movilidad articular, a los nervios o la fascia.